ASAMBLEAS

 

V ASAMBLEA DIOCESANA

"CONVOCADOS A LA COMUNIÓN PARA LA MISIÓN"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ASAMBLEA

SÁBADO 25

 

 

PROCESIÓN CON LA IMAGEN PEREGRINA

DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

 

Sábado 25 de septiembre de 1999

 

Procesión con la Imagen Peregrina

de la Virgen de Guadalupe

 

Monición inicial

 

La Comunidad cristiana ha gozado siempre de la pre­sencia maternal de la Virgen María desde sus orígenes. Ella, la Reina de los Apóstoles, quiso de manera especial realizar una «evangelización inculturada» en nuestro Conti­nente. Por ello, Nuestra Señora de Guadalupe es para no­sotros la Estrella que guiará por el camino de las Bienaven­turanzas la Misión 2000.

 

Se inicia la procesión con el canto de la Guadalupana.

 

Canto

 

Desde el cielo una hermosa mañana, (2)

la Guadalupana, la Guadalupana,

la Guadalupana, bajó al Tepeyac (2)

 

Junto al monte pasaba Juan Diego (2)

y acercóse luego (3)

al oír cantar.

 

A "Juan Diego" la Virgen le dijo (2)

este cerro elijo (3)

para hacer mi altar.

 

Y en la tilma entre rosas pintadas (2)

su imagen amada (3)

se digno dejar.

 

Suplicante juntaba sus manos (2)

y eran mexicanos (3)

su traje y su faz.

 

Desde entonces para el mexicano (2)

ser guadalupano (3)

es algo esencial.

 

El Sr. Cardenal acompaña la Imagen y va uniendo a la Procesión a los Agentes de Pastoral y reunidos en grupos les exhortará:

 

1.- Grupo de Sacerdotes

 

[Ubicados a un costado de la escultura del Cardenal Miranda]

 

Sr. Cardenal: "Estimados hermanos en el sacerdocio, llamados a colaborar en comunión conmigo, su Obispo, en la construcción del Reino de Jesús: ¿quieren caminar Junto a mí bajo la tierna mirada de María de Guadalupe en la realización de la Misión 2000?

 

Sacerdotes: Sí, QUEREMOS.

 

2.- Grupo de Religiosas

 

[Ubicadas en la Cruz de enfrente de la Capilla]

 

Sr. Cardenal: "Hermanas, la tarea de la Misión 2000 requiere de su participación activa y decidida, a imagen de María, mujer de entrega generosa, siendo testimonio vivo del Evangelio de Jesucristo: ¿quieren ustedes también unirse a esta tarea evangelizadora en comunión conmigo, Pastor de esta Iglesia local?

 

Religiosas: Sí, QUEREMOS.

 

3.- Grupo de laicos

 

[Ubicados frente al Auditorio, detrás de la capilla]

 

Sr. Cardenal: "Queridos laicos, la Iglesia vive y se sostiene gracias a la vivencia de su compromiso bautismal, que los convierte en testigos valientes y audaces del Evangelio; iluminando la vida cotidiana de la sociedad con la presencia siempre maternal de María de Guadalupe: ¿quieren ser fieles colaboradores en la tarea de la Evangelización dirigida hacia los más alejados en la Misión 2000 en comunión conmigo, su obispo y pastor?

 

Laicos: Sí, QUEREMOS.

 

Una vez todos en la Aula y habiendo concluido el canto.

 

Lectura

 

"¡OH dulce Señora del Tepeyac, Madre de Guadalupe! Te presentamos esta multitud incontable de fieles que rezan a Dios en América. Tú que has entrado dentro de su corazón, visita y conforta los hogares, las parroquias y las diócesis de todo el Continente. Haz que las familias cristianas eduquen ejemplarmente a sus hijos en la fe de la Iglesia y en el amor del Evangelio, para que sean semillero de vocaciones apostólicas. Vuelve hoy tu mirada sobre los jóvenes y anímalos a caminar con Jesucristo.

 

¡OH, Señora y Madre de América! Confirma la fe de nuestros hermanos y hermanas laicos, para que en todos los campos de la vida social, profesional, cultural y política actúen de acuerdo con la verdad y la ley nueva que Jesús ha traído a la humanidad. Mira propicia la angustia de cuantos padecen hambre, soledad, marginación o ignorancia. Haznos reconocer en ellos a tus hijos predilectos y danos el ímpetu de la caridad para ayudarlos en sus necesidades".

 

Juan Pablo II, 4a Visita a México, 23 - Enero -1999 en la Basílica, n. 9.

 

Invocaciones

 

A cada invocación se repite: RUEGA POR NOSOTROS

 

María de  Guadalupe,  anunciadora del verdadero Dios por quien se vive.

 

María de Guadalupe, fiel a la Palabra anunciada.

 

María de Guadalupe, generosa hasta la entrega total.

 

María de Guadalupe, que representas la exaltación de la persona humana.

 

María de Guadalupe, que nos llevas a desarrollar la vida del bautismo.

 

María de Guadalupe, que desde el cielo, gloriosa, actúas en la tierra.

Canto

 

Ven con nosotros al caminar,

Santa María, ven (2)

 

Mientras recorres la vida,

tú nunca solo estás;

contigo por el camino,

Santa María, va.

 

Aunque te digan algunos

que nada puede cambiar,

lucha por un mundo nuevo,

lucha por la verdad.

 

Si por el mundo los hombres

sin conocerse van,

no niegues nunca tu mano

al que contigo está.

 

Aunque parezcan tus pasos

inútil caminar,

tú vas haciendo caminos,

otros los seguirán.

 

Lectura

 

"El amor a la Madre de Dios, tan característico de la religiosidad americana, ayuda a orientar la propia vida según el espíritu y los valores del Evangelio, para testimoniarlos en el mundo. Nuestra Señora de Guadalupe, unida íntimamente al Nacimiento de la Iglesia en América, fue la Estrella radiante que iluminó el anuncio de Cristo Salvador a los hijos de estos pueblos, ayudando a los primeros misioneros en su evangelización. A ella, que llevó en su seno al 'Evangelio de Dios" (Evangelii Nuntíandi, 7), pido que les ayude a ser testigos de Cristo ante los demás. Que María Santísima interceda por nosotros y, con su protección materna, nos acompañe en este compromiso alentador".

 

Juan Pablo H, 4a Visita a México, 24 de enero de 1999, n. 4.

 

Invocaciones

 

A cada invocación se repite: RUEGA POR NOSOTROS.

 

María de Guadalupe, Madre de los más pequeños.

 

María de Guadalupe, modelo de evangelización.

 

María de Guadalupe, defensora de la familia.

 

María de Guadalupe, esperanza para los alejados.

 

María de Guadalupe, Madre de los misioneros.

 

María cíe Guadalupe, portadora de la Buena Nueva.

Oración

 

[A dos coros]

 

Señor Jesucristo, te agradecemos

que el Evangelio del Amor del Padre,

con el que Tú viniste a salvar al mundo,

haya sido proclamado ampliamente en América

como don del Espíritu Santo

que hace florecer nuestra alegría.

 

Te damos gracias por la ofrenda de tu vida,

que nos entregaste amándonos hasta el extremo,

y nos hace hijos de Dios

y hermanos entre nosotros.

Aumenta, Señor, nuestra fe y amor a ti,

que estás presente

en tantos sagrarios del Continente.

 

Concédenos ser fíeles testigos de tu Resurrección

ante las nuevas generaciones de América,

para que conociéndote te sigan

y encuentren en Ti su paz y su alegría.

Sólo así podrán sentirse hermanos

de todos los hijos de Dios dispersos por el mundo.

 

Protege a tu Iglesia y al Sucesor de Pedro,

a quien Tú, Buen Pastor, has confiado

la misión de apacentar todo tu rebaño.

Haz que tu Iglesia florezca en América

y multiplique sus frutos de santidad.

Enséñanos a amar a tu Madre, María,

como la amaste Tú.

 

Danos fuerza para anunciar con valentía

tu Palabra en la tarea de la nueva evangelización,

para corroborar la esperanza en el mundo.

¡Nuestra Señora de Guadalupe,

Madre de América, ruega por nosotros!

 

Canto final

 

1. A ti, Virgencita , mi Guadalupana,

yo quiero ofrecerte un canto valiente

que México entero te brinda sonriente.

 

Yo quiero decirte lo que tú ya sabes,

que México te ama, que nunca está triste,

porque de nombrarte el alma se inflama.

 

TU NOMBRE ES ARRULLO Y EL MUNDO LO SABE,

ERES NUESTRO ORGULLO, Y MÉXICO ES TUYO,

TU GUARDAS LA LLAVE.

 

QUE VIVA LA REINA DE LOS MEXICANOS,

LA QUE CON SUS MANOS SEMBRÓ ROSAS BELLAS.

Y PUSO EN EL CIELO MILLARES DE ESTRELLAS.

 

2. Yo sé que en el cielo escuchas mi canto

y sé que con celo nos cubre tu manto,

Virgencita chula, eres un encanto.

Por patria nos diste este lindo suelo

y lo bendijiste, porque era tu anhelo

tener un santuario cerquita del cielo.

 

MI VIRGEN RANCHERA, MI VIRGEN MORENA,

ERES NUESTRA DUEÑA, MÉXICO ES TU TIERRA

Y TU SU BANDERA.

 

QUE VIVA LA REINA DE LOS MEXICANOS,

LA QUE CON SUS MANOS SEMBRÓ ROSAS BELLAS,

Y PUSO EN EL CIELO MILLARES DE ESTRELLAS.

 

 

PRESENTACIÓN DE MATERIALES

 

 SENTIDO E IMPORTANCIA DE LOS EMD

 

 

 

 

 

El Párroco: Yo y mi Parroquia estamos en MISIÓN

 

 

 

 

Guía General para los EQUIPOS MISIONEROS

 

 

Este regalo es un instrumento para que los fieles que continuamente nos preguntan qué es el Jubileo, cómo se celebra el Jubileo, prácticas para ganar la indulgencia en el Jubileo, cuál es el mensaje central del Jubileo.

 

Esto no es simplemente para que lo repartan, creo que es un instrumento para que lo entreguen diciendo que este Jubileo en la Arquidiócesis, concretamente, lo vamos a celebrar con la Misión 2000.

 

Es un instrumento para que a través de él se sumen al Jubileo. Solamente tengo 50 mil ejemplares, como ustedes se darán cuenta, es muy poco, ojalá y esto se pueda seguir multiplicando, porque para nuestra Arquidiócesis 50 mil ejemplares no es ni para el aperitivo.

 

Oigo que son muchos los trabajos que se vienen realizando, las tareas, los quehaceres, pero para nuestra gran Ciudad, espero que también ustedes sientan que el trabajo es poco todavía.

 

Tenemos que vivir siempre en esta gran Ciudad con esa tensión, alegres, contentos, porque el Señor nos ha regalado muchos dones. El Señor ha suscitado muchas acciones, pero siempre serán pocas para la necesidad de esta gran Ciudad.

 

Sobre todo a los vicarios para sus vicarías y, a los decanos para sus decanatos, pero también a aquellos movimientos, aquellos grupos apostólicos que necesiten este material, no se les va a dar en este momento, sino hasta después de la comida.

 

 

 

TRABAJO EN GRUPOS

Sábado

 

PARTICIPACIÓN DEL CONDUCTOR DE DINÁMICA

 

10:45 horas — Bienvenida:

 

Espero que hayan descansado. Nuestras jornadas han sido fuertes, de trabajo personal, de vivencia. Nos hemos descubierto en nuestra identidad y diversidad; hemos reconocido que queremos formar la Iglesia comunidad, pero también hemos reconocido que necesitamos cambiar actitudes y dar nueva orientación a nuestras acciones para lograr esa comunión.

 

Ahora entramos en una nueva fase de nuestra Asamblea. Después de experimentar la convocación de nuestro pastor, desde nuestra identidad y diversidad y, de haber buscado la conversión para la comunión, vamos ahora a buscar juntos caminos posibles para la misión.

 

De un trabajo vivencial, pasamos a una etapa proyectiva de nuestra vida como miembros de esta Iglesia: por dónde, cómo, con quiénes queremos realizar nuestra misión.

 

Primero, del equipo de temática, el P. Juan Carlos Guerrero Ugalde y el P. Arturo Barranco Cruz nos presentarán un material que nos ayudará a buscar caminos para la acción.

 

Después, trabajaremos en grupos.

 

Por la tarde habrá la oportunidad de participar, 3 minutos y sólo 3, en un foro abierto, con temas referentes a la misión; no se trata de presentar a un movimiento o grupo en concreto, sino de hacer propuestas para la misión. Las comisiones han presentado en estos días su quehacer en la expo; los movimientos y organizaciones laicales tiene su expo. Para el foro abierto esperamos participaciones de sugerencias para la misión a nivel de la Arquidiócesis. Estas participaciones deberán presentarse por escrito antes de la comida, a las 14:00 horas. Sólo los 13 primeros anotados podrán participar. Habrá un sacerdote de la comisión organizadora que revisará estos escritos par avalorar su adecuación al tema para que pueda ser leído en el foro abierto.

 

11:15 horas — grupos por intereses:

 

Después de esta presentación de nuestro trabajo de los días anteriores, entraremos en diálogo en grupos que formaremos de acuerdo al interés que ya teníamos o que se nos ha despertado en esta asamblea.

 

Los podemos formar por dos motivo, siempre en torno a la misión:

 

Por campos: jóvenes, etapa media escolar, universidades, familias, indígenas, vendedores de la calle, niños de la calle, el mundo de la prostitución, distribuidores de droga, reclusorios, hospitales, mundo de los militares, medios de comunicación social.

Por actividades de la misión: contenido y modalidades del kerigma, visiteo domiciliario, misión y religiosidad popular, comunidades menores: convocación, seguimiento y formación; multiplicación de agentes.

Cada grupo deberá ser no menor de 7 ni mayor de 15 miembros que pueden participar, sus relaciones y responsabilidades de dirección, coordinación, animación, ejecución.

 

GRUPOS POR INTERESES

 

HOJA PARA LOS COORDINADORES DE GRUPOS POR INTERESES

 

En este día es muy importante el trabajo de coordinación, porque se trata de una participación en grupos por intereses: algo en lo que cada uno ya ha estado trabajando o considera urgente que la Iglesia trabaje; peligros:

 

Que los que han trabajado quieran insistir sólo en dar a conocer su experiencia, en ataques o defensas inútiles.

Que los que no saben que ya se ha trabajado, pero están interesados, insistan en lo qu3e no se ha hecho y hagan ataques inútiles.

Que quisiera cada uno ser el líder en esta acción y entonces tomar actitudes protagónicas.

Por eso conviene que el coordinador cuide:

 

Que el número de miembros no exceda de 15 ni sea menor a 7, para propiciar una mejor participación.

Aclarar bien de qué se trata: no es tanto comunicar experiencias, ni hacer análisis de la realidad.

Se trata de conducir al grupo para que proponga criterios de trabajo y sugiera una estructura de organización para este trabajo.

Cuide, por tanto, que nadie tome la palabra para hacer monólogos, ni que se dé la manipulación.

Cuide que haya un ambiente fraterno, de participación y comunión, porque somos Iglesia comunión que en Cristo es una.

Ayudar al secretario a hacer la síntesis para hablar sólo 3 minutos en el plenario.

Para crear un ambiente de oración y concentración, leer Jn 17, 20-21:

 

"No te ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que por medio de su palabra creerán en mí para que todos sean uno, como Tú Padre en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros para que el mundo crea que Tú me has enviado".

 

 

 

Pondremos, de acuerdo al esquema preparado:

 

Nombre del coordinador ... del secretario ...

 

El tema (explicando campo o actividad misionera: ______________)

 

¿Qué vamos a decir en este tema? Sólo dos puntos; no son nuestras experiencias, sino:

 

Los criterios de trabajo: aspectos que iluminan, aclaran el objetivo y guían las acciones.

 

Las estructuras de organización: personas y/u organismos, sus tareas, funciones de conducción y de animación.

 

 

Para el plenario elegiremos un grupo de cada tema; el secretario leerá sólo lo que tiene escrito. respetaremos los 3 minutos asignados a cada participante.

 

HOJA PARA EL SECRETARIO DE GRUPOS POR INTERESES

 

Dado que los participantes están interesados en al tarea, es importante que el secretario disponga de una actitud de atención para:

 

Con el coordinador y el cronometrista acordar desde el principio dar un tiempo para hacer una síntesis escrita, pues en el plenario no dará ninguna explicación, sólo leerá lo escrito.

Ir a lo esencial.

Anotar lo que el participante diga, no lo que se imagine que dijo.

Debe calcular que su participación en el plenario es de 3 minutos.

 

 

PARTICIPANTES

 

 

COORDINADOR _______________ SECRETARIO _________________

 

 

TEMA: campo _____ actividad misionera ___ ; _________________

 

 

CRITERIOS DE TRABAJO

 

 

ESTRUCTURAS DE ORGANIZACIÓN

 

 

Para el plenario elegiremos un grupo por tema; el secretario leerá sólo lo que tiene escrito.

 

HOJA QUE DEBE LEER Y ENTREGAR EL SECRETARIO EN EL PLENARIO

 

 

EVALUACIÓN DE LA V ASAMBLEA DIOCESANA

 

 

 

 

 

 

 

 

CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA

 

ORDINARIO DE LA EUCARISTÍA

ORACIONES POR LA EVANGELIZACIÓN DE LOS PUEBLOS (MR, 14)

 

Se sugiere la Plegaria Eucarística IV, sobre el designio de salvación realizado en Cristo, o la V/d, sobre la Iglesia, en camino hacia la unidad. Antes de la celebración se entregará a los asambleístas una veladora cuando ingresen.

 

RITOS INICIALES

 

1. INGRESO

 

Preside la procesión de ingreso en lugar de la cruz alta el Cirio Pascual, sin turíbulo, sin ciriales, tampoco se usarán ciriales en la proclamación del Evangelio. Le siguen los ministros del altar, el ministro con el Evangeliario, los ministros de la Palabra y los ministros ordenados de menor a mayor jerarquía.

 

2. CANTO ENTRADA "SOMOS TUS HIJOS"

 

En tu casa estamos,

oh Señor, con alegría,

porque comprobamos

ser hermanos de un Padre común.

 

Somos tus hijos gue en torno a tu altar,

en ti queremos amarnos. Señor.

Somos tus hijos que en tomo a tu altar,

en tí queremos amarnos, Señor.

 

Bajo tu mirada bondadosa

nos ponemos hoy,

para que bendigas a tus hijos

y les des tu amor.

 

Recordamos, oh Señor,

el sacrificio de tu amor,

y un reinado eterno

esperamos, Cristo Redentor.

 

Esta tu familia

Representa ante ti Señor,

a todos los hombres

que en tu Nombre esperan su salud.

 

3. SALUDO

 

Obispo: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Todos: Amén.

 

Obispo: El Señor, que os llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa, este con todos vosotros.

 

Todos: Y con tu Espíritu.

 

Monición inicial, comentarista:

 

Dios quiere que todos las hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, por nosotros entregó a su Hijo único. Así como Él fue enviado por el Padre, a su vez envió a los apóstoles para hacer discípulos y convocar a quienes creen en Cristo en la Iglesia. Ella se prepara ahora para celebrar el Gran Jubileo del año 2000 con la con la Gran Misión evangelizadora. Unidos en comunión eclesial, elevemos nuestra plegaria, por que podamos, al cumplirse dos mil años de redención, ofrecer a Dios un mundo donde resplandezca la verdad del Evangelio.

 

4. ACTO PENITENCIAL

 

Obispo: Hermanos y hermanas. Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos sinceramente nuestros pecados.

 

Se hace una breve pausa en silencio. Después hacen todos en común la confesión de sus pecados.

 

Todos: Yo confieso ante Dios todopoderosoy ante ustedes, hermanos, que he pecado muchode pensamiento, palabra, obra y omisión.

 

Golpeándose e] pecho, dicen:

 

Por mi culpa, por mi culpa, por mi grande culpa.

 

Luego prosiguen:

 

Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mi ante Dios, nuestro Señor.

 

Obispo: Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Todos: Amén.

 

KYRYE ELEISON "SEÑORA Y NIÑA MÍA"

 

Señor, ten piedad (2).

Cristo, ten piedad, ten piedad (2).

Señor, ten piedad (2). Ten piedad, ten piedad.

 

GLORIA "SEÑORA Y NIÑA MÍA"

 

Gloria, gloria, gloria a Dios en el cielo,

y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

 

Te alabamos, te bendecimos, te adoramos,

te glorificamos.

 

Te damos gracias por tu inmensa gloria,

te damos gracias por tu inmensa gloria,

Señor Dios Rey celestial. Rey celestial.

Dios Padre todopoderoso.

 

Te alabamos,...

 

Señor, Hijo único, Jesucristo, Señor Dios cordero

de Dios Hijo del Padre.

 

Te alabamos,...

 

Tú, que quitas el pecado del mundo,

 

Ten piedad de nosotros.

 

Tu que quitas el pecado del mundo,

 

Atiende nuestras súplicas.

 

Tú, que estás sentado, a la derecha del Padre,

 

Ten piedad de nosotros.

 

Porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor,

sólo tú Altísimo, Jesucristo, Jesucristo.

 

Te alabamos,...

 

Con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre,

en la gloria, en la gloria, en la gloria de Dios Padre.

 

Te alabamos,...

 

Amén, amén.

 

5. ORACIÓN COLECTA

 

Obispo: Dios nuestro, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, mira la abundancia de tu mies y envíale operarios para que se anuncie el Evangelio a toda creatura; y tu pueblo, congregado por la Palabra que da vida y sostenido con la fuerza de los sacramentos, avance por el camino de la salvación y del amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

Todos: Amén.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

6. PRIMERA LECTURA (LR III, n. 590 y 591)

 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 4, 1-6; 11-16.

 

Hermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhorto a que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos y sopórtense mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el espíritu con el vínculo de la paz. Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como es también sólo una la esperanza del llamamiento que ustedes han recibido. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive en todos. Cristo fue quien concedió a unos ser apóstoles; a otros, ser profetas; a otros, ser evangelizadores; a otros, ser pastores y maestros. Y esto para capacitar a los fieles, a fin de que desempeñando debidamente su tarea, construyan el cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, y lleguemos a ser hombres perfectos, que alcancemos en todas sus dimensiones la plenitud de Cristo. Así, ya no seremos como niños, zarandeados por las olas y llevados de un lado a otro por el viento de cualquier doctrina, a merced de hombres malvados y astutos, que conducen engañosamente al error. Por el contrario, viviendo sinceramente en el amor, creceremos en todos sentidos, unidos a aquel que es la cabeza: Cristo. De él, todo el cuerpo recibe su organización, su cohesión y su vida, según la actividad propia de cada una de las partes, y así el cuerpo va creciendo y construyéndose por medio del amor. Palabra de Dios.

 

Todos: Te alabamos, Señor.

 

7. CANTO RESPONSORIAL

 

Monición del comentarista.

 

MEDITACIÓN "yo no era profeta"

 

Yo no era profeta, ni un hijo de profeta,

yo era un pastor y vendedor de higos.

El Señor me tomó, de detrás del rebaño,

y me dijo, "Ve y profetiza".

 

Desde la alborada de mi vida te sentí,

sin que tú me hablaras yo sabía que estabas ahí.

 

En el verde espejo de los campos yo te vi,

y en el aire fresco de los montes te sentí.

 

En la dulce risa de los niños yo te vi,

y en el corazón de los sencillos te sentí.

 

En la noche negra tú estabas junto a mi,

fue por tu presencia que en fango no caí.

 

Desde la alborada de mi vida te sentí,

y ahora me consagras para transformarme en Ti.

Para transformarme en Ti.

 

8. ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO

 

ACLAMACIÓN "Salmo 150"

 

Aleluya, aleluya, aleluya (2)

 

Alaben a Dios en su templo sagrado.

Alábenlo, por su gloria y honor,

alábenlo por todas sus hazañas,

alábenlo por todo su poder.

 

Gloria al Padre Omnipotente,

gloria a Jesús Redentor,

gloria al Espíritu Santo,

gloria por todos los siglos. Amén.

 

9. EVANGELIO (LR III, n.406)

 

Ministro: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Ministro:

 

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 4, 16-22

 

Todos: Gloria a Ti, Señor.

 

Ministro:

 

En aquel tiempo, Jesús fue a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor. Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura, que ustedes acaban de oír". Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios. Palabra del Señor.

 

Todos aclaman: Gloria a ti, señor Jesús

 

10. HOMILÍA O EXHORTACIÓN

 

Sentados

 

RITO DE ENVIÓ

 

Comentarista: Nos preparamos ahora para renovar nuestra vocación a ser agentes del Reino de Dios mediante la recepción de la luz de Cristo, la renovación de la fe, y la oración con nuestro Obispo, para pedir a Dios la realización de este llamado entre nosotros.

 

11. ENTREGA DE LA LUZ

 

El Obispo se dirige al Cirio Pascual para tomar la luz y comunicarla a los ministros que la recibirán para distribuirla a la asamblea, de acuerdo a las indicaciones del ceremoniero.

 

Señor Cardenal:

 

Reciban la luz de Cristo Jesús,

para que por su amor a Cristo,

a su Iglesia, a su Palabra, a su Reino

y a su prójimo más necesitado,

brillen entre los hombres como hijos de la luz,

y se vayan configurando con Cristo.

Que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Todos: Amén.

 

Luego, los ministros van pasando con cada uno de los agentes y les entregan la luz diciendo:

 

Hermano, recibe la luz de Cristo.

 

El agente responde: Amén.

 

12. CANTO

 

OFRECIMIENTO DEL FUEGO NUEVO

 

La luz de Jesús, ha iluminado al mundo (2)

 

Todo hombre debe renacer,

para ver el Reino de Dios.

El agua y el Espíritu,

traen la vida nueva en el amor.

 

Dios nos dio a su unigénito

de su amor para con el mundo,

y todos los que creen en Él,

tienen la vida para siempre.

 

La luz de Dios nos vino,

para que seamos salvos.

Del pecado y las tinieblas

caminamos hacia Cristo.

 

13. RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS DEL BAUTISMO

 

Obispo: Hermanos y hermanas, en este tiempo de preparación para la gran misión con la que nos dispondremos a celebrar el Jubileo de la Redención renovemos, cada uno, las promesas de nuestro bautismo, en el cual somos configurados con Cristo sacerdote, profeta y rey, para iluminar al mundo con la luz del Evangelio.

 

Obispo: ¿Renuncias a Satanás?

 

Todos: Sí, renuncio.

 

Obispo: ¿Renuncias a sus obras, a obrar con soberbia, mentira, avaricia, ira, pereza, gula y renuncias a obrar faltando al respeto a tu integridad y la integridad física y moral de los demás?

 

Todos: Sí, renuncio.

 

Obispo: ¿Renuncias a las seducciones de Satanás: al abuso del placer, al abuso del poder y, a usar la religión para tu conveniencia?

 

Todos: Sí, renuncio.

 

Prosigue el Obispo:

 

Obispo: ¿Crees en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?

 

Todos: Sí, creo.

 

Obispo: ¿Crees en Jesucristo su único Hijo, Señor nuestro, que nació de santa María Virgen, padeció y murió por nosotros, resucitó e intercede por nosotros ante el Padre?

 

Todos: Sí, creo.

 

Obispo: ¿Crees en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?

 

Todos: Sí, creo.

 

Como conclusión el Obispo y la asamblea cantan dos veces:

 

Un solo Señor, una sola fe,

un solo bautismo, un solo Dios y Padre.

 

14. PRECES

 

Obispo: Invoquemos ahora hermanos y hermanas, a Dios Padre que nos llamó a participar en la misión que le encomendó a su Hijo, de evangelizar a todos los pueblos para congregarlos en la Iglesia e instaurar el Reino de los cielos.

 

Todos aclaman conforme a las indicaciones del comentarista.

 

(Estribillo)   "Que seamos tu luz, Señor,

                           en nuestra Ciudad"

 

Intencionistas:

 

Roguemos al Padre que conceda a la Iglesia del tercer milenio, extender con nuevo ardor el Reino de Dios, entre los seres humanos de todo pueblo, lengua y nación. Roguemos al Señor.

 

Pidamos a Dios que en su misericordia quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, por todas las naciones y gobiernos del mundo para que reconozcan a Jesucristo como Maestro y Redentor. Roguemos al Señor.

 

Para que cuantos han sido llamados a ser luz del mundo por el bautismo, mediante el matrimonio, el ministerio, la vida consagrada o profesional, den un vigoroso testimonio del Evangelio de salvación, de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en el abismo. Roguemos al Señor.

 

Por que disponga a los atribulados, a los pobres, a los alejados, a las familias y a los jóvenes, con un corazón recto y sincero para acoger la Buena Noticia, de manera que produzca fruto en ellos. Roguemos al Señor.

 

Que nos conceda a todos un corazón abierto a las inspiraciones del Espíritu Santo, para celebrar con renovada fe y generosa participación, el gran acontecimiento jubilar. Roguemos al Señor.

 

Por todos aquellos que nos disponemos a realizar la gran misión evangelizadora en la Arquidiócesis de México, para que con el poder del Espíritu llevemos la Buena Nueva a los pobres, la liberación a los cautivos y la salud a los de corazón destrozado. Roguemos al Señor.

15. ORACIÓN CONCLUSIVA DE BENDICIÓN

 

El Obispo, extendiendo conjuntamente las manos sobre los agentes, dice:

 

Te bendecimos y alabamos, oh Dios,

porque en el designio inefable de tu misericordia.

enviaste a tu Hijo al mundo,

para librar a los hombres de la cautividad del pecado,

y llenarlos con los dones del Espíritu Santo.

 

Él después de haber vencido a la muerte,

antes de subir a ti, Padre, envió a los apóstoles

como dispensadores de su amor y su poder,

para que anunciaran al mundo entero

el Evangelio de la vida,

purificando a los creyentes

con el baño regenerador del Bautismo.

 

Te pedimos ahora. Señor,

que dirijas tu mirada bondadosa

sobre estos servidores tuyos.

a quienes confirmamos hoy

como mensajeros de salvación y de paz.

 

Guía, Señor, sus pasos, y fortalécelos

con el poder de tu gracia.

Que sus palabras sean un eco de las palabras de Cristo

para que sus oyentes presten oído al Evangelio.

Renueva, Padre, en sus corazones el vigor del Espíritu Santo

para que, hechos todo para todos,

atraigan a muchos hacia ti,

y te alaben sin cesar en la santa Iglesia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

 

16. OFERTORIO

 

17. CANTO

 

OFERTORIO Tú me llamas, Señor"

 

Tú me llamas, Señor, y me quieres mandar

a llevar tu palabra por tierra y por mar.

Pero yo no podré, anunciar tu verdad

porque soy como un niño que no sabe hablar.

 

Ya antes que hubieras nacido

por siempre pensaba yo en ti.

No habías nacido y ya eras profeta,

no habías nacido y te consagré.

 

No, no digas que eres un niño,

un niño que no sabe hablar.

no sientas tristeza; no temas al mundo,

pues siempre en la lucha contigo estaré.

 

Tú serás mi antorcha radiante

que lleve a los hombres la luz.

Serás mi profeta que hable a las gentes

y lleve en sus labios palabras de amor.

 

Yo te doy poder sobre el mundo,

poder sobre toda nación,

extirpa y destruye, prepara la siembra

y planta en los hombres semillas de amor.

 

Presentación de los dones.

 

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

 

Todos: El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

 

18. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Comentarista: De pie.

 

Obispo: Mira, Señor, el rostro de tu ungido, que se entregó a la muerte para la salvación de todos y haz que por mediación suya, tu nombre sea glorificado entre los hombres y en todas las partes de la tierra te sea ofrecido el único y perfecto sacrificio. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

19. PLEGARIA EUCARÍSTICA

 

PREFACIO

 

Reconocimiento de la obra maravillosa de Dios en favor de la humanidad.

 

Ministro: El Señor esté con vosotros.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Ministro: Levantemos el corazón.

 

Todos: Lo tenemos levantado hacia el Señor.

 

Ministro: Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

 

Todos: Es justo y necesario.

 

SANTO "Señora y Niña mía"

 

Santo, Santo, Santo, (2)

es el Señor Dios del universo.

 

Llenos están el cielo, y la tierra de su gloria.

¡Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo!

Bendito el que viene, en nombre del Señor.

¡Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo!

 

Anáfora

 

Continúa el Obispo acompañado de los concelebrantes con la plegaria eucarística. Exige que todos la escuchen con reverencia y silencio (IGMR 55h).

 

Epíclesis:

 

Invocación del Espíritu Santo para la consagración del pan y del vino. Todos se arrodillan.

 

Anamnesis:

 

Memorial de las Palabras del Señor. Después de la elevación del cáliz y de que el sacerdote se levante, el comentarista, levantándose indica que todos se pongan de pie.

 

Obispo: Este es el Sacramento de nuestra fe.

 

Todos: Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, iVen, Señor Jesús!

 

Oblación del sacrificio de Cristo e intercesiones.

 

Doxología:

 

Obispo: Por Cristo, con Él y en Él, a tí, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos.

 

Todos: Amén.

 

RITO DE LA COMUNIÓN

 

20. ORACIÓN DEL SEÑOR Y EMBOLISMO

 

Obispo: Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir.

 

Todos:

 

Padre nuestro, que estás en el cielo.

santificado sea tu nombre;

venga a nosotros tu Reino;

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación,

y líbranos del mal.

 

Obispo: Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

 

Todos: Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre. Señor.

 

21. RITO DE LA PAZ

 

El Obispo continúa con la oración por la paz, cuando concluye responden todos:

 

Amén.

 

Obispo: La paz del Señor esté siempre con vosotros.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Ministro: Daos fraternalmente la paz.

 

22. FRACCIÓN DEL PAN

 

Una vez que haya terminado el rito de la paz y comenzando, cuando se fracciona la Hostia, se canta la siguiente invocación.

 

CORDERO DE DIOS "Señora y Niña mía"

 

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

Ten piedad de nosotros (2)

 

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo:

Danos la paz, danos la paz.

 

Obispo: Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

 

Todos: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.

 

Monición acerca de la comunión en la vida y en el apostolado de la Iglesia diocesana que toma su fuerza y signo en la comunión eucarística.

 

23. COMUNIÓN

 

Sentados — Canto de comunión ó música.

 

COMUNIÓN 1  "Sube a la barca"

 

Ven, ven, ven, sube a la barca,

ven, ven, ven toma el timón.

Ven, ven, ven conduce la barca

entrega tu vida a la misión (2)

 

Toda la Iglesia es misionera,

toda labor es del pueblo de Dios.

Es cómo una barca que busca marineros

que lleven al mundo la evangelización.

 

Por eso ven, ven, ven...

 

Toda la Iglesia está invitada,

toda la gente al abordaje.

Vamos y gritemos vamos y catemos

que Cristo está vivo en cada nación.

 

Por eso ven, ven, ven...

 

En este momento de nuestra canción

Cantando y bailando hacemos a Dios

nuestra alegría y nuestra oración,

por ser misioneros de paz y de amor.

 

COMUNIÓN 2 "Id y enseñad"

 

Sois la semilla que ha de crecer,

sois la estrella que ha de brillar.

Sois levadura, sois grano de sal,

antorcha que debe alumbrar.

 

Sois la mañana que vuelve a nacer,

sois espiga que empieza a granar.

Sois aguijón y caricia a la vez,

testigos que voy a enviar.

 

Id, amigos, por el mundo

anunciando el amor.

Mensajeros de la vida,

de la paz y el perdón.

Sed, amigos, los testigos

de mi resurrección.

Id llevando mi presencia

con vosotros estoy.

 

Sois una llama que ha de encender,

resplandores de fe y caridad.

Sois los pastores que han de guiar

al mundo por sendas de paz.

Sois los amigos que quise escoger,

sois palabra que intento gritar.

Sois reino nuevo que empieza a engendrar

justicia, amor y verdad.

 

Sois fuego y sabia que vine a traer,

sois la ola que agita la mar.

La levadura pequeña de ayer,

fermenta la masa del pan.

Una ciudad no se puede esconder,

ni los montes se han de ocultar;

en vuestras obras que buscan el bien,

los hombres al Padre verán.

 

24. MOMENTOS DE ALABANZA Y ACCIÓN DE GRACIAS

 

En este momento la asamblea recita la oración de la Misión 2000.

 

25. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

De pie

 

Obispo: Con el auxilio de este sacramento de salvación eterna, del que acabamos de participar, haz, Señor, que la verdadera fe se extienda por todo el mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

RITO DE CONCLUSIÓN

 

26. SALUDO Y BENDICIÓN

 

Obispo: El Señor esté con vosotros.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Obispo: Sea bendito el nombre del Señor.

 

Todos: Ahora y por siempre.

 

Obispo: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

 

Todos: Que hizo el cielo y la tierra.

 

Obispo: Dios, que en Cristo ha manifestado su verdad y su amor, os haga mensajeros del Evangelio y testigos de su amor en el mundo.

 

Todos: Amén.

 

Obispo: Jesús, el Señor, que prometió a su Iglesia que estaría con ella hasta el fin del mundo, dirija vuestros pasos y confirme vuestras palabras.

 

Todos: Amén.

 

Obispo: Espíritu del Señor este sobre vosotros , para que recorriendo los caminos del mundo podáis anunciar el Evangelio de los pobres y sanar los corazones desgarrados.

 

Todos: Amén.

 

Obispo: Y a todos vosotros, que estáis aquí presentes, os bendiga Dios todo poderoso, Padre +, Hijo + y Espíritu + Santo.

 

Todos: Amén.

 

27. DESPEDIDA

 

Ministro: Id y proclamad el Evangelio a toda creatura. Podéis ir en paz.

 

Todos: Demos gracias a Dios.

 

DESPEDIDA: "Cántico de María"

 

Engrandece al Señor mi alma,

se goza en Dios mi Salvador mi espíritu,

porque buscó y posó su mirada

en la humillación de su Sierva.

He aquí que desde ahora bendita,

me llamarán todas las generaciones.

 

Arzobispado de México Tenochtitlan

Sábado 25 de septiembre

Seminario Menor

 

CANTOS

 

1. EN SILENCIO

 

Autor: José Heriberto Rodríguez Roguíguez

 

Así Señor, en silencio quiero estar,

disponer mi corazón para escuchar tu voz.

Así Señor, en silencio quiero estar,

disponer mi corazón para escuchar tu voz.

 

Así Señor, en silencio quiero estar,

disponer todo mi ser,

porque sé que tú eres fiel.

 

Habíame Señor que tu siervo escucha,

habíame Señor que tu siervo escucha,

habíame Señor, porque deseo escuchar

en el silencio de mi corazón

el murmullo de tu voz.

 

Asi Señor, en silencio quiero estar...

 

Quiero contemplar tu belleza celestial,

postrarme ante tu poder

y adorar tu majestad... oh, oh

y en el silencio de mi corazón

escuchar tu dulce voz.

 

2. Te alabo Padre

 

Autor: José Heriberto Rodríguez Rodríguez

 

Te alabo Padre, Señor del Cielo,

te alabo Padre, Señor de la tierra.

 

Me has creado a tu imagen

y semejanza en el amor.

Me has llamado a seguirte

en la obscuridad de la fe.

 

Porque me has enseñado

a vivir en libertad,

porque tu gloria es proclamada

en todo lugar.

 

Por el amor desbordado

que nos regalas en Jesús.

Porque iluminas al mundo

con el Santo Espíritu.

 

Porque mi alma encuentra

esperanza en Jesús.

Porque mi alma encuentra

descanso en Jesús.

 

3. Te alabo

 

Autor: Martín Valverde

 

Aún en la tormenta,

aún cuando arrecie el mar,

te alabo, te alabo en verdad.

 

Aún lejos de los míos,

aún en mi soledad,

te alabo, te alabo en verdad.

 

Pues sólo a ti te tengo,

pues tú eres mi heredad.

Te alabo, te alabo en verdad (2).

 

A ún sin muchas palabras,

aún cuando no sé alabar.

Te alabo, te alabo en verdad.

 

Pues sólo a ti te tengo... (2).

 

4. Quiero darte gracias

 

Autor: Ramón Guerrero Báez

 

Hoy sólo quiero darte gracias

porque he entendido que me amas,

y con tu amor todo cambió.

Sólo soy alguien que pidió

vivir la verdad de mi religión

eso eres tú mi Buen Pastor.

 

Gracias por escuchar mi voz,

gracias por guiarme con tu voz.

Tú das razón y alegría a mi corazón.

 

5. Hermano a ti mi paz

 

Autor: Ramón Guerrero Báez

 

Paz hermano a ti mi paz

y al estrechar tu mano

un amigo tendrás.

 

Sé que problemas hay

pero tú nunca solo estás.

Pues somos tu Comunidad

y en nuestra paz, también está

la paz de Dios.

 

6. Ven Señor

 

Autor: Ramón Guerrero Báez

 

Ven Señor quiero refugiarme en ti,

saborear la dulzura de tu paz.

Ven Señor quiero refugiarme en ti

disfrutar de la paz que Tú me das.

 

Ayúdame en mis problemas

no me dejes desesperar.

Necesito de tu cariño Señor.

Ven a caminar conmigo

pues yo soy tu oveja

y me he perdido, Señor,

quiero refugiarme en ti.

 

Yo sé que aquí has estado

que nunca me has fallado

pero hoy quiero abrazarte

y sentirte aquí.

Quiero tomar tu mano

dormir en tu regazo,

hoy quiero refugiarme

en tu corazón.

 

7. Ven, Espíritu Santo

 

Autor: Martín Valverde

 

Ven, Espíritu Santo,

ven, llénanos Señor.

Ven Espíritu Santo

ven llénanos

ven séllanos.

Señor.

 

JUEVES 23

 

Oración Inicial

Palabras del Sr. Cardenal

La V Asamblea en el proceso pastoral arquidiocesano

Tarbajo Grupal

Plenario

Conclusión de la jornada

Bendición

Ecos del Primer Día

 

VIERNES 24

 

Enlace con el día anterior

Oración ante la Cruz

Trabajo en Grupos

Puesta en común

Catequesis sobre la comunión

Intervención del Sr. Cardenal

 

SÁBADO 25

 

Procesión con Imagen Peregrina

Enlace con el día anterior

Presentación de materiales

Trabajo en grupos por elección

Plenario

Foro abierto

Evaluación

Celebración Eucarística

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA

POSTASAMBLEA

VOZ PASTOR