ASAMBLEAS

 

II ASAMBLEA DIOCESANA

EVANGELIZADORES PARA EL AÑO 2000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA

VOZ PASTOR

APORTACIONES

II ASAMBLEA

 

LUNES 12

(VER)

 

EUCARISTÍA DE APERTURA

 

PROCESIÓN

 

Se realiza con el siguiente orden: Turiferario con el incensario humeante; 3 Acólitos, uno con la Cruz alta, dos a sus lados con velas encendidas; Un Diácono lleva el Evangeliario, presentándolo a la Comunidad; Diez concelebrantes: primero el Vicario General y el Vicario de Pastoral, los siguen los Vicarios Episcopales Territoriales; finalmente los señores Obispos; El señor Arzobispo con mitra y báculo, dos Diáconos asistentes, el Ceremoniero y los ministros de libro, mitra y báculo.

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

Monitor

 

Nuestra Iglesia Particular de la Arquidiócesis de México, formada a imagen de la Iglesia Universal, se encuentra viva y actuante en esta significativa representación eclesial, la Asamblea Diocesana, que hoy, convocada por su Pastor, se reúne por segunda ocasión desde que surgió del reciente Sínodo Diocesano, como espacio privilegiado de comunión y corresponsabilidad eclesial.

 

Conscientes del momento histórico que vive la Ciudad de México y nuestro país, esta Iglesia particular expresada en su Asamblea, quiere reflejar "el rostro de una Iglesia viva y dinámica que crece en la fe, se santifica, ama, sufre, se compromete con el Señor" (Juan Pablo II), quiere vivir su misterio de ser "signo e instrumento de la unión íntima de los hombres con Dios y de ellos entre sí".

 

La Asamblea Diocesana es signo de una Iglesia particular que conoce de cerca la vida, la cultura, los problemas de sus integrantes y está llamada a generar allí, con todas sus fuerzas, bajo la acción del Espíritu, la Nueva Evangelización, la promoción humana, la inculturación de la fe (Cf. RM 54).

 

La Asamblea Diocesana es expresión de una Iglesia particular de cara al año 2000 que en estrecha comunión con su Pastor que la preside, quiere ser fiel a la misión que Cristo le encomendó, encarnándose actitud de servicio en los ambientes diversos de la ciudad (Edicto 33). Quiere ser fiel servidora del Reino en el aquí y ahora de nuestra salvación.

 

Iniciamos hoy la Asamblea con la Celebración Eucarística "centro y cumbre de toda la vida de la comunidad cristiana" (ChD 30), "fuente y cima de toda evangelización" (PO 5) para ofrecernos al Padre juntamente con Cristo e implorar la abundancia de su Espíritu sobre todos los participantes. De pié.

 

RITO INICIAL

 

Canto de entrada

 

UN PUEBLO QUE CAMINA POR EL MUNDO

GRITANDO: ¡VEN SEÑOR!

UN PUEBLO QUE BUSCA EN ESTA VIDA

LA GRAN LIBERACIÓN

 

Los pobres siempre esperan el amanecer

de un día más justo y sin opresión.

Los pobres hemos puesto la esperanza en ti,

liberador.

 

Salvaste nuestra vida de la esclavitud

esclavos de la ley, sirviendo en el temor.

Nosotros hemos puesto te esperanza en ti,

Dios del amor.

 

El mundo por la guerra sangra sin razón,

familia destrozadas buscan un hogar.

El mundo tiene puesta la esperanza en ti, Dios de la paz.

 

Saludo

 

Arzobispo. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Todos. Amén.

 

Arzobispo. La paz sea con ustedes.

 

Todos. Y con tu espíritu.

 

Acto Penitencial

 

Arzobispo

 

Al comenzar esta celebración eucarística, pidamos a Dios que nos conceda la conversión de nuestros corazones; así obtendremos la reconciliación y se acrecentará nuestra comunión con Dios y con nuestros hermanos.

Se hace breve pausa.

 

Arzobispo. Señor, ten misericordia de nosotros.

 

Todos. Porque hemos pecado contra Ti.

 

Arzobispo. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

 

Todos. Y danos tu salvación.

 

Arzobispo. Dios Todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Todos.  Amén.

 

Coro y Asamblea Cantan: Señor, ten piedad.

 

Arzobispo entona: "Gloria a Dios en el cielo", y todos responden cantando.

 

Arzobispo

 

Oremos. Señor  y Dios nuestro, que en cada una de las Iglesias dispersas por el mundo pones de manifiesto que la Iglesia universal es una, santa, católica y apostólica; haz que tu familia, reunida en torno a su Pastor, crezca por la predicación del Evangelio y por la Eucaristía, en la unidad del Espíritu Santo, para que manifieste dignamente la universalidad de tu pueblo y sea signo e instrumento de la presencia de Cristo en el mundo, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos.

 

Todos. Amén.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Monitor

 

La Iglesia primitiva enfrenta dificultades y retos que se le van presentando en el desempeño de su misión evangelizadora y de su crecimiento. Surge así la primera Asamblea o Concilio de Jerusalén como el espacio de discernimiento, comunión y corresponsabilidad bajo el dinamismo del Espíritu Santo que la va guiando.

 

En el Evangelio, Cristo nos deja claro el camino del verdadero amor al prójimo y, por consiguiente, la misión de la Iglesia. ¿Estaremos pasando de largo ante el sufrimiento de nuestro pueblo?

 

Lector

 

Del libro de los Hechos de los Apóstoles (15, 22-31).

 

Entonces decidieron los apóstoles y presbíteros, de acuerdo con toda la Iglesia, elegir de entre ellos algunos hombres y enviarles a Antioquia con Pablo y Bernabé; y estos fueron Judas, llamado Barsabás y Silas, que eran dirigentes entre los hermanos. Por su medio les enviaron esta carta: “Los apóstoles y los presbíteros hermanos, saludan a los hermanos venidos de la gentilidad que están en Antioquia, en Siria y en Cilicia. Habiendo sabido que algunos de entre nosotros, sin mandato nuestro, los han perturbado con sus palabras, trastornando sus ánimos, hemos decidido de común acuerdo elegir algunos hombres y enviarlos donde ustedes, juntamente con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que son hombres que han entregado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. Enviamos, pues, a Judas y Silas, quienes les expondrán esto mismo de viva voz: Que hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros no imponerles más cargas que éstas indispensables: abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de la impureza. Harán bien en guardarse de estas cosas. Adiós.” Ellos, después de despedirse, bajaron a Antioquia, reunieron la asamblea y entregaron la carta. La leyeron y se gozaron al recibir aquel aliento. Judas y Silas, que eran también profetas, exhortaron con un largo discurso a los hermanos y los confortaron. Palabra de Dios.

 

Todos. Te alabamos, Señor.

 

Salmo responsorial (Sal 22).

 

EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME PUEDE FALTAR.

 

El Señor es mi Pastor, nada me falta; en praderas de hierba tierna Él me hace reposar, a las aguas de descanso me guía y mi alma reconforta.

 

El me guía por veredas de justicia, por amor de su nombre; aunque marche por valles de tinieblas ningún mal temeré; junto a mi tu vara y tu cayado, ellos me confortan.

 

Tú preparas ante mí una mesa frente a aquellos que me odian; unges con aceite mi cabeza, desbordando está mi copa.

 

Aleluya, Aleluya

 

Jesús entonces preguntó: "según tu parecer, ¿cuál de estos tres se portó como prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores? Él contestó: "El que se mostró compasivo con él". Y Jesús le dijo: "Vete y haz tú lo mismo" (Lc 10, 36).

 

Aleluya, Aleluya

 

El Diácono pide la bendición al Arzobispo

 

Diácono. El Señor esté con ustedes.

 

Todos. Y con tu espíritu.

 

Diácono. Proclamación del Evangelio según san Lucas (10, 25-32).

 

Todos. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Diácono

 

Se levantó un legista y dijo, para ponerle a prueba: “Maestro, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?” El le dijo: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?” Respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.” Le dijo entonces: “Bien has respondido. Haz eso y vivirás”. Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: “Y, ¿quién es mi prójimo?” Jesús respondió: “Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero llegó cerca de él un samaritano que iba de viaje, lo vio y se compadeció. Se le acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó. Después lo puso en el mismo animal que él montaba, lo condujo a un hotel y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente, sacó dos monedas y se las dio al hotelero, diciéndole: "Cuídalo. Lo que gastes de más, yo te lo pagaré a mi vuelta". Jesús entonces preguntó: "Según tu parecer, ¿cuál de los tres se portó como prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores?" Él contestó: "El que se mostró compasivo con él". Y Jesús te dijo: "Vete y haz tú mismo". Palabra del Señor.

 

Todos. Gloria a ti, Señor, Jesús.

 

Homilía (Hacer click para ver homilía)

 

Credo

 

Oración universal

 

Arzobispo. Hermanos, oremos confiadamente a Dios nuestro Padre, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, digámose todos con fervor: Te rogamos óyenos.

 

Todos. (Cantando) Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por la Iglesia Universal para que sea fiel a Jesucristo, se purifique continuamente de sus faltas y debilidades y anuncie con alegría la Buena Nueva del Reino de Dios. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por el Papa Juan Pablo II que preside en la caridad a la Iglesia y por los Obispos, para que a ejemplo de Cristo Buen Pastor, ejerzan su ministerio fielmente y sean signos claros de la misericordia de Dios. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por nuestro Arzobispo Norberto Rivera, que desde su toma de posesión asumió plenamente el proyecto evangelizador del II Sínodo, para que con la fuerza del Espíritu Santo, anime la misión de toda la comunidad diocesana, fomente la participación y corresponsabilidad en un clima de fraternidad. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por los sacerdotes, religiosos y religiosas presentes en esta Arquidiócesis, para que, de acuerdo a su vocación y carismas, colaboren en el proyecto misionero del II Sínodo Diocesano. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por los laicos, para que animados por el Espíritu Santificador, descubran su vocación y misión en la Iglesia y en el mundo y, sean verdaderamente los protagonistas de la Nueva Evangelización para el año 2000. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por los enfermos, ancianos, niños abandonados, mujeres de la calle y todos los que sufren penas morales, para que encuentren en la Iglesia el consuelo, fortaleza, amor y esperanza que necesitan y así descubran el rostro misericordioso de Dios. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Para que ante los excluidos y las mayorías empobrecidas de nuestra ciudad y del país a causa del neoliberalismo y la corrupción, nuestra comunidad diocesana colabore a su promoción integral desde una evangélica y renovada opción por los pobres. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Para que como hombres y mujeres de Iglesia colaboremos al gran empeño de la Sociedad Civil por ir haciendo surgir una nueva sociedad donde brillen los valores del Reino de Dios. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por las familias de nuestra ciudad, para que sean servidoras de la vida en su integridad, escuelas del más rico humanismo, promotoras del desarrollo social e Iglesias domésticas. Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Lector. Por los jóvenes, para que descubriendo que el Dios de la vida los ama y quiere para ellos un futuro mejor, se comprometan en el trabajo pastoral de la Iglesia y en la transformación de la sociedad Oremos.

 

Todos. Te rogamos, óyenos.

 

Arzobispo

 

Oremos: Padre, tú quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Para eso, por Cristo, convocas a tu Iglesia y le confías el cuidado de la Evangelización. Envíanos tu Espíritu para que, al hacer realidad nuestro Sínodo Diocesano, sigamos buscando la respuesta adecuada a las necesidades pastorales del Pueblo de Dios. Por intercesión de Santa María de Guadalupe y de San José, concédenos la gracia de caminar juntos en el cumplimiento de tu voluntad. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

 

Todos. Amén.

 

LITURGIA EUCARÍSTICA

 

Presentación de las ofrendas (dos laicos: un hombre y una mujer).

 

Monitor

 

Ofrecemos con el pan y con el vino que se convertirán en "Pan de Vida" y "Bebida de Salvación", los rostros vivientes de nuestra Ciudad que nos cuestionan e interpelan (Cfr. DP 31).

 

El monitor nombra a cada uno, y ellos llevan un signo de su trabajo.

 

Rostros de 20 millones de hombres y mujeres que esperan tu Palabra.

Rostros desquebrajados de la mujer mancillada en su digni­dad

Rostros pluriétnicos de nuestros indígenas.

Rostros angustiados por la carencia de fuentes de trabajo.

Rostros de jóvenes, presencia evangelizadora en el hoy y en el mañana

Rostros de niños abandonados que demandan protección y cariño.

Rostros de ancianos y enfermos que claman misericordia.

El rostro de nuestra Ciudad, roto por estructuras de injusticia.

 

Canto

 

En este mundo que Cristo nos da,

hacemos la ofrenda del pan;

el pan de nuestro trabajo sin fin

y el vino de nuestro cantar.

Traigo ante ti nuestra justa inquietud,

amar la justicia y la paz.

 

SABER QUE VENDRÁS,

SABER QUE ESTARÁS,

PARTIENDO A LOS POBRES TU PAN (2)

 

La sed de todos los hombres sin luz,

la pena y el triste llorar,

el odio de los que mueren sin fe,

cansados de tanto luchar.

En la patena de nuestra oblación

acepta la vida Señor.

 

Arzobispo

 

Orad, hermanos, para que este Sacrificio mío y vuestro sea agradable a Dios, Padre Todopoderoso.

 

Todos. El Señor reciba de tus manos este Sacrificio para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

 

Plegaria Eucarística: "Jesucristo nuestro camino" (Misal Romano pág. 860).

 

RITO DE LA COMUNIÓN

 

Padre Nuestro

Saludo de la paz

Cordero de Dios (cantado)

Comunión

Cantos

 

CON VOSOTROS ESTÁ Y NO LE CONOCÉIS

CON VOSOTROS ESTÁ, SU NOMBRE ES EL SEÑOR (2)

 

Su nombre es "el Señor" y pasa hambre,

y clama por la boca del hambriento,

y muchos que lo ven pasan de largo

acaso por llegar temprano al templo.

 

Su nombre es "el Señor" y sed soporta

y está en quien de justicia va sediento,

y muchos que lo ven pasan de largo

a veces ocupados en sus rezos.

 

Su nombre es "el Señor" y está desnudo,

la ausencia del amor hiela sus huesos,

y muchos que lo ven pasan de largo,

seguros y al calor de su dinero.

 

Su nombre es "el Señor" y enfermo vive,

y su agonía es la del enfermo,

y muchos que lo saben no hacen caso;

tal vez no frecuentaba mucho el templo.

 

Oración después de la Comunión

 

Arzobispo

 

Oremos: Señor, que en la comunidad cristiana de este lugar se mantenga siempre la integridad de la fe, la santidad de la vida, el amor fraterno y la religión auténtica y, ya que continuamente la alimentas con tu Palabra y con el Cuerpo de tu Hijo, no dejes de guiarla y de protegerla. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Todos. Amén.

 

ENTRONIZACIÓN DEL EVANGELIARIO

 

Monitor

 

Ahora hermanos, al terminar nuestra celebración Eucarística, acompañaremos al Evangeliario hasta el aula de sesiones, pues le pedimos al Señor que su Palabra presida e ilumine todos nuestros trabajos. Con entusiasmo y alegría preparémonos:

 

Se ordena la procesión de la siguiente manera: Cruz alta, ciriales, cere­moniero, asistentes a la Asamblea, turiferario, Diácono con el Evangeliario, religiosas, concelebrantes (los diez) Señor Arzobispo, servicio.

 

CANTO

 

EL SEÑOR ES MI FUERZA, MI ROCA Y SALVACIÓN,

EL SEÑOR ES MI FUERZA, MI ROCA Y SALVACIÓN.

 

Tú me guías por sendas de justicia,

me enseñas la verdad.

Tú me das el valor para la lucha,

sin miedo avanzaré.

 

Iluminas las sombras de mi vida,

al mundo das la luz,

aunque pase por valles de tinieblas,

yo nunca temeré.

 

Yo confió el destino de mi vida

al Dios de mi salud.

A los pobres enseñas el camino,

su escudo eres tú.

 

El Señor es la fuerza de su pueblo,

mi gran libertador.

Tú le haces vivir en confianza,

seguro en tu poder.

 

Al llegar al Aula de sesiones, los Asambleístas toman su lugar. El Diácono coloca el Evangeliario en el Ambón y en seguida se entona:

 

VENI CREATOR

 

Veni, Creator Spiritus Ven, Creador, Espíritu amoroso,

Mentes tuorum visita; Ven y visita el alma que a ti clama;

Imple suprema gratia Y con tu soberana Gracia inflama

Quae tu creasti pectora. los pechos que criaste poderoso.

Qui Diceris Paraclitus Tú que Abogado fiel eres llamado

Altissimi donum Dei Del Altísimo don

Fons vivus, ignis, caritas, perenne fuente de vida eterna, caridad ferviente,

et spiritalis unctio espiritual unción, fuego sagrado.

Tu septiformis munere, Tú te infundes al alma en siete dones,

Digitus paternae dexterae, Tú eres el dedo de su diestra mano,

Tu rite promisum Patris, fiel promesa del Padre soberano,

Sermone ditans guttura Tú nos dictas palabras y razones.

Accende lumen sensibus Ilustra con tu luz nuestros sentidos,

Infunde amorem cordibus, del corazón ahuyenta la tibieza,

Infirma nostri corporis haznos vencer la corporal flaqueza,

Virtute firmans perpeti. con tu eterna virtud fortalecidos.

Hostem repellas longius, Por  ti, nuestro enemigo desterrado,

Pacemque dones protinus; gocemos de paz santa duradera;

Ductore sic te praevio, y, siendo nuestro guía en la carrera,

Vitemus omne noxium. todo daño evitemos y pecado.

Per te sciamos da Patrem, Por ti al eterno Padre conozcamos,

Noscamus atque Filium, y al Hijo, soberano omnipotente,

Teque utriusque Spiritum, y a ti, Espíritu, de ambos procedente,

Credamus omni tempore. con viva fe y amor siempre creamos.

Deo Patri sit gloria, A Dios Padre sea la gloria,

Et Filio quia mortuis y al Hijo que murió y

Surrexit, ac Paraclito, resucitó, y al Consolador,

In saeculorum saecula. Amén. por los siglos de los siglos. Amén.

 

Arzobispo

 

Dios eterno y misericordioso, que a través de la historia preparaste con tu Palabra al hombre para que llegada la plenitud de los tiempos, recibiera a tu Hijo, Verbo Encarnado y, por Él conociera el misterio de tu voluntad y obtuviera la redención; concede a quienes estamos aquí reunidos en nombre de tu Iglesia que, bajo la guía de tu Espíritu, tu Palabra presente en medio de nosotros nos ilumine y nos disponga, por intercesión de Santa María de Guadalupe y San José, a participar en la construcción del Reino. Por Jesucristo Nuestro Señor.

 

Todos. Amén.

 

RITO DE CONCLUSIÓN

 

Arzobispo. Sea bendito el nombre del Señor.

 

Todos. Ahora y por siempre.

 

Arzobispo. Nuestro auxilio está en el nombre del Señor.

 

Todos. Que hizo el cielo y la tierra.

 

Arzobispo. La bendición de Dios Todopoderoso + Padre + Hijo y + Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

 

Todos. Amén.

 

Diácono. La alegría del Señor es nuestra fuerza. Iniciemos los trabajos de esta II Asamblea Diocesana.

 

Todos. Demos gracias a Dios.

 

Canto de salida

 

SANTA MARÍA DE LA ESPERANZA,

MANTÉN EL RITMO DE NUESTRA ESPERA,

MANTÉN EL RITMO DE NUESTRA ESPERA.

 

Nos diste al esperado de los tiempos,

mil veces prometido a los profetas.

Y nosotros de nuevo deseamos

que vuelva a repetirnos sus promesas.

 

Brillaste como aurora del gran día,

plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.

Y nosotros soñamos con su vuelta,

queremos la llegada de su Reino.

 

Viviste con la cruz de la esperanza,

tensando en el amor de larga espera;

y nosotros buscamos con los hombres

el nuevo amanecer de nuestra tierra.

 

Esperaste cuando todos vacilaban,

el triunfo de Jesús sobre la muerte.

Y nosotros esperamos que su vida

anime nuestro mundo para siempre.

 

 

HOMILÍA EN EUCARISTÍA DE APERTURA

 

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

 

Queridos hermanos en el Bautismo y en el Sacerdocio ministerial:

 

En la proclamación de la Palabra de Dios, del libro de los Hechos (Hch 15, 22-31), contemplamos a los Apóstoles, reunidos en una asamblea extraordinaria con otros miembros de la comunidad, para discernir la voluntad del Señor y encontrar el camino querido por Dios en la encrucijada a que había llegado su práctica pastoral, con respecto a la ley mosaica, en relación con los deberes de los gentiles convertidos.

 

Esta experiencia de la Iglesia de Jerusalén ha de servir como paradigma a esta II Asamblea Diocesana, que he convocado para descubrir, en un clima de oración y corresponsabilidad fraterna, el camino que Cristo quiere que esta Iglesia local recorra, para llevar adelante los compromisos discernidos en el Sínodo y responder a los retos que plantea a nuestro quehacer apostólico la evangelización de la cultura en la Ciudad de México-Tenochtitlan.

 

Estoy complacido con la esmerada preparación de esta II Asamblea y agradezco a todos su generosa entrega, en especial a la Comisión organizadora, conformada de acuerdo con los Estatutos que ahora orientan estas reuniones y que recogen las presentadas anteriormente.

 

No obstante, es mi deseo y mi petición a Uds., que esta II Asamblea no sea sólo un hermoso y vibrante acontecimiento, con más o menos resonancia informativa en el ámbito de la Arquidiócesis, sino un poderoso detonador que reactive el proceso de la Nueva Evangelización, iniciado más decididamente con el Decreto Sinodal y la puesta en práctica del Programa Inicial Arquidiocesano. A nadie puede quedarle la duda de que he asumido este proyecto como la base de mi tarea pastoral en esta Arquidiócesis. Y es mi anhelo que no sólo se organicen importantes acontecimientos pastorales aislados, sino se establezca un proceso permanente de conversión y de compromisos crecientes que hagan realidad, a través de variados programas, la evangelización de las culturas de esta ciudad.

 

El motivo preponderante para señalar como tema de esta II Asamblea "la formación de agentes laicos para acciones específicas", fue buscar que todos los organismos diocesanos tomen más en serio sus responsabilidades y funciones, se fortalezcan los organismos subsidiarios intermedios y, en especial, que los fieles cristianos laicos, se hagan conscientes de su dignidad y asuman corresponsablemente su lugar y misión en la Iglesia.

 

A diario constatamos que las ciudades son una creación humana, pero no se ha logrado en ellas una suficiente humanización para que sean espacios habitables para todos y cada uno. La ciudad y la cultura urbana constituyen una gran desafío para la Nueva Evangelización.

 

La gravedad del deterioro moral de la ciudad capital se ha acentuado con la crisis económica, política y social que padecemos. Ante las premuras existenciales, surgen voces y propuestas, unas desorientadas y otras al servicio de intereses no confesados, que proponen soluciones, con la fachada de atraer divisas, que suponen vender o mancillar la dignidad individual o nacional.

 

La Iglesia que continúa la obra de Jesús necesita muchas voces para seguir proclamando el amor a Dios y a los hermanos y con esta luz defender la naturaleza y dignidad de la persona humana. Necesita muchas manos para seguir consolando, necesita muchos brazos, para levantar al que se siente abatido y abrumado, necesita de muchos pies que vayan hasta lo alejados, necesita de hombres y mujeres capaces de amar y dar la vida para construir la civilización del amor. Y de esta manera testimoniar el amor cristiano que es el compromiso con la suerte de cualquier ser humano herido y abandonado a la vera del camino, sin importar su credo, raza, sexo o condición social, como nos enseña el evangelio que hemos proclamado esta mañana (Lc 10, 25-32).

 

Los procesos de cambio en la sociedad se han acelerado y los retos en todos los órdenes se han agigantado. Estamos urgidos de apretar el paso para responder con oportunidad a los nuevos desafíos.

 

He señalado anteriormente la necesidad de recomponer esta gran ciudad y he invitado a todos los hombres de buena voluntad a sumarse a esta tarea. Esto constituye también un compromiso de nuestra parte. La reorganización interna y la reactivación de nuestra Arquidiócesis es una deuda a la que estamos urgidos de dar una respuesta, a fin de hacer más eficaz y unitaria toda nuestra tarea pastoral.

 

Esta II Asamblea es ya una muestra de este deseo de abrir nuevos cauces a la participación corresponsable de todos en la tarea pastoral de esta Iglesia local. Deberán seguir nuevas reformas, a fin de que los fieles cristianos laicos, hombres y mujeres, ocupen lugares más significativos en las decisiones y tareas corresponsables de las organizaciones pastorales.

 

La Iglesia entera prolonga y actualiza la presencia de Cristo y de su redención en todos los lugares y tiempos. Todos los miembros de la Iglesia, sacerdotes, miembros de la vida consagrada y fieles cristianos participan con igual dignidad de la vida de la Iglesia. Han de poner al servicio común los dones que a cada uno le han sido concedidos para beneficio de todos.

 

A todos los exhorto por igual a sumarse a una intensa movilización espiritual. Se ha vuelto cada vez más urgente no sólo llegar a los que no han escuchado todavía el mensaje de Jesús, sino luchar también denodadamente contra el divorcio entre la fe y la vida de quienes ya son creyentes y quieren vivir el mensaje cristiano.

 

La duplicidad de vida y de la moral, en todos los ámbitos, ha propiciado clamorosas situaciones de injusticia, desigualdad social y violencia en este país y en la ciudad de México. No ha sido posible todavía afrontar positivamente los cambios sociales y culturales de la modernidad y postmodernidad, para alimentar las raíces étnicas de la cultura mexicana.

 

Por el contrario, la vida de esta enorme ciudad está azotada por el flagelo de la corrupción, de una agobiante e imprevisible aglomeración urbana, por la pobreza y la marginación, por los criterios materialistas del más fuerte, por muchos signos de muerte, por la invasión de sectas y del sincretismo religioso de la "Nueva era".

 

¿Quién nos librará de las fuerzas de la muerte? (Cf. Rm 7, 24). Sólo el amor y la misericordia de N. S. Jesucristo, ofrecidos reiteradamente a todos los hombres y mujeres, como llamado a la conversión personal y colectiva, a fin de hacer posible una cultura y civilización del amor y no del egoísmo.

 

Este tiempo es el tiempo oportuno y propicio para actuar, por muchas razones. Entre otras, por la nueva situación que el reconocimiento de la Iglesia por parte del Estado nos ofrece. No para perseguir parcelas de poder partidario o de beneficios personales, sino de servicio profético en cuanto a la iluminación ética y moral y colaborar, así, a la humanización de la ciudad, a fin de que se recupere como un espacio más habitable para todos.

 

Otra oportunidad es la renovada conciencia que la celebración del Sínodo ha propiciado.

 

Por último, mi reciente nombramiento para presidir esta Iglesia local que ha de ser, como sucede en otros campos de la actividad humana, una ocasión de renovar fuerzas y propósitos.

 

Mi intención ahora es dirigirme de modo particular a los fieles cristianos laicos, para hacerles una apremiante invitación a tomar conciencia de su dignidad dentro de la Iglesia, reconocer sus carismas y aceptar su responsabilidad en la tarea de la Nueva Evangelización.

 

Con las palabras de San Mateo me atrevo a interpelarlos en relación con las tareas pastorales: ¿Por qué están allí ociosos, sin hacer nada? ¿Porque nadie los ha contratado todavía ni los ha invitado a trabajar? ¡Vengan también ustedes a trabajar en la viña del Señor! (Cf. Mt 20, 6-7). Ante el panorama de esta ciudad yo los invito, como compañeros y amigos de Jesús, a seguirlo en la tarea de establecer el Reino de Dios. Con Él y en su nombre no les ofrezco honores sino la seguridad de que quien tome su cruz y lo siga, lo acompañe en esta misión, compartiendo sus fatigas, tendrá un lugar también en su gloria.

 

El fiel cristiano laico es, por vocación, miembro vivo, activo y responsable en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Pueblo de Dios. Ciudadano de pleno derecho. Esta vocación, por su misma naturaleza, es vocación también al apostolado (AA 2).

 

La característica del fiel cristiano es la "secularidad" o "mundaneidad", no en el sentido que S. Juan atribuye a estos vocablos, como dominio del maligno, sino en cuanto campo de la actividad, de los compromisos laborales y de la responsabilidad pastoral. El fiel cristiano laico es corresponsable de la misión del Pueblo de Dios, en la Iglesia y en el mundo (LG 33 b), a manera de fermento. Ha de ser hombre de Iglesia en el mundo y hombre del mundo en la Iglesia. Su tarea es hacer explícita y palpable la redención de las realidades terrenas ya conseguida por la muerte y resurrección de Cristo.

 

A los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de establecer el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios. Con la coherencia de fe y vida, una animación de espíritu evangélico, el discernimiento crítico de valores y antivalores y el ordenamiento de las realidades temporales según el plan de Dios.

 

"La propia fe es un motivo que les obliga a un más perfecto cumplimiento de las tareas temporales, según la vocación personal de cada uno" (GS 43). "Es preciso que los seglares tomen como obligación suya la restauración del orden temporal, y que, conducidos en ello por la luz del Evangelio y por la mente de la Iglesia y movidos por la caridad cristiana, obren directamente y en forma concreta'' (AA 7).

 

Me dirijo a Uds., los representantes de los diversos niveles y sectores de la Iglesia diocesana, para que en un ejercicio privilegiado de corresponsabilidad, me ayuden a evaluar si el proyecto evangelizador actual está respondiendo a los retos de la cambiante realidad diocesana.

 

Me interesa contar con la experiencia pastoral de todos Uds., para recabar las recomendaciones más importantes, en cuanto a la formación de agentes laicos para acciones específicas de la pastoral arquidiocesana, que haga posible llegar con eficacia a todos los rincones de la diócesis. Que la acción pastoral no se reduzca a la queja sobre el proselitismo de otros grupos religiosos, sino se concrete en acciones para una vigorosa y eficaz evangelización de todos los ambientes y territorios.

 

Espero de todos Uds., al terminar esta II Asamblea, que no sólo sean veraces comunicadores de las propuestas presentadas, sino comprometidos animadores de las diversas acciones específicas que habrán de dar continuidad al proceso de la evangelización de la cultura.

 

Es mi deseo que se cultive en todos los fieles cristianos laicos un gran amor a la Iglesia diocesana y al hombre concreto de esta sociedad del Distrito Federal, con un empeño decidido para acercarse a los habitantes y conocer su realidad, a fin de servirlos mejor, insertándose en sus diversos ambientes y niveles humanos o culturales. Que cada uno ponga los propios carismas al servicio de la Iglesia local, para poder realizar un trabajo de conjunto, en comunión fraterna, solidaria y subsidiaria. Que la pastoral se oriente a la inculturación del Evangelio con su dimensión de promoción humana, acentuando el testimonio en defensa de la justicia, de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia. Que todos se comprometan corresponsablemente en el proyecto de la Nueva Evangelización de la Arquidiócesis, en consonancia con la opción prioritaria por los pobres, los alejados, en el ambiente de las familias y los jóvenes.

 

La evangelización de la cultura en nuestros días requiere fieles cristianos laicos, con una conciencia clara de la propia identidad cristiana, es decir, clara comprensión y vivencia de la vocación y misión evangelizadora. Con una fuerte comunión eclesial, expresada en la fraternidad, corresponsabilidad y actitud de servicio. En búsqueda, con los demás de una sólida vida espiritual laical, en el encuentro personal con Cristo y la vivencia de la conversión y el seguimiento radical de Jesús. Lo que conlleva apertura al cambio hacia actitudes cada vez más positivas, a fin de ser signos creíbles por la coherencia creciente entre la fe y la vida, para impulsar el crecimiento del Reino de Dios en el mundo.

 

La pregunta planteada en el cartel de promoción de esta asamblea "¿Quién evangelizará en el año 2000?", nos lleva a descubrir la urgentísima necesidad de la promoción y formación de los agentes laicos, para acciones específicas, sea en las fases iniciales como en la formación continua, tanto para trabajar en las demarcaciones territoriales como en los ambientes.

 

Desafiada por un ambiente cada vez más secularizado y deshumanizante, la Nueva Evangelización es para la Iglesia una tarea urgente y difícil. Se ha vuelto imprescindible la movilización de toda la Iglesia, en especial de los fieles cristianos laicos para afrontar esta tarea tan compleja . Esto implica una nueva y trascendental responsabilidad para no defraudar a quienes han aceptado la Buen Nueva del Evangelio que ofrece una liberación integral de las personas.

 

Pero este renovado proyecto pastoral de la Nueva Evangelización no podrá ponerse en marcha eficazmente sin un decidido impulso a la formación de los agentes (Edicto 70), que los ayude a crecer continuamente en su identidad de discípulos, testigos y apóstoles.

 

Que la Virgen María, primera evangelizada y evangelizadora, nos acompañe y sea para todos los apóstoles de este tiempo modelo y educadora de disponibilidad y servicio a su Hijo y a su causa, como lo fue en el cenáculo para la primitiva comunidad cristiana. Así sea.

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN A LA II ASAMBLEA

 

Después de haber pedido la ayuda de Dios y la presencia de su Espíritu, mediante la Celebración Eucarística que acaba de terminar y que ha presidido el Señor Arzobispo, quien nos ha convocado, me permito ahora iniciar esta sesión poniendo a las órdenes de ustedes el servicio de la Comisión Organizadora que me ha tocado coordinar.

 

El Señor Arzobispo me encomendó preparar esta Asamblea, para lo cual, según el Estatuto correspondiente, empecé por formar una Comisión que el mismo Señor Arzobispo aprobó, para que ésta pudiera iniciar sus funciones. La manera como está conformada esta Comisión Organizadora marca un cambio y un avance —con relación a los trabajos anteriores del Sínodo— por la presencia que hay en ella misma de los diversos sectores de la Iglesia. Efectivamente, de acuerdo al citado Estatuto, debe estar integrada por 3 presbíteros, 1 diácono permanente, 2 religiosos, 2 religiosas, 2 laicos adultos, 2 laicos jóvenes.

 

Este grupo de personas ha trabajado con mucha generosidad y mucha responsabilidad, dando muestras de un profundo sentido de Iglesia. Son muchas las horas que ha trabajado la Comisión en pleno, así como los equipos que la integran y cada una de las personas, para que todos pudieran cumplir su cometido.

 

Con gusto les presento a los miembros de la Comisión, distribuidos en los diversos equipos de trabajo de la misma:

 

Secretaría: Ernesto Ortíz y Manuel Yánez (laicos).

 

Dinámica: Diácono Permanente Javier de la Peza y su esposa la Sra. Rocío, asesorados por el P. Guillermo Ortíz.

 

Servicios Generales: P. Armando Colín, apoyado por un grupo de señoras, algunas de ellas esposas de diáconos permanentes, y por un grupo de seminaristas.

 

Difusión y Prensa: P. Guillermo Gándara, SSP. Provincial de la Sociedad de San Pablo.

 

Temática: P. Jesús Martínez, P. Manuel Zubillaga y P. Carlos Rodríguez, SJ.

 

Espiritualidad: P. Rubén Sandoval, Sra. Bertha Aurora Reynaud y  Hna. Leonor Campa, Dominica de la Doctrina Cristiana.

 

También forman parte de la Comisión y han participado del trabajo en su conjunto el Sr. Camilo Reynaud y la Hna., Misionera de San Carlos Borromeo.

 

Enseguida quisiera decir una palabra acerca de la composición de la Asamblea, pues creo que esto nos ayudará a hacernos más conscientes del significado de nuestra presencia y de nuestra participación.

 

El Estatuto (en los artículos 19 al 23) nos dice claramente quiénes deben ser miembros de la Asamblea Diocesana; los agrupa en tres categorías:

 

En la primera están los miembros "por oficio": En la segunda los miembros "por elección": En el tercer grupo están los miembros "por designación", es decir los que el Señor Arzobispo designa según los objetivos concretos de la Asamblea. En esta ocasión Mons. Norberto Rivera ha cuidado que esta designación se refiriera a personas que de diversos modos son agentes de pastoral que están atendiendo las prioridades del Sínodo, buscando así, también por este medio, una continuidad con los trabajos anteriores.

 

De esta forma han sido invitados por el Señor Arzobispo quienes trabajan en pastoral familiar, tanto en movimientos destinados a este fin, como personas que trabajan en otros centros e instituciones o quienes están comprometidos en la pastoral dirigida a parejas que se encuentran en situaciones irregulares.

 

Del área de juventud hay agentes de pastoral parroquial, de vicarías o de nivel arquidiocesano, así como también personas que trabajan en instituciones dedicadas a la promoción humana juvenil con inspiración netamente cristiana.

 

Por lo que se refiere a la pastoral con los alejados, pobres y marginados, hay una buena representatividad que se podría resumir en el siguiente enlistado: pastoral con niños de la calle, con drogadictos, catequesis en zonas marginadas, atención a enfermos incurables, inspiración cristiana de los medios educativos, promoción en el ambiente de la prostitución (tanto de las mujeres como de sus niños), catequesis popular, pastoral parroquial misionera, presencia en el ambiente universitario, difusión de la cultura cristiana.

 

Si partimos de estos datos, tenemos que la Asamblea está constituida por 119 miembros "por oficio", 174 "por elección" y, en esta ocasión, 30 "por designación" (323 en total); se trata, sin embargo, de cifras globales, ya que no se toma en cuenta que algunas personas desempeñan varios cargos a la vez y por lo tanto disminuye el número correspondiente. Además, estos son los convocados, pero por ahora contamos con varias ausencias.

 

Así pues, somos nosotros los aquí reunidos a quienes el Señor nos pide entrar hoy en esta tarea comunitaria de discernimiento pastoral, para que al final de estos tres días podamos entregar nuestras propuestas al Pastor de esta Iglesia Local y así, juntos, nos empeñemos en favorecer el surgimiento y la formación de Agentes Laicos para acciones específicas. Son muchos los retos, pero también son muy abundantes los dones y carismas que el Señor nos ha dado.

 

Antes de terminar, Señor Arzobispo, gracias por la confianza que pones en nosotros y, especialmente, muchas gracias porque has asumido sobre tu responsabilidad pastoral el "Nuevo Proyecto Misionero" para la Ciudad de México, que será cada vez más vigoroso porque cuenta con tu apoyo. Tu palabra y tu ejemplo son determinantes.

 

Bienvenidos sean todos ustedes a esta II Asamblea Diocesana. Muchas gracias.

 

Pbro. Alberto Márquez Aquino

VICARIO DE PASTORAL

 

 

 

 

PROSPECTIVA ANALÍTICA DE LA CIUDAD DE MÉXICO

 

José Luis Calva*

 

* Coordinador del Área de Estudios Prospectivos

de la Economía Mexicana en el Instituto

de Investigaciones Económicas de la UNAM;

y profesor de la División de Estudios de Postgrado

de la Facultad de Economía de la UNAM.

 
ENTORNO SOCIO ECONÓMICO NACIONAL
Y SUS MANIFESTACIONES EN LA CIUDAD DE MÉXICO

 

1. El modelo neoliberal mexicano. "Por sus obras los conoceréis"

 

a. El modelo económico procedente o estrategia sustitutiva de importaciones

 

i) Sus principios: regulación del comercio e intervención del Estado en el desarrollo    económico y social.

 

ii) Sus resultados: crecimiento económico y mejora social.

 

iii) El colapso financiero de 1982 y sus causas.

 

b. La introducción del modelo neoliberal a raíz de la crisis de la deuda de 1982.

 

i) Sus principios básicos: libre comercio y reducción de la participación del Estado en el desarrollo económico y el bienestar social.

 

ii) Sus objetivos:

 

1) Resolver los problemas del financiamiento del desarrollo;

2) Elevar la competitividad y la eficiencia de la economía;

3) Volver al crecimiento económico sostenido y elevar el bienestar.

 

iii) Sus resultados reales: caida del ingreso nacional por habitante, caída de la inversión productiva, caída del empleo, caída del salario; aumento de la pobreza, de la desnutrición, de la mortalidad infantil por deficiencias nutricionales, de la desarticulación social y la delincuencia. La peor crisis financiera y de la economía real: 1994-1996.

 

c. Tres fases o estrategias de corto plazo del modelo neoliberal: 1983-1987; 1987-1994; 1995-1996. Carácter recesivo (y empobrecedor de las mayorías nacionales) de la actual estrategia.

 

2. Alternativas para reconstrucción de la economía y la cohesión social de México. Principios básicos de una nueva estrategia:

 

a. Renegociación de la deuda externa para hacer posible el crecimiento, liberando recursos.

 

b. Política cambiaría competitiva para no incurrir nuevamente en endeudamiento externo.

 

c. Política comercial pragmática, para proteger la planta productiva y el empleo.

 

d. Políticas de fomento industrial y agrícola que fomenten el empleo nacional y la oferta de productos.

 

e. Abatir las tasas de interés mediante la reducción de los margenes de intermediación financiera de los bancos, para aliviar a los deudores y hacer viable la inversión.

 

f. Prudente expansión de la inversión pública para generar empleos y reactivar la economía.

 

g. Política salarial que detenga la caída de los salarios, y el desplome del mercado interno, a fin de evitar la mayor caída del empleo y del ingreso familiar.

 

3. La crisis económica y social en la Ciudad de México

 

a. Desempleo y caída del ingreso familiar.

 

b. Deterioro de la cohesión social y aumento de la delincuencia. Reforzamiento y debilitamiento de la familia.

 

c. Superación de los problemas nacionales como base de la solución de los problemas del área metropolitana de la Ciudad de México.

 

EL MODELO NEOLIBERAL Y SUS COSTOS SOCIALES
EL DÉFICIT EN LA GENERACIÓN DE EMPLEOS 1982-1995

 

Los programas de ajuste estructural y estabilización económica —apegados a las "recetas" preconizados por el FMI y el Banco Mundial, y aplicados con ejemplar perseverancia desde diciembre de 1982 hasta el presente— constituyen una verdadera revolución en las relaciones económicas y sociales que habían caracterizado el desarrollo mexicano durante los cincuenta años previos.

 

Desde los años treinta, y sobre todo a partir del gobierno del General Lázaro Cárdenas, el desarrollo económico mexicano —que alcanzó una tasa de crecimiento anual medio del 6.1% entre 1934 y 1982, y trajo consigo un mejoramiento significativo de las condiciones de vida de la mayoría de los mexicanos— se había caracterizado por un fuerte intervencionismo económico del Estado, como rector, planificador y promotor activo del desarrollo económico, como inversionista y empresario, como regulador de los mercados de bienes, servicios y fuerza laboral, y como promotor del bienestar social mediante leyes laborales y agrarias e instituciones sociales de educación, salud y servicios básicos.

 

La ideología económica y social de la Revolución mexicana, plasmada en el contrato social de 1917, asignó al Estado estas funciones desechando la ideología liberal del laissez-faire, laissez-passer que, en la esfera económica, había campeado bajo la dictadura de Porfirio Díaz.

 

A partir de 1983, la estrategia económica neoliberal —sustentada en la ideología ortodoxa que atribuye a la intervención del Estado la causa de todos los males económicos— se orientó a restaurar el papel del mercado como mecanismo casi exclusivo de asignación óptima de recursos, maximizador de la producción y del empleo, corrector automático de eventuales desajustes económicos, y garante de la inversión productiva y el desarrollo económico, transfiriendo a los agentes privados, gradual pero sostenidamente, las funciones económicas.

 

La reducción de la injerencia del Estado en la economía comprendió la liberación de precios internos, la apertura comercial externa, la liberalización de los flujos de inversión extranjera, la privatización de la mayoría de las empresas estatales, la liberalización de los mercados financieros, la privatización de algunos servicios de infraestructura pública, y el achicamiento del papel del Estado como rector, planificador y promotor del desarrollo económico y del bienestar social, reduciendo o cancelando programas de fomento económico sectorial, de infraestructura económica y de desarrollo social. La tarea prioritaria del Estado pasó a ser la estabilidad de los precios, para lo cual se desplegaron, entre otras medidas, la eliminación del déficit fiscal y la política monetaria restrictiva.

 

Los indicadores macroeconómicos, que presentamos en el cuadro 1, resumen los resultados reales del modelo neoliberal, contrastándolos, como referente obligado, con los resultados del modelo económico precedente.

 

Bajo el modelo keynesiano-cepalino de la Revolución mexicana, basado en la sustitución de importaciones y en el fuerte intervencionismo gubernamental en el fomento económico, cuyas sólidas bases se fincaron durante el gobierno cardenista, para desplegarse resueltamente a partir de la segunda guerra mundial, la economía mexicana creció a una tasa media anual del 6.2%, el PIB percapita creció 3.1 % anual, los salarios mejoraron a una tasa media de 2.5% anual y los pasivos globales de México con el exterior se mantuvieron en un nivel manejable, a excepción de los dos últimos sexenios del modelo, cuando se disparó el endeudamiento externo (saltando los pasivos externos del 27.2% al 67% del PIB), lo que condujo al colapso financiero de 1982.

 

Bajo el modelo neoliberal, basado en la apertura económica externa y en el achicamiento de las funciones del Estado en el desarrollo económico, el PIB se expande a una tasa de sólo 1.6%, inferior al crecimiento demográfico, por lo que el PIB per cápita desciende 0.5% anual; los salarios se deterioran a una tasa de 6.95% anual y los pasivos globales con el exterior saltan del 67% al 97.9% del PIB, cosa que ocurrió sobre todo en el último sexenio desembocando en la crisis financiera más grave de la historia mexicana.

 

Ahora bien, el modelo neoliberal, como estrategia de largo plazo basada en la apertura económica externa y en la reducción de las funciones del Estado en el desarrollo económico, presenta tres grandes fases o estrategias de mediano plazo: una fase de transición del modelo económico keynesiano-cepalino de la Revolución mexicana al modelo neoliberal, que va de diciembre de 1982 a 1987; una fase de pleno despliegue del modelo neoliberal, que arranca del Pacto de Solidaridad Económica decretado en diciembre de 1987 y se extiende hasta el colapso financiero y cambiario que estalló en diciembre de 1994; y una tercera fase que, a raíz del colapso financiero, introduce modificaciones en la estrategia de mediano plazo precedente pero mantiene y profundiza el modelo neoliberal como estrategia de largo plazo.

 

Durante la primera fase del modelo neoliberal, la prioridad de los programas de ajuste aplicados, fue generar excedentes para servir la deuda externa, mediante políticas contractivas de la demanda interna agregada, consistentes en la reducción del gasto público programable (que trajo consigo el achicamiento del Estado en sus funciones promotoras del desarrollo económico y social, a través de la reducción o supresión de los programas de fomento sectorial: el gasto público como porcentaje del PIB pasó de 2.6% en 1982 a 1 % en 1988)1, así como de la privatización de empresas públicas (de las 744 empresas de participación estatal mayoritaria existentes en 1982, 305 fueron transferidas o liquidadas)2; la reducción de los salarios reales (mediante férreos topes salariales) el alza de los precios y tarifas del sector público (para liberar recursos transferibles al exterior); la restricción de la oferta crediticia (para consumo e inversión); y la subvaluación cambiaría, combinada inicialmente con el mantenimiento de la hiperprotección comercial (que se instrumentó en 1982 como solución tradicional al problema de la balanza de pagos que estalló con la crisis de la deuda) y que a partir de 1984 es abandonada en favor de un proceso acelerado de apertura comercial (el valor de las importaciones sujetas a controles cuantitativos, que en 1981 representaban el 85.5% del total, se redujeron a 27.5% en 1986; y el arancel máximo de 100% fue reducido al 45% en 1986)3.

 

Como resultado de la aplicación prolongada y persistente de este paquete de políticas contractivas, se produjo el clásico círculo vicioso recesivo: se contrajo la demanda, disminuyó la producción en numerosas ramas y se estancó a nivel agregado (las mayores ventas al exterior no pudieron contrarrestar la contracción del mercado interno), se desincentivó la inversión, disminuyó el empleo y esto presionó (junto con la política de topes salariales) los salarios a la baja, deprimiendo la demanda agregada, la producción y la inversión. Suma sumarum: un sexenio de crecimiento cero (0.22% anual: cuadro 1).

 

Durante la segunda fase del modelo neoliberal, a partir del PSE, la prioridad principal de la estrategia económica deja de ser la generación de excedentes para servir la deuda externa y se asume como prioridad central la estabilización de los precios, utilizando como instrumentos principales: 1) la aceleración de la apertura comercial (la tasa arancelaria máxima es reducida de golpe del 45 % al 20% y las importaciones sujetas a permisos previos se reducen del 26.8% en 1987 al 9.2% en 1991);4 2) la fijación primero, y la cuasi fijación del tipo de cambio (deslizamiento del peso frente al dólar a un ritmo menor que el diferencial inflacionario entre México y su principal socio comercial), que desemboca en sobrevaluación de nuestra moneda;5 3) la eliminación del déficit fiscal, a través de la perseverante reducción de la inversión pública, de la aceleración de la privatización de las empresas paraestatales (que se reducen de 437 en 1987 a 99 en 1993: compañía telefónica, bancos, acereras, etc., cuya privatización arroja ingresos al fisco por algo más de 23 mil millones de dólares, aplicados principalmente a la amortización de la deuda pública interna), y del persistente achicamiento o supresión de programas de fomento económico sectorial.6

 

La liberalización acelerada de la inversión extranjera se convierte en instrumento complementario esencial para contrarrestar el enorme y creciente déficit de cuenta corriente que resulta de la política comercial y cambiaria, dando lugar a una especie de reaganomics salinista: endeudar al país y enajenar activos nacionales para comprar en el exterior mercancías que compitan con las nacionales y presionen la inflación a la baja.

 

Resultados: un extraño "milagro económico" sin crecimiento (el PIB per cápita sólo crece 0.92% anual); casi nulo crecimiento del empleo (cuadro 16); deterioro de los salarios reales (cuadro 1); crecimiento vertical de los pasivos externos que se incrementan en 32.5% del PIB, mientras el PIB sólo se incrementa 19.3%; y, finalmente, el colapso financiero más grave de la historia mexicana (producto de un enorme déficit comercial que en 1994 ascendió a 24,317.4 mdd) y de un descomunal desbalance de la cuenta corriente (de 29,405.3 mdd en 1994)7, que no pudieron ser financiados con los decrecientes flujos de ahorro externo, y terminaron vaciando las reservas del banco central, orillando a las autoridades monetarias a la macrodevaluación.

 

Durante la tercera fase del modelo neoliberal que arranca de la macrodevaluación decembrina de 1994, la estrategia económica de mediano plazo asume como prioridad dual servir la deuda externa y abatir la inflación desencadenada por la macrodevaluación, utilizando como instrumentos centrales de política económica: la severa reducción del gasto público corriente y de inversión; el alza de los precios y tarifas del sector público; un nuevo paquete de privatizaciones de empresas y servicios públicos; una severa reducción de los salarios reales; una política monetaria y crediticia severamente restrictivas; y un nuevo paquete de privatizaciones que comprende ferrocarriles, telecomunicaciones y segmentos importantes de la industria energética. Desde luego, se mantienen los principios básicos del modelo neoliberal de largo plazo: la apertura externa de la economía y la reducción de las funciones del Estado en la promoción del desarrollo económico general y sectorial.

 

Resultados: la economía real del país se hunde en la peor crisis desde la gran depresión de 1929-1932. Durante el primer semestre de 1995: 1) se registra una caída del 5.8% en el producto interno bruto; 2) un descenso del 24.3% en la inversión fija bruta; 3)un incremento del 106.2% en el desempleo abierto; 4) un descenso del 14.5% en el poder adquisitivo del salario mínimo; 5) un incremento del 14.4% en la proporción de mexicanos en pobreza extrema; 6) un mayor deterioro de la infraestructura, que se plasma en un descenso del 15.9% en el PIB de la industria de la construcción (véase cuadro 2); 7) un crecimiento vertical de las carteras vencidas, que refleja la angustiosa insolvencia en que ha caído más de un tercio de los mexicanos acreedores de la banca; 8) se origina un vasto cementerio de empresas, con un promedio de ochenta quiebras diarias8; 9) se desencadena un círculo vicioso salvajemente recesivo, donde, acumulativamente, se reduce la demanda interna, caen las ventas, disminuyen los ingresos líquidos de las empresas, desembocando en una nueva reducción de la demanda, la producción, la inversión, el empleo y nuevos aumentos en la insolvencia y la pobreza.

 

Costos sociales del modelo neoliberal

 

Las políticas neoliberales de estabilización y ajuste económico, han generado una deuda social muy superior a la deuda externa de México. La política de topes salariales por debajo del índice inflacionario y el abarrotamiento de los mercados de trabajo por la casi nula generación de empleos, provocaron la severa degradación de la participación de los salarios en el producto nacional, del 37.1% del PIB en el período 1970-1982 al 26.4% durante los últimos cinco años, lo cual significa (véase cuadro 3) que los asalariados tuvieron una pérdida acumulada de 296,011.3 millones de dólares entre 1983 y 1994.

 

Los salarios mínimos sufrieron una reducción casi ininterrumpida a lo largo de doce años del modelo neoliberal, hasta representar en 1994 menos de la mitad (40.8%) del poder adquisitivo que tenían en 1982; los salarios contractuales sufrieron una disminución igualmente vertical hasta perder el 55.2% de su poder de compra; y los salarios manufactureros perdieron el 38.3% de su poder adquisitivo entre 1982 y  1988 y, a pesar de su ligera recuperación en años subsecuentes, en 1994 aun eran 15.4 % inferiores a los de 1982 (cuadro 4).

 

CUADRO 2
RESULTADOS EN LA ECONOMÍA REAL DE LAS GESTIONES ECONÓMICAS
DE MMH Y EZPL

 

 

 

 

 

1 Desempleo abierto

 

2 Incremento de la proporción de mexicanos en pobreza extrema FUENTE: Elaboración propia con base en INEGI, Sistema de cuentas nacionales; CNSM, Salarios mínimos; Banco de México, Indicadores económicos; y Julio Boltvinik, "La satisfacción de las necesidades esenciales en México en los setentas y ochentas", en J. L. Calva (coord.), Distribución del ingreso y políticas-sociales, Juan Pablos, 1995; El Financiero, 31/VIII/95; y Ernesto Zedillo Ponce de León, Primer Informe de Gobierno, 1995.

 

Las políticas contractivas provocaron el desplome vertical del nivel general de empleo: entre 1983 y 1994, en el conjunto de la economía mexicana solamente se crearon 1.9 millones de empleos remunerados, pero cada año tocaron las puertas del mercado laboral 1.1 millones de jóvenes demandantes de empleo (cuadro 5). De este modo, once millones de jóvenes no encontraron empleos remunerados durante ese lapso (se estima que alrededor de una tercera parte de ellos emigraron a los Estados Unidos); y el mito genial del desempleo pasó a deambular en las calles de las urbes y a encubrirse bajo múltiples formas de actividad marginal.

 

Como resultado, se registró una degradación generalizada de los niveles de vida de las mayorías nacionales: los estratos medios se empobrecieron, los pobres descendieron a la miseria y los miserables vieron aumentar la morbilidad y mortalidad por desnutrición de sus hijos: el porcentaje de niños de 1 a 4 años con desnutrición severa en el medio rural, es decir, de los niños que presentan la estampa de los de Biafra o Bangladesh durante las hambrunas, pasó 7.7% en 1979 al 15.1% en 1989; (INNSZ, Encuesta Nacional de Alimentación en el Medio Rural, México 1990); la mortalidad infantil por desnutrición entre los niños de 1 a 4 años se incrementó 221% entre 1982 y 1990 y entre los niños menores de 1 año se incrementó 127% (INEGI-SS, EN CSG, Sexto informe, Anexo). Tan sólo entre 1981 y 1987 el número de pobres pasó de 32.1 a 41.3 millones; y la población en pobreza extrema pasó de 13.7 millones de mexicanos a 17.3 millones (Consejo Consultivo del Programa Nacional de Solidaridad, El Combate a la Pobreza, México, 1990).

 

La distribución funcional del ingreso, que nunca ha sido buena en México, empeoró salvajemente bajo el modelo neoliberal. Mientras las ganancias empresariales ("excedentes de operación") pasaron del 52.8% del ingreso nacional disponible (IND) en 1981 al 62% en 1993, las remuneraciones de los asalariados pasaron del 42.6% del IND en 1981 al 28.5% en 1993 (cuadro 6).

 

La distribución familiar del ingreso que tampoco fue buena en el pasado, sufrió una brutal evolución regresiva bajo el modelo neoliberal: el 40% de los hogares con menores ingresos disminuyen su participación en el ingreso familiar total del 14.36% en 1984 al 12.68% en 1992, mientras que el 20% de la población con mayores ingresos aumentó su participación del 49.5% en 1984 al 54.18% del ingreso familiar total en 1992; y los estratos medios bajos (deciles V al VIII: véase cuadro 7) se empobrecieron al disminuir su ingreso del 36.1% en 1984 al 33.1% del ingreso familiar total en 1992.

 

No conforme con empobrecer a las mayorías nacionales y exacerbar el flagelo del hambre sobre los estratos más vulnerables, cuyos hijos han quedado indeleblemente marcados con el estigma de la desnutrición severa, la tecnocracia neoliberal impuso a los pobres y a la ciudadanía mexicana, el escarnio de PRONASOL. Mientras el despojo que el modelo neoliberal infligió a los asalariados de México ascendió a 162,514.2 millones de dólares corrientes durante el período 1989-1993 (cuadro 3); el gasto público ejercido en "solidaridad y desarrollo regional" (véase cuadro 8) ascendió apenas a 7,213.7 millones de dólares corrientes en el mismo lapso.

 

Pero la burla que la hoja de parra de esa genial (a la Goebbels) invención publicitaria que se nombra PRONASOL, representó para los mexicanos es aún más afrentosa, porque las partidas del gasto público que ahora se ejercen en PRONASOL ya eran ejercidas por la administración pública en tiempos anteriores al experimento neoliberal en México. En 1981 dichas partidas ascendieron a 2,044.91 millones de dólares constantes de 1980, mientras que en 1993 (véase cuadro 8) ascendieron a 1,302.05 millones de dólares.

 

Sin embargo, el mayor escarnio para la dignidad y la inteligencia de los mexicanos, es el descomunal costo publicitario en tiempos gubernamentales de televisión y radio dedicados a la propaganda de PRONASOL, costo que supera el gasto ejercido en "solidaridad y desarrollo regional". (Tan sólo un  minuto de publicidad en Televisa,  antes de la macrodevaluación, costaba alrededor de N$ 400,000 en promedio, es decir algo más de 100,000 dólares. Por consiguiente, el gasto total ejercido en la partida "Solidaridad y Desarrollo Regional" entre 1989 y 1993 equivale a cerca de 1,000 horas de propaganda televisiva en cinco años, a lo que hay que agregar la propaganda pronasolera en las otras estaciones de televisión y en prácticamente todas las radiodifusoras del país. En vez de cobrar impuestos a la televisión y a la radio, dedicando esos ingresos fiscales a la promoción del bienestar social, la tecnocracia neoliberal ha reforzado su tenebroso maridaje con Televisa y otros medios masivos de comunicación. La diligente "modernización" fiscal se detuvo, por eso, frente a los intereses oligopólicos de grandes empresas televisivas y radiodifusoras, manteniendo el régimen fiscal de excepción decretado por Díaz Ordaz, según el cual en vez de pagar impuestos, las estaciones de radio y televisión ponen a disposición del gobierno 12.5% de su tiempo diario de programación).

 

Finalmente, el gasto público en desarrollo social declinó de 6,117.7 pesos per cápita 1982 (a precios de 1980) a 3,731.7 pesos en 1987, y si bien pasó a 5,892.6 pesos en 1993, aún resulta inferior al de 1982, hecho particularmente indicativo de los efectos reales del modelo neoliberal, porque mientras entre 1971 y 1982 el gasto social per cápita creció 179.2%, bajo el modelo neoliberal el gasto social por habitante disminuyó 3.7%. Así, el gasto federal per cápita en educación que se había expandido 215.7 % en la década previa a la crisis de 1982, aumentó solo 0.4% con el modelo neoliberal; el gasto per cápita en salud, que se había expandido 114.9% en la última década preneoliberal, sólo aumentó 3.9% en los años neoliberales; y el gasto social per cápita en desarrollo urbano, que había crecido 102.3% en el primer lapso, descendió 38.1% en el paraíso neoliberal.

 

Saldar la enorme deuda social. Las intenciones y los instrumentos

 

Sin duda, la elevación del bienestar social es fin esencial de toda certera política económica. Es inadmisible el sacrificio de las generaciones presentes en aras de un paraíso neoliberal que advendrá en un futuro remoto e indefinido, es decir de una utopía neoliberal tan incierta como la utopía comunista.

 

Sin embargo, la elevación del bienestar social no es factible si la estrategia económica no es congruente con ese objetivo. Y, precisamente, la estrategia contenida en el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 es, en esencia, más de lo mismo:

 

1) apertura económica;

2) escasa participación del Estado en el fomento de la actividad económica general y sectorial;

3) equilibrio fiscal a toda costa, asociado a la reducción de la participación del Estado en la promoción del desarrollo económico);

4) plan de choque ortodoxo de "corto plazo" que comprende: escaseamiento y encarecimiento del crédito, reducción de los salarios reales, contracción del gasto federal y de la inversión pública.

 

Esta estrategia económica ahondará la exclusión y el empobrecimiento de los mexicanos: el producto nacional no crecerá a las tasas requeridas para otorgar puestos de trabajo a los 1.2 millones de demandantes de empleo que cada año se incorporarán al mercado laboral durante los próximos años (ya no digamos para absorber a los millones de mexicanos damnificados de la docena neoliberal previa), lo que aumentará las presiones sobre los mercados de trabajo y reforzará la tendencia regresiva de los salarios y la distribución del ingreso.

 

Si la prioridad ha de ser realmente el crecimiento sostenido con una tasa anual mayor del 5%, para que realmente se detenga la exclusión social y se inicie la incorporación de los excluidos al desarrollo, entonces habrá que introducir profundos cambios en la estrategia económica que comprendan: 1) una política cambiaría que mantenga la competitividad de la moneda nacional con ajustes periódicos en la paridad peso / dólar estadounidense, en función de los diferenciales inflacionarios, ajustes que hay que iniciar ya, evitando el equívoco de utilizar el tipo de cambio como ancla de los precios; 2) aplicar resueltamente modificaciones en política comercial (tanto en la enérgica protección de nuestro productores contra prácticas desleales, como en la amplia utilización de aranceles, normas técnicas y salvaguardas a que tenemos derecho en el GATT y en el TLCAN, así como en el decidido fomento de las exportaciones); 3) abatir significativamente las tasas internas de interés (mediante la concertación de un pacto económico-financiero que comprometa a los banqueros a reducir los márgenes de intermediación financiera a nuestro promedio histórico del 7% real; que salve a los deudores mediante quitas y reestructuraciones conformes con su capacidad real de pago; y que salve a los bancos al borde de la quiebra efectiva por la acumulación de carteras insaldadas); 4) instrumentar una verdadera política industrial y agrícola de fomento (basada en un tipo de cambio y una tasa de interés competitivos, así como en una política comercial pragmática y en la aplicación de instrumentos específicos usualmente contenidos en los paquetes de políticas industriales de los países con un desarrollo ejemplar); 5) incrementar la inversión pública hasta un nivel 1 % del PIB superior al ejercido en 1994 (con el doble fin de detonar el crecimiento económico y rehabilitar y modernizar la infraestructura con vistas a la elevación sostenida de la eficiencia y competitividad: un incremento de 1 % del PIB en construcción pública genera alrededor de 300,000 empleos directos, además de importantes efectos multiplicadores sobre el conjunto de la economía); y 6) una política salarial que, en lo inmediato, Índice los salarios a los precios (para que el poder adquisitivo de los trabajadores no descienda del bajo nivel de 1994) y, después, propicie la recuperación de los salarios reales a los niveles previos al experimento neoliberal.

 

En cambio, si se mantiene la estrategia económica neoliberal, tal como se contempla en el PND 1995-2000, no obstante los enormes daños que ha causado al país, sus resultados serán más de lo mismo: más desempleo, más desigualdad en la distribución del ingreso, más pobreza y más sufrimiento humano; y los objetivos encomiables de desarrollo social enunciados en el PND 1995-2000 quedarán cancelados por las adversidades de la economía real, no obstante los "curitas" y "mejórales" (que analizaremos en nuestra próxima entrega) que el PND prescribe para combatir las manifestaciones agudas de la pobreza y la exclusión social.

 

Ya es tiempo de repudiar la estrategia neoliberal y rescatar la dignidad nacional. México no debe arribar al siglo XXI con estructuras porfirianas de distribución del ingreso y con millones de mexicanos desnutridos, sin acceso a servicios de salud, hacinados en viviendas deprimentes, etc; nuestro pasaje al nuevo milenio debe tener como criterio rector la inclusión de todos los mexicanos en una verdadera modernidad económica con equidad, armonía en el patrón de crecimiento y sustentabilidad ambiental.

 

Alternativas para la economía mexicana

 

Por nuestra parte, insistimos en la propuesta de que México deseche el modelo neoliberal como estrategia de largo plazo y abandone el severo plan de choque ortodoxo, para desplegar, un programa emergente de crecimiento económico sostenido con equidad, cuyos principios e instrumentos fundamentales son:

 

Primero: Una nueva renegociación general de la deuda externa de México, con recalendarización de los pagos del principal y los intereses, de acuerdo con la capacidad financiera real del país y con un período de gracia que permita a México recuperar el crecimiento económico y, por tanto, la capacidad real de servir plenamente su deuda externa.

 

Segundo: Una política cambiaría competitiva que evite en el futuro una nueva sobrevaluación del peso. A partir de un nivel de equilibrio de $ 5.85 por dólar observado al cierre de la primera semana de mayo de 1995 (véase Problemas del Desarrollo, Núm. 102, 1995), que debe ser tomado como piso cambiario, se abren dos opciones: primera, tan pronto el Banco de México disponga de las reservas necesarias para regular el tipo de cambio, se podría abandonar el régimen de libre flotación y adoptar una nueva banda de flotación, con ajuste periódico del piso y el techo cambiarios de acuerdo con el diferencial de las tasas inflacionarias de México y Estados Unidos; segunda, mientras no haya reservas de divisas suficientes para regular el tipo de cambio sobre una banda de flotación, el Banco de México debe evitar que el precio del dólar baje del piso cambiario de equilibrio, ajustándolo periódicamente con base en los diferenciales inflacionarios.

 

Tercero: Una política comercial pragmática, que utilice al máximo los márgenes de maniobra para regular nuestro comercio exterior aplicando (exactamente igual a como proceden Estados Unidos, Canadá y los demás países con desarrollo exitoso) aranceles, normas técnicas, salvaguardas y disposiciones contra prácticas desleales de comercio, a los cuales tenemos derecho en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y en el GATT. Esto, sin demérito de emprender, en un segundo momento, negociaciones cuidadosas en áreas del TLCAN para introducir salvaguardas en ramas de la producción y la inversión de alta vulnerabilidad para México y que son relevantes por su importancia económica o como generadoras masivas de empleo.

 

Cuarto: Instrumentar verdaderas políticas de fomento industrial y de fomento agrícola, apoyadas en políticas macroeconómicas idóneas (un tipo de cambio competitivo, una tasa de interés que incentive la inversión —a la que enseguida nos referiremos— y una política comercial pragmática), así como en instrumentos de fomento económico general (construcción de infraestructura, desarrollo de la investigación científico técnica, educación y capacitación laboral, etc.) y en instrumentos específicos de fomento sectorial (incentivos fiscales a industrias nuevas y necesarias, a la innovación tecnológica, a la transferencia de tecnología; apoyos crediticios preferenciales a pequeñas y medianas empresas, apoyos para estudios de factibilidad, a través de la Banca Nacional de Desarrollo; estudios de mercado y promoción externa de productos a través de SECOFI; precios de garantía para productos agropecuarios básicos sobre un horizonte de largo plazo, etc.). Esta verdadera política de fomento industrial y agrícola permitirá aumentar la oferta interna de productos y la de mercancías exportables reduciendo presiones sobre el sector externo, a la vez que generar empleos e ingresos con efectos multiplicadores sobre la inversión, la producción y el empleo.

 

Quinto: Abatir las tasas de interés mediante la eliminación o reducción del déficit de cuenta corriente (que resultará de la aplicación de los cuatro instrumentos anteriores, los cuales harán decrecer dramáticamente, hasta un nivel sanamente financiable con inversión extranjera directa o física, los requerimientos de ahorro externo y, en consecuencia, la necesidad de pagar sobretasas de interés por recursos líquidos), así como mediante la reducción de los márgenes de intermediación financiera de su nivel actual (que en junio de 1995 ascendieron al 18.24% real) a su promedio histórico de 7% real (superior al 3% a 3.5% observado en Estados Unidos, pero mucho menor que el actual), a través de un pacto financiero concertado por el gobierno, banqueros y sectores productivos, que al mismo tiempo emprenda un verdadero programa de rescate de los deudores, reestructurando carteras de acuerdo con su capacidad de pago efectiva, y, simultáneamente, otorgue oxígeno a los bancos en riesgo de quiebra por la acumulación de carteras insaldables.

 

Sexto: Aumentar el gasto público programable, corriente y de inversión, para cerrar 1995 con el mismo nivel de gasto de 1994. Para ello, en lo inmediato es necesario desechar el fetiche del equilibrio fiscal a fin de operar con un déficit público moderado durante la emergencia económica para el crecimiento. (Hay que recordar que países de desarrollo económico exitoso, tales como Alemania —actualmente con un déficit fiscal del 4.5 % del PIB— Japón, Italia, etc, operan con un criterio de flexibilidad en el manejo de las finanzas públicas, indispensable para regular el ciclo económico).

 

Séptimo: Evitar la caída del mercado interno de productos masivos mediante la conservación del poder adquisitivo de los salarios al nivel de 1994 (procediendo, después de superada la crisis económica, a su recuperación progresiva hacia los niveles salariales previos al modelo neoliberal). Para ello, en lo inmediato, es necesario indizar los salarios a los precios, con ajuste trimestral retroactivo, evitando tanto el mayor empobrecimiento de la población trabajadora como el círculo vicioso recesivo provocado por la caída del mercado interno.

 

Sin modificaciones profundas en la estrategia económica vigente no habrá recuperación y crecimiento sostenido de la economía nacional. Tropezaremos otra vez con la misma piedra: una estrategia dogmáticamente recesiva que producirá otro sexenio de crecimiento cero. Lo peor es que apenas comienza.

 

NOTAS

 

1 Con base en INEGI, El ingreso y el gasto público en México, México, 1991.

2 Jacques Rogozinstí, Privatización de empresas paraestatales, FCE.

3 Con base en INEGI, Estadísticas de comercio exterior y fomento industrial 1983-1988, Tomo I. Comercio exterior, México 1988 y SECOFI, Mecanismos de examen de las políticas comerciales, México, marzo de 1993.

4 ídem.

5 Considerando 1988 como año base de equilibrio cambiario peso / dólar (por el modesto superávit presentado en la balanza comercial -272 millones de dólares-, y por un déficit moderado en la cuenta corriente, financiable con inversión extranjera directa y no de cartera por naturaleza volátil), la sobrevaluación en 1991 fue de 22.7 % y en noviembre de 1994 de 36.54%. Cálculos propios con base en Banco de México, Indicadores económicos; para el índice de precios de Estados Unidos, Boreau of the Censas, Statistical Abstract of the United States, Washington, 1993, Banco de México, Indicadores de precios, diciembre de 1994.

6 Con base en INEGI, El ingreso y el gasto público en México, México, 1991; CSG',  Sexto informe de gobierno. Anexos estadísticos, México, 1994; y SHCP,  Cuenta de la hacienda pública federal 1994.

7 Banco de México, Indicadores económicos e Informes anuales 1987 y 1994.

8 E. Gutiérrez y M. Colín, "Sin freno el cierre de empresas; resultaron afectadas 8 mil factorías en el primer semestre", EL FINANCIERO, 4/VIII/95.

 

 

 

PRINCIPALES DESAFÍOS PASTORALES

DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

 

Asamblea Arquidiocesana
Formación de Agentes Laicos para tareas específicas 12 de febrero de 1996
 
REALIDAD SOCIAL Y RETOS PASTORALES

 

Luis Leñero Otero

 

INTRODUCCIÓN. El significado del método ver-juzgar-actuar, partiendo de la toma de conciencia sobre la realidad, para que Dios nos hable por los hechos y acontecimientos, y podamos reflexionar sobre su significado a la luz de nuestra responsabilidad cristiana... Implicación: ver a la realidad como algo valioso en sí misma.- Aceptar el reto de una realidad crítica y su sentido proyectivo (profético).- Ver a la realidad en su contextualización global, para pasar al ámbito de la vida cotidiana-microsocial, pero entender su dinámica e importancia práctica de las mediaciones (unidades intermedias de acción e influencia).- Vernos como laicos pertenecientes a la sociedad secular al mismo tiempo que a la Iglesia como pueblo y no sólo como seguidores pasivos de una jerarquía que sola no puede hacer Iglesia...- De ahí derivar a las posibles pistas para una formación de agentes laicos en la relación Iglesia-Sociedad secular.

 

LA CIUDAD DE MÉXICO COMO REALIDAD CONTEXTUAL CRITICA

 

A.- Qué significa que heredamos una ciudad histórica caracterizada por ser ciudad capital, centralista, simbólica, centro económico primordial, corazón religioso del país, punto vital y cultural... Implicaciones de nuestra complicidad y beneficio injusto de lo que esto significa (pecado original verdadero)...

 

B.- Sentido de una ciudad de agregación poblacional (masificación) cada vez menos orgánica y comunitaria al nivel local...- Sentido anticristiano de la desigualdad extrema agudizada por una coexistencia y roce cotidiano crítico.- Sentido de una problematicidad aguda en tantos aspectos: la vivienda y la infraestructura urbana; la cuestión de la territorialidad crítica y la pérdida comunitaria; la inseguridad; la despersonalización y el sentido del amor con sentido cristiano en este contexto.

 

C. - La cuestión del sistema institucional en quiebra, en su rigidez y en sus búsquedas de reformulación: en las grandes instituciones, en las instituciones medias y en las instituciones pequeñas, incluida la familia.

 

D.- El sentido real de una secularización vista positivamente por el cristiano.- El papel del testimonio cristiano (hechos y no buenas razones) en las unidades sociales de pertenencia: redes de interrelación personal, grupales e institucionales, ahí donde está precisamente el laico cristiano (no fuera de sus propios medios).

 

LAS MEDIACIONES SOCIALES PARA LA FORMACIÓN DE AGENTES: ver la situación real de frente.

 

A.- Supuestos constatados: No modificamos el todo porque no modificamos las panes de ese todo.- No se modifica la situación crítica porque no se introducen cambios en las organizaciones concretas, buscando nuevas pistas y nuevos órganos.- No se han producido logros efectivos porque no se han generado cambios en cadena virtuosa.- No se ha logrado salir de la crisis porque ha faltado el motor de todo cambio: la mística de una acción transformadora (radical) a partir de la profundidad de un espíritu trascendente. De ahí la importancia del aporte espiritual cristiano sin intereses creados ni temores de perder posiciones y poderes (la entrega).

 

B.- Las dificultades derivadas de una historia problemática mexicana (Iglesia/mundo-secular: dualismo maniqueo, complicidad con poderes , clericalismo, parroquialismo tipo rural en una ciudad megalopolitana; paternalismo, autoritarismo, pasivismo, ritualismo religioso, reducidos testimonios de entrega del testimonio amoroso frente a pobres, débiles, explotados, dominados, etc.

 

C. - El problema de un sacerdocio mayoritario constreñido al servicio formal religioso más que al testimonio de la vivencia cristiana.- Problema de un laicado aunque fiel, poco protagonista en la corresponsabilización pastoral; temores ante un laicado pujante, autogestador de iniciativas nuevas y de nuevas inculturaciones.

 

D. - La información derivada de la encuesta presinodal a los agentes laicos, militantes: actitud dependiente y clerical (laico como ayudante del sacerdote), alta práctica sacramental pero baja participación secular, democratizante, conocedora e interesada por las mediaciones sociales seculares y por el testimonio "misionero".

 

E.- La religiosidad de la población en la Cd. México: el estudio en la Vicaría III-Decanato IV: 67% de alejados (30% totalmente).- Implicaciones: ¿trabajo para adentro o para afuera ?: otra estrategia: la iglesia misionera pero con los agentes laicos que están viviendo en el medio de los alejados (sociedad secular).- Necesaria formación de los agentes (voluntariado), para ello...

 

RETOS Y PRIORIDADES DE FORMACIÓN DE AGENTES LAICOS A PARTIR DE LO ANTERIOR. Presupuestos.

 

A.- Formación en su propio medio y actividad secular.

 

B.- Formación para "ir" y "llegar" donde están los alejados sin esperar que éstos vayan a la iglesia-templo.

 

C.- Formación para ser "promotores" del encuentro y la vinculación fraternal de las personas en grupos y en procesos...

 

D.- Formación para saber aportar a las acciones de buena voluntad de los demás (no propias del control eclesial) (cómo y qué).

 

E.- Formación para la formación de multiplicadores de esta promoción.

 

F.- Formación para la democratización de las unidades sociales y organizacionales, desde las de la Iglesia hasta las del país, los medios, las instituciones.

 

G.- Formación para la revitalización con espíritu de mística cristiana, más que para el adoctrinamiento formal, o para la propuesta puramente moralista.

 

H.- Formación para generar nuevas iniciativas de acción sociorreligiosa, en ambientes, sectores, actividades múltiples, supraparroquiales-arquidiocesanas-metropolitantas-regionales, y pluralizar la acción de todos los laicos.

 

 

 

 

TRABAJO EN GRUPOS

12 Febrero

 

De lo que se dijo en las ponencias:

 

¿Qué es lo que te pareció más importante y tiene mayor repercusión en la realidad en la que tú te mueves?

¿Qué es lo que tú sueles tocar en tu acción pastoral más común (predicación, catequesis, trabajo en grupos, etc.) y cómo lo incorporas?

(Optativa, si alcanza el tiempo): ¿Te parece que en las exposiciones faltó algo importante, de acuerdo con el tema que se trató?

 

 

PRESENTACIÓN DEL SENTIR DE LAS VICARÍAS
Y OTROS GRUPOS DE LA ARQUIDIÓCESIS
 
RESULTADOS DE LAS RESPUESTAS AL CUESTIONARIO Y PROSPECTIVA

 

Introducción: La respuesta al cuestionario fue predominantemente del clero.

 

1. Una realidad se constata: la bondad de la sectorización (Vicarías 8.7.6.5.4.3.1).

 

Los frutos espirituales han sido tripartitos:

 

Para el presbítero: "los sacerdotes ya no se conforman con esperar a los fieles, sino que salen del templo en busca de ellos" (3).

 

En   los  laicos   comprometidos, "ha crecido la conciencia de que la parroquia es una comunidad misionera" (8.3).

 

Para los destinatarios prioritarios del Sínodo "se les facilita el acercamiento" (8).

 

2. ¿Para qué se sectoriza? Para rezar rosarios (8.7.6.5.4.3.1); llevar las imágenes (8.6.5.4.3); y para otras manifestaciones de la religiosidad popular. "El número de los que asisten a estas acciones fuera del templo es mayor de los que van al templo" Sin embargo, las actividades religioso-populares se están haciendo "de manera esporádica y desarticulada" (4).

 

Las parroquias y capellanías han asumido la religiosidad popular como el camino para entrar a los sectores y a su vez, han hecho de ella el contenido evangelizador de los mismos sectores. Esto impone una tarea: tomar en serio la Religiosidad Popular y buscar caminos para completar su evangelización, de tal manera, que la Religiosidad Popular engendre un proceso continuo, no repetitivo, sino articulado en varios años.

 

Pocas parroquias dicen tener en los sectores grupos estables —que se reúnen semanal o quincenalmente— que lleven un Proceso catecumenal (8.7.6.5.4.3.1).

 

El vocablo 'catecumenal', "no está claro el concepto" (8) "se confunde proceso catecumenal con hacer que la gente se acerque a los sacramentos o con la instrucción en la religión o que ya va más gente a misa" (8.7.4). Algunas parroquias de distintas Vicarías han adoptado y adaptado modelos de evangelización que consideran 'catecumenales'.

 

3. ¿Qué y quién es el agente laico que está implementando las conclusiones del Sínodo, explicitadas en el PÍA, y cómo se forma?

 

¿Qué es? El Agente de pastoral "es toda persona que permanentemente está prestando un servicio en alguna área de la pastoral" (8). ¿Quién es? La mayoría son mujeres adultas.

 

¿Cómo se forma? El primer centro formador es la parroquia (5.7.6.4.3).

 

Algunos decanatos cuentan con 'Centros decanales de Formación'. En alguna Vicaría se tiene, en el edificio curial, "la formación de agentes laicos" (7).

 

A nivel arquidiocesano existen centros como CEFAL, el Sedes Sapientiae, el Centro de Formación Cristiana de la O.P., el Centro Newman de los Padres del Oratorio, la Teología a distancia promovida por el Secretariado de Evangelización y Catequesis, etc.

 

4. Conclusiones

 

Urge elaborar uno o varios modelos concretos de 'procesos catecumenales'.

Sí existen Centros de Formación en la Arquidiócesis, sin embargo no están interrelacionados ni coordinados. Esto plantea los siguientes retos para el futuro:

a) hacer una lista de los centros de formación existentes;

 

b) determinar, primeramente, qué perfil común requiere todo agente laico(a) de pastoral para esta arquidiócesis; y en seguida, cuáles serían algunos perfiles diferenciados para cada una de las acciones específicas que se asuman.

 

c) Todos estos agentes tendrían ciertos conocimientos comunes y, dada su acción específica, formaciones especializadas.

 

d) Esta formación común y diferenciada es difícil que sea impartida por cada Centro aisladamente. El interrelacionamiento de los mismos y la ayuda mutua lo facilitarán.

 

e) La formación común, que bien podría llamarse 'Formación Básica' sería impartida por los Centros Parroquiales que se elijan.

 

f) En los Centros Decanales de Formación se daría 'La Formación Intermedia'.

 

g) El o los Centros Vicariales de Formación ofrecerían 'La Formación Avanzada'. Fundamentalmente sería un centro que además de coordinar los anteriores centros, capacita a capacitadores de dichos Centros parroquiales y decanales.

 

h) La Vicaría de Pastoral, a nombre del Pastor, animaría y daría oficialidad a todos éstos; además crearía Centros de Formación para agentes no contemplados a nivel de Vicarías.

 

  • Algo semejante puede decirse en relación a los Centros de Formación para la Pastoral Social.

 

Es muy conveniente diversificar los tipos de parroquia o de párrocos. En esta Ciudad no basta el párroco territorial, urge echar mano de las otras dos figuras que nos ofrece el Código de Derecho Canónico:

 

  • el párroco in solidum, representante de un equipo sacerdotal que pastoree un sector específico de población.
  • el sacerdote moderador de un equipo de laicos(as) que trabajan dentro de una estructura generadora de ambientes que forman la conciencia colectiva de la población y que se deciden a ser hombre o mujer de iglesia en el corazón de ese mundo.

 

 

 

 

ORACIÓN POR EL II SÍNODO

 

Padre, tú quieres que todos los hombres se

salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

 

Para eso, por Cristo convocas a tu Iglesia y le

confías la tarea de la evangelización.

 

Envíanos tu Espíritu para que, en la

preparación y realización de nuestro Sínodo

Diocesano, encontremos respuesta adecuada a

las necesidades pastorales del Pueblo de Dios.

 

Por intercesión de Santa María de Guadalupe

y de San José, concédenos la gracia de caminar

juntos en el cumplimiento de tu voluntad.

 

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

 

 

 

MARTES 13

(JUZGAR)

 

 

CELEBRACIÓN DE LA PALABRA

13 Febrero

 

LITURGIA DE LA PALABRA
 
EL PROYECTO MISIONERO DEL II SÍNODO DIOCESANO,
DESDE LA INSPIRACIÓN DEL REINADO DE DIOS
Y EL SEGUIMIENTO RADICAL DEL SEÑOR JESÚS

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

M: Estamos en el segundo día de esta Asamblea, signo y expresión de la Iglesia Particular. Ayer vimos la realidad de nuestra ciudad, de nuestra Iglesia Diocesana y de los agentes de pastoral, así como los desafíos que esta realidad nos presenta.

 

El día de hoy iluminaremos esta realidad a la luz de la Palabra de Dios y del Magisterio de la Iglesia, particularmente del II Sínodo Diocesano para que el Proyecto Pastoral nacido de éste, "sea un renovado compromiso en favor de la fraternidad, la justicia y la paz, que son auténtica expresión del Reino de Dios" (DG presentación del Sr. Cardenal Ernesto Corripio Ahumada).

 

La misión primordial de los agentes de pastoral es el anuncio del Reino imitando a Jesús, su maestro, quien "en cuanto evangelizador, anuncia ante todo un Reino, el Reino de Dios; tan importante que en relación a él, todo se convierte en "lo demás" que es dado por añadidura. Solamente el Reino es, pues, absoluto y todo el resto es relativo " (EN 8).

 

Que la iluminación de este día despierte en nosotros la pasión por el Reino que se nos ha dado como gracia y misericordia de Dios, renueve el espíritu misionero y colaboremos "en la misión que la Iglesia tiene encomendada: anunciar el Reino de Cristo y de Dios, instaurando el germen y principio de este Reino en ¡a tierra" (DG 46) por medio del testimonio de "los valores evangélicos que son, entre muchos otros, la caridad, la justicia, la fraternidad, la igualdad, la paz, el perdón, la libertad, la responsabilidad, la austeridad y la servicialidad, la gracia y la santidad de la vida, la concordia y la reconciliación; todos estos valores se expresa en las situaciones cambiantes propias de cada cultura, y son elemento imprescindible de la inculturación del evangelio en una época y un lugar determinados. Una acción pastoral no tiene verdadero sentido evangelizador si quien la realiza carece de ¡a fuerza de su propio testimonio cristiano" (DG 47)

 

De pie.

 

Canto:   Sal 71: TU REINO ES VIDA

 

TU REINO ES VIDA, TU REINO ES VERDAD,

TU REINO ES JUSTICIA, TU REINO ES PAZ;

TU REINO ES GRACIA, TU REINO ES AMOR;

VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR.

 

Dios mió, da tu juicio al rey,

tu justicia al hijo de reyes

para que rija a tu pueblo con justicia,

a tus humildes con rectitud.

 

Que los montes traigan la paz,

que los collados traigan la justicia;

que Él defienda a los humildes del pueblo,

que socorra a los hijos del pobre;

que Él defienda a los humildes del pueblo

y quebrante al explotador.

 

Que dure tanto como el sol,

como la luna de edad en edad;

que baje como lluvia sobre el césped,

como rocío que empapa la tierra.

 

Que en sus días florezca la justicia y la paz

hasta que falte la luna.

Librará al pobre que suplica,

al afligido que no tiene protector;

se apiadará del humilde e indigente

y salvará la vida de los pobres;

salvará de la violencia sus vidas,

pues su sangre es preciosa ante sus ojos.

 

Presidente: Que Dios, Padre de toda bondad que nos ha lla­mado en Jesucristo y que con la tuerza de su Espíritu nos impulsa a anunciar con alegría su Reino, esté con todos ustedes.

 

T.: Y con tu espíritu.

 

P.: Oremos. Te pedimos, Señor, que nos sacudas y cuestiones. Haz que tengamos hambre y sed de justicia a ejemplo de tu Hijo Jesús. Haz, Señor, que nos comprometamos en la construcción de un mundo diferente donde sea posible vivir la justicia, el amor y la fraternidad como expresión de tu Reino. Te lo pedimos por nues­tro Señor Jesucristo, tu Hijo que siendo Dios vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 

T: Amén.

 

Sentados — MONICIÓN

 

M.: Alabemos al Señor por su justicia y su bondad e implo­remos su misericordia para con todos los hombres y mujeres de la Iglesia que peregrinan por esta Ciudad de México.

 

MAGNÍFICAT DE JUAN DIEGO

 

Mujeres: Proclama todo mi ser la grandeza del Dios de la vida.

Canto la alegría de nuestra salvación

porque se fijó en nuestra raza

y de todo el sufrimiento de siglos que hemos heredado

y sobrellevado con dolor.

 

Hombre*:  Todos dirán conmigo que el que es fuente de vida,

el que siempre está presente con nosotros

ha hecho maravillas con todos nuestros pueblos.

Reconocemos por eso, que Él es el único santo,

el Dios de la cercanía y la presencia consoladora.

El Dios de toda alianza buena.

Siempre nos ha hecho bienes innumerables porque Él es el amor,

el Dios de la unidad, el Dios del cerca y del junto,

el sol y la flor de la gran verdad.

 

M: Él, mediante la preciosa siempre Virgen Santa María de Guadalupe, nos ha levantado y todavía nos levanta de nuestra profunda postración y lágrimas,

por Ella se dignó manifestarnos al verdadero Dios por quien se vive.

 

H: Nos trajo con Él a estas tierras americanas

una presencia más suave, fuerte y dinámica de su Santo Espíritu,

glorificador amable.

 

M: Por eso los poderosos tiemblan y también los que se han enriquecido a costa y lomo de nuestra pobreza, porque Él es nuestro amparo y escudo, porque nos ha dejado a nuestra dulce Madre, en su casita santa del Tepeyac.

 

H: Canten conmigo, toquen sus atabales y flautas,

sus teponaxtles y dancen,

dancen al Dios bueno que nos lleva de la mano

y nos seguirá llevando porque siempre cumple sus promesas;

Él mismo nos llevará a vivir lo que nos ha prometido;

y seremos amigos y hermanos siempre,

en esta tierra del frijol y del maíz

y después, y ya desde ahora,

en un mundo de justicia, dignidad,

amor y vida nueva. Amén.

 

MONICIÓN

 

M.: La encarnación de Jesús, los milagros, las enseñanzas, la convocación de sus discípulos, el envío de los doce, la cruz y la resurrección, la continuidad de su presencia en medio de los suyos, forman parte de su actividad evangelizadora (EN 6) que se manifiesta en hechos concretos. Escuchemos.

 

De pie

 

D.: El Señor esté con ustedes.

 

T.: Y con tu espíritu.

 

D.: Lectura del santo Evangelio según San Matero (11, 1-6)

 

T.: Gloria a ti, Señor.

 

Y sucedió que, cuando acabó Jesús de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades. Juan, que en la cárcel había oído hablar de las obras de Cristo, envió a sus discípulos a decirle: “¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?” Jesús les respondió: “Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!” Palabra del Señor.

 

T.: Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión Silencio

 

PRECES

 

P: Invoquemos a Jesucristo que puede salvar a los que por medio de Él se acercan al Padre, porque vino para interceder en nuestro favor y digámosle: Acuérdate Señor de tu pueblo.

 

L: Señor, somos un pueblo santo y pecador. Danos fuerzas para construir juntos tu Reino, proclamando al mundo la grandeza de tu amor.

 

T: Acuérdate Señor de tu pueblo.

 

L: Por nuestro Pastor, el Arzobispo Norberto Rivera. Dale siempre el don de la fidelidad y la alegría del servicio, a ejemplo de Jesucristo que vino a servir y no a ser servido.

 

T: Acuérdate Señor de tu pueblo.

 

L: Haz que todos juntos formemos tu Pueblo, la gran familia de tu Iglesia. Que nunca nos marginemos por causa del egoísmo, del temor o la indiferencia.

 

T: Acuérdate Señor de tu pueblo.

 

L: Te pedimos, Señor, por los agentes de pastoral de esta comunidad diocesana. Danos el valor de permanecer unidos en el servicio y en la amistad, en la sinceridad y en la búsqueda de tu voluntad.

 

T: Acuérdate Señor de tu pueblo.

 

L: Señor, "ten compasión de esta muchedumbre" que camina en esta Ciudad de México y ayúdanos a hacer presente tu Reino de justicia, de verdad, de amor y de paz.

 

T: Acuérdate Señor de tu pueblo.

 

P: Rezamos todos juntos la oración del Sínodo:

 

T: Padre tu quieres que todos los hombres se salven...

 

P: Acoge, Señor, nuestras plegarias y concédenos lo que con fe te hemos pedido para caminar de acuerdo a tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

T: Amén.

 

M.: Concluyamos nuestra oración con el canto (Jer 1, 4-10)

 

TENGO QUE GRITAR; TENGO QUE ARRIESGAR,

¡AY DE MÍ SI NO LO HAGO!

¿COMO ESCAPAR DE TI, COMO NO HABLAR

SI TU VOZ ME QUEMA DENTRO?

 

Tengo que hablar, tengo que luchar

¡Ay de mí si no lo hago!

¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar,

si tu voz me quema dentro?

 

Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre,

antes que tú nacieras, te conocía y te consagré.

Para ser mi profeta, de las naciones yo te escogí,

irás donde te envié y lo que te mande proclamarás.

 

No temas arriesgarte, porque contigo Yo estaré.

No temas anunciarme porque en tu boca Yo hablaré.

Te encargo hoy mi pueblo, para arrancar y derribar,

para edificar, destruirás y plantarás.

 

D: Con el gozo de sabernos llamados a participar en el Proyecto misionero, vayamos a continuar nuestros trabajos.

 

T.: Demos gracias al Señor.

 

 

 

 

GRANDES LÍNEAS DEL PROYECTO PASTORAL

DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO SURGIDO DEL II SÍNODO

 

Introducción al Tema

 

I. Evangelización de las Culturas en la Ciudad de México

 

Gran Opción Prioritaria del Sínodo: eje de todo el Proyecto.

"Inspiración de la vida pastoral de la Arquidiócesis en los próximos años..." (ECUCIM 4074).

 

1. Razones...

2. Sentido de la Cultura.

3. Evangelización de la Cultura e inculturación del Evangelio.

4. Pluralidad culturas y Evangelización en la Ciudad de México.

 

II. Destinatarios o Campos Prioritarios de la Evangelización de la Cultura

 

1. Criterios de discernimiento evangélico y pastoral de los destinatarios privilegiados.

2. Un solo objetivo, una sola Opción Global en los cuatro Campos.

 

III La dimensión misionera, característica fundamental de la Evangelización de las Culturas

 

  • El Proyecto evangelizador de la Arquidiócesis será 'Un nuevo y Vigoroso Proyecto Misionero'
  1. Conciencia de Iglesia 'enviada' permanentemente al mundo.
  2. Propósito misionero de la Nueva Evangelización.
  3. Elementos sustanciales de la dimensión misionera de la Evangelización de las Culturas:

 

a. Proceso continuo de conversión

b. 'Encarnación'

c. Testimonio del Reino

d. Diálogo

e. Actitud de servicio. Acción en comunión y corresponsabilidad.

 

IV. 'Programa Inicial Arquidiocesano' (PÍA), para una Evangelización misionera

 

Ir al encuentro de personas y grupos eclesiales o sociales en determinados 'Sectores' o 'Ambientes', para:

 

Fomentar verdaderas Comunidades, en comunión y participación; con los valores del Reino;

 

Mediante:

 

el Testimonio de la Caridad en la Promoción Humana;

procesos catecumenales adecuados a la realidad;

una pastoral ambiental o diferenciada;

 

LA PROMOCIÓN Y FORMACIÓN DE AGENTES, PARTICULARMENTE DE AGENTES LAICOS, PARA TODO EL PROYECTO MISIONERO.

 

 

 

EXIGENCIAS PASTORALES PRESENTADAS POR EL II SÍNODO

A LA FORMACIÓN DE AGENTES LAICOS ESPECÍFICOS

 

CRITERIOS PARA SU FORMACIÓN Y SELECCIÓN

 

CRITERIOS TEOLÓGICO-PASTORALES

 

1.- Formado para inculturar el Evangelio:

 

  • Capacidad de apreciar los valores y anhelos de sentido evangélico en los ambientes seculares.
  • Capacidad pedagógica de hacer crecer a partir de lo que ya hay en los otros y en plena coincidencia con los valores del Evangelio.
  • Capacidad crítica de discernir ante valores, teniendo como marco el Evangelio.
  • Profunda espiritualidad evangélica.

 

2.- Formado en una espiritualidad  misionera urbana

 

  • Sentido de encarnación: GS 1.
  • Sentido Testimonial: Discípulo y apóstol en su propio estado de vida y condición secular.
  • Sentido de diálogo: capacidad de desidentificarse de los propios modos de ver y juzgar y actitud abierta para entender y valorar los modos de ver y juzgar de los demás; plena identidad cristiana desde la cual se dialoga; verdadero espíritu ecuménico.

 

AMBIENTES SECUARES PREDOMINANTES

 

1.- Espacial —de temática vecinal— con referencia principal a la vida parroquial.

 

  • Antiguos pueblos urbanizados (problemáticas de integración social, problemáticas socioculturales; problemáticas de tenencia de la tierra).
  • Barrios (zonas centrales altamente urbanizadas, necesidad de recuperación del sentido de un sentido de historia; problemáticas actuales predominantes como inseguridad y pandillerismo, desafío de construcción de una Ciudad más orgánica; barriadas proletarias con su problemática de anonimato.
  • Multifamiliares, unidades habitacionales (encerramiento y atomización de familias, marcada presencia de generaciones jóvenes.
  • Colonias de clase media: aislamiento del núcleo familiar, sentido individualista, búsqueda de progreso y ascenso social.
  • Colonias de zonas residenciales: grupos emprendedores, capacidad de relaciones, fuerte impacto de los modelos de vida extranjeros.

 

2.- Ambientes laborales:

 

Fábricas, oficinas, comercios, otros, (problemáticas propias de la vida laboral, necesidad de difundir la doctrina social sobre el trabajo, problemáticas específicas de la crisis actual.

 

3.- Ambientes educativos:

 

Escuelas, universidades. Diversidad de ambientes en escuelas públicas y privadas, exigencias de un trabajo desde dentro y en proyección hacia la sociedad.

 

4.- Ambientes de recreación:

 

Deporte, arte, música (jóvenes).

 

5.- Ambientes de compromiso social en favor de los pobres y necesitados:

 

Niños, discapacitados, ancianos, propuestas alternativas de microeconomía y economía informal, etc.

 

6.- Ambientes de la comunicación:

 

Radio, televisión, prensa, cine, etc.

 

7.-  Ambientes de participación cívica y política.

 

HORIZONTES DE LA MISIÓN LAICAL (Perfil de Agentes Laicos Específicos)

 

1.- Alejados del influjo del Evangelio.

 

Perfil:

 

Testigo, misionero y promotor del hombre.

 

2.- Pobres:

 

Exigencia fundamental descubrir la tipología de situaciones de pobreza. Especialmente importante las situaciones de pobreza extrema y el poder incidir en causas generadoras y no sólo en efectos.

 

Perfil:

 

Promotores sociales, animadores de una asistencia social renovada y forjadores de la sociedad civil.

 

Perfiles específicos:

 

Promotores de niños, de jóvenes, de mujeres, de ancianos o hien de la salud, la nutrición, la vivienda, el empleo, etc., o bien de situaciones especiales como: indígenas urbanos, discapacitados, etc.

 

3.- Familias:

 

Promover acciones pastorales diferenciadas que consideren los diversos tipos de familias y sus diferentes etapas. Fortalecer el sentido de pertenencia familiar sea a la familia consanguínea o a la familia de afinidad.

 

Propiciar programas apropiados de atención a las situaciones irregulares y de conflicto.

 

Fomentar aquellas acciones que favorezcan la integración o interrelación de las familias entre sí.

 

Acompañar el proceso de los jóvenes en lo que se refiere a la formación de nuevas familias.

 

Perfil:

 

Laicos evangelizadores y promotores de la vida familiar

 

4.- Jóvenes:

 

Importancia de diversificar la pastoral juvenil: ambientes estudiantiles, ambientes laborales, ambientes de esparcimiento y tiempo libre, ambientes de espacio vecinal y

ambientes de la llamada juventud en situaciones críticas.

 

Pastoral juvenil entendida sobre todo como pastoral educativa; y pastoral juvenil entendida como educación de la fe.

 

Exigencia de una nueva pastoral juvenil desde y para la caridad.

 

Perfil:

 

Laicos evangelizadores y promotores de jóvenes para y desde diversos ambientes.

 

PROCESO FORMATIVO

 

CONVOCATORIA DE LAICOS:

 

1.- Laicos convocados desde la vida parroquial:

 

Formados para ambientes vecinales o bien, ambientes específicos en la medida en la que surjan parroquias "para la Ciudad".

 

2.- Laicos convocados desde organizaciones laicales:

 

Importancia de incidir en ambientes a partir de criterios expresados.

 

3.- Laicos convocados para nuevas organizaciones laicales:

 

Expresamente formadas para las exigencias que plantea el Sínodo.

 

4.- Laicos convocados paraorganizaciones de inspiración cristiana:

 

Que no son de dependencia jerárquica pero requieren de un acompañamiento pastoral.

 

MÉTODO FORMATIVO:

 

1.- A partir de experiencias  ya probadas.

2.- Reforma de métodos existentes.

3.- Diseño de nuevos métodos a partir de experiencias piloto

 

 

 

LA ESPIRITUALIDAD DEL LAICO

 

INTRODUCCIÓN: Agradezco el espacio que se me ha brindado en el marco de esta II Asamblea Diocesana para abordar, desde él, este punto tan importante como es la Espiritualidad del Laico dentro del gran Tema: "La formación de Agentes Laicos para acciones específicas". Esta, además ha sido una oportunidad de reflexión para mí, reflexión que ahora compartiré con ustedes desde mi propia experiencia, que aunque no es extraordinaria, si data de años atrás.

 

Ayer y hoy de los Laicos en la Iglesia

 

Hay quien dice que aunque los laicos estamos de moda, nuestra espiritualidad está por hacerse. Pienso que está un poco más adelantada que eso, pero sí es verdad que hablar de la espiritualidad del laico resulta novedoso, sobre todo en algunos ambientes.

 

La propia palabra con la que se nos nombra, laico, ha sufrido cambios y se pueden entender aún hoy de diferentes maneras; hablamos de la educación laica refiriéndonos a aquella de corte a-religioso, y hasta antirreligioso. Cuando se trata de definir a los laicos, todavía hay quien usando una definición negativa, dice lo que NO SOMOS —laico es el que NO es clérigo ni religioso— y finalmente no dice lo que somos.

 

Pero a partir del Concilio Vaticano II y hasta la Exhortación Apostólica Christi Fideles Laici nos encontramos con una definición de lo que SÍ somos "los fieles laicos pertenecen a aquél Pueblo de Dios..." ello nos da una identidad y una pertenencia y nos señala una vocación y una misión que se concreta en "ser fieles a Cristo" y que mucho tendrá que ver con nuestra espiritualidad.

 

Hasta hace no muchos años los laicos no podíamos pensarnos en un plano de igual dignidad que los sacerdotes y religiosos, sobre todo en el terreno de nuestra espiritualidad, ésta se refería casi siempre a las prácticas de piedad, que aunque son parte de la espiritualidad no es toda la espiritualidad. Si las personas, los laicos, acudían mucho a la Iglesia o rezaban mucho o ambas cosas, se decía de ellas que eran muy espirituales. Todo lo demás y todos los demás era asunto y quehacer de sacerdotes, religiosos y de las monjitas, como las llamábamos.

 

Aún así ha habido muchos laicos que vivían y viven, aún tal vez sin saberlo, una espiritualidad cristiana, una fidelidad a Cristo y a la Iglesia, callada y fructífera, incluso sin reconocimiento aparente, negar esto sería negar la obra del Espíritu Santo.

 

La Espiritualidad cristiana católica - UNA SOLA

 

Si la espiritualidad es una forma de vida, si la Espiritualidad Cristiana es el camino propio del discípulo de Cristo en la Iglesia. Si es seguir a Jesús "Camino, Verdad y Vida" y permanecer unidos a Él como el sarmiento a la vid, ¿no es esto lo que los laicos comprometidos pretendemos?

 

Si la Espiritualidad Cristiana Católica es resultado de un encuentro con el Señor, encuentro que en algún momento de nuestra vida nos ha invitado y nos ha llamado a una conversión, a un dejar al hombre viejo para dar paso al hombre nuevo. Si, como resultado del encuentro que hemos optado con toda nuestra libertad, por seguir a Cristo, aún sabiendo de nuestra fragilidad, de nuestras caídas y levantadas y si hacemos frente a esta fragilidad buscando el alimento de la Palabra, de los Sacramentos, de la Oración y la orientación de nuestros Pastores. Si nuestra esperanza está en la misericordia de Dios... ¿qué nos faltaría? ¿cómo habríamos de hacerla más específica?

 

La espiritualidad del Laico

 

Hoy se pretende crear en nosotros una conciencia más clara en el sentido de que el laico junto con la Jerarquía forma el único pueblo reunido en la Unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y que estamos llamados a ejercer una misión, como Iglesia, de servicio al mundo. A ser testigos del Reino, a comprometernos con el Reino en el mundo en la situación particular de cada uno. A humanizar las culturas con nuestro testimonio y con nuestro obrar, trabajando por la promoción humana en las distintas esferas de la vida, de nuestra vida familiar, laboral, política, etc. Siendo esta última, la de la política, a la que con frecuencia más rehuimos.

 

Pero, ¿cómo podemos ser signo, fermento, sin vivir nuestra espiritualidad?, ¿sin ser más conscientes de que es un proceso que dura la vida entera y que abarca la vida toda?

 

Necesitamos que las familias, pequeñas iglesias domésticas, sean un ambiente propicio donde esta espiritualidad crezca y se robustezca. Necesitamos padres y madres empeñados en vivirla ellos mismos, para contagiar a los propios hijos y a otras familias.

 

Necesitamos que se nos acompañe a vivir esta espiritualidad de cara al mundo, necesitamos formadores que sepan escucharnos y alentarnos para no separar nuestra vida cotidiana de la unión con Cristo, pero como lo que somos —laicos— tomando en serio nuestras responsabilidades sin pretender que todo se nos de hecho. Que los formadores nos den incluso la oportunidad de equivocarnos como hacemos lo padres de familia, para que nuestros hijos crezcan. Necesitamos de sacerdotes que nos permitan caminar junto y cerca como lo hemos hecho aquí.

 

Termino repitiendo la definición que la Lumen Gentium hace..."los fieles laicos son cristianos que, por estar incorporados a Cristo mediante el Bautismo, constituidos en Pueblo de Dios y hechos partícipes a su manera de la función sacerdotal, profética y real de Jesucristo ejercen, por su parte, la misión de todo el Pueblo Cristiano en la Iglesia y en el mundo.

 

El hecho constitutivo del laico es el Sacramento del Bautismo por el cual el hombre se convierte en hijo de Dios, miembro de la Iglesia, heredero de la vida eterna, y toda su persona queda consagrada el servicio del Señor. Esta última parte nos habla de un seguimiento radical, nos habla de encarnar en nuestra vida diaria todas las enseñanzas de Jesús el Señor.

 

Por tanto la espiritualidad propia del laico debe tener en cuenta las realidades puestas en él por la consagración bautismal y por su condición de ciudadano del mundo.

 

Que la Virgen María sea nuestro modelo con su sí prolongado a lo largo de su vida. Su sí en la encarnación y su sí al pie de la cruz. Su sí fortaleciendo a la primera comunidad cristiana. Su sí cumpliendo sus deberes de esposa y madre.

 

Que sea nuestro modelo el Señor San José padre y esposo fiel a su familia, fidelísimo al Señor. Que el modelo de los santos, seguidores ejemplares del Señor Jesús, sean un estímulo en nuestra vida.

 

Bertha Aurora Reynaud

 

 

 

 

 

PLENARIOS PARCIALES

 

CONJUNTO "A"
(Grupos 1-10)

 

ACCIONAS PASTORALES INSUFICIENTES

 

  1. Pastoral de Conjunto, en la cual se deben integrar y relacionarse entre sí los grupos pastorales y todos los movimientos y asociaciones.
  2. Pastoral Familiar.
  3. Pastoral Social.
  4. Pastoral Juvenil.
  5. Pastoral Específica.
  6. Pastoral evangelizadora y catequética.
  7. Pastoral Cultual y litúrgica, dentro de un proceso catecumenal.
  8. Pastoral de la Religiosidad Popular.
  9. Formación de Agentes para pastorales específicas.

 

TIPO DE LAICO

 

  1. Sentido eclesial.
  2. Conciencia de su vocación laical.
  3. Encarnación en lo secular.
  4. Testimonio de vida evangélica.
  5. Capacidad de transmitir el mensaje.

 

PROCESO DE FORMACIÓN

 

  1. Integrales, progresivos, permanentes.
  2. Que partan de una base común.
  3. Que sean diferenciadas, comunitarios, de capacitación apostólica.

 

 

FORMACIÓN (convergencia de conceptos)

 

a) Integral, progresiva, gradual, permanente, sentido eclesial (pertenencia).

 

b) Temática: común (base), específica (contenidos), conciencia de la vocación (apertura a lo secular), conciencia y convicción laical.

 

c) Temática: especializada del y para el lugar, de acuerdo al área, al medio, a la realidad social.

 

d) Testimonio de vida e integralidad:

 

  • Espiritualidad: experiencia de Evangelio (mujeres y hombres de Dios) búsqueda de la voluntad de Dios, autenticidad espíritu de servicio, conversión.
  • Oración.
  • Sacramentos

 

 
CONJUNTO "B"
(Grupos 11-20)

 

(Sin datos)

 

CONJUNTO "C"
(Grupos 21-30)

 

COINCIDENCIAS: de 10 mesas...

 

9 Testimonio de la caridad: alfabetización, higiene, despensas, visita a hospitales, penitenciarías y asilos, cursos de medicina alternativa, MECE’s, grupos de 3a edad, atención a niños, mujeres y ancianos...

7 Bondad de la sectorización y el visiteo para lograr un contacto más personal.

7 Formación permanente por medio de la catequesis (jóvenes y adultos ), con temas de formación bíblica o cívica o política.

6 Evangelización fundamental en orden a llegar a comunidades menores.

6 Religiosidad popular, como encuentro personal y de entramado social.

6 Formación específica ( v. gr.: CEFAL, ACAN, CENTROS DE CATEQUISTAS...)

6 Diálogo entre sacerdotes y laicos. Dar lugar al laico, su convocación, conciencia en el propio laico de su papel en la Iglesia, testimonio del trabajo de los laicos comprometidos en los diversos campos del profetismo, de la liturgia ( catequesis presacramental, del testimonio de la candad...

5 Pastoral juvenil

3 Trabajo de conjunto entre sacerdotes, entre parroquias, decanal y vicarial; entre sacerdotes y religiosas, sacerdotes y laicos...

2 Pastoral familiar

 

Estas coincidencias solamente indican una importancia cuantitativa. Puede servir como un diagnóstico para ver qué acciones hay que apoyar para que continúen y, qué acciones deben ser más impulsadas v. gr.: la pastoral familiar.

 

Tosas estas acciones se realizan hacia el interior de la Iglesia, faltando señalar las acciones que el laico necesita realizar hacia fuera de la Iglesia, en el mundo, en donde solamente él puede hacerlas.

 

De gran importancia cualitativa debemos señalar las acciones que convocan al laico, le ayudan a descubrir y vivir su papel y, las actividades que favorecen el entramado (redes) social.

 

PERFIL DEL AGENTE LAICO. CARACTERÍSTICAS:

 

DE 10 MESAS, SE SEÑALÓ:

 

8 Trabajar por los demás

8 Testimonio de vida.  Las acciones confirmen lo que se dice creer.

8 Persona de oración y vida sacramental.

7 Se convierta en líder al modo de Jesús.

6 Abierto al diálogo.

6 Que conoce y se ubica en la realidad que vive y a la que evangeliza (se ubica).

6 "Hombre de Iglesia"

5 Que sabe adaptarse a las circunstancias.

5 Crítico, objetivo, adulto.

5 Que trata de vivir su espiritualidad laical ( llamado a la santidad y Cristocéntrico.

5 Misionero: sabe y acepta que su mayor trabajo se realiza fuera del templo.

4 Trabaja unido a la autoridad y Magisterio de la Iglesia.

4 Manifiesta disposición y se busca tiempo suficiente para el compromiso.

4 Trabaja en equipo.

3 Con espíritu de comunidad.

3 Que sabe y quiere ser democrático para elegir y ser elegido.

2 Con estímulo económico para dedicarse detiempo completo.

2 Educado.

2 Alegre

 

Todos los grupos coinciden en que la formación debe ser:

 

  • Básica-fundamental-gradual-permanente.
  • Humana y cristiana.
  • Integral.
  • Para salir del templo.

 

Esta formación se puede dar en la parroquia o centros interparroquiales. Según las diversas necesidades:

 

  • en la línea profética, litúrgica, de caridad
  • según las edades: niños, adolescentes, jóvenes adultos, 3a edad,  ancianos. Hombres o mujeres.
  • en la religiosidad popular, promoción humana, cambio de estructuras, análisis social...

 

La formación tiene que ser especializada y se puede dar en el decanato, en la vicaría, en los centros o institutos creados para tal fin. Se ve la necesidad de tener un reconocimiento oficial de la formación especializada recibida, para cuando se dé la necesidad de un cambio de parroquia o vicaría.

 

 

ORACIÓN POR EL II SÍNODO

 

Padre, tú quieres que todos los hombres se

salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

 

Para eso, por Cristo convocas a tu Iglesia y le

confías la tarea de la evangelización.

 

Envíanos tu Espíritu para que, en la

preparación y realización de nuestro Sínodo

Diocesano, encontremos respuesta adecuada a

las necesidades pastorales del Pueblo de Dios.

 

Por intercesión de Santa María de Guadalupe

y de San José, concédenos la gracia de caminar

juntos en el cumplimiento de tu voluntad.

 

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

 

 

 

MIÉRCOLES 14

(ACTUAR)

 

 

CELEBRACIÓN DE LA PALABRA

14 Febrero

 

VOCACIÓN Y MISIÓN DE LOS LAICOS EN EL MUNDO

 

MONICIÓN

 

M.: A los laicos pertenece por propia vocación tratar de buscar el Reino de Dios gestionando y ordenando, según Dios, los asuntos temporales (LG 31).

 

Esta Doctrina Conciliar sobre el laicado no se ha debilitado, sino que se ha hecho más sentida y apremiante y, a ella se han dirigido las reflexiones y trabajos durante esta II Asamblea Diocesana que, en este su tercero y último día de trabajo, quiere encontrar respuestas más concretas y eclesiales para promover y favorecer, en los laicos de la Arquidiócesis de México, su vitalidad espiritual y apostólica al servicio de la Iglesia y de la sociedad.

 

Precisamente este mundo, precisamente esta cultura, esperan la intervención competente, generosa y de inspiración cristiana de los laicos y, sólo con estas condiciones, podrán sentirse fieles a la tarea que les asignó Jesucristo, como miembros del Pueblo de Dios, de ser sal de la tierra y luz del mundo.

 

De píe

 

Canto:   SOIS LA SEMILLA QUE HA DE CRECER

 

Sois la semilla que ha de crecer,

sois estrella que ha de brillar.

Sois levadura, sois grano de sal,

antorcha que debe alumbrar.

Sois la mañana que vuelve a nacer,

sois espiga que empieza a granar.

Sois aguijón y caricia a la vez,

testigos que voy a enviar.

 

ID AMIGOS POR EL MUNDO

ANUNCIANDO EL AMOR:

MENSAJEROS DE LA VIDA,

DE LA PAZ Y EL PERDÓN.

SED AMIGOS LOS TESTIGOS

DE MI RESURRECCIÓN.

ID LLEVANDO MI PRESENCIA.

CON VOSOTROS ESTOY.

 

Sois una llama que ha de encender,

resplandores de fe y caridad.

Sois los pastores que han de guiar

al mundo por sendas de paz.

Sois los amigos que quise escoger,

sois palabras que intento gritar.

Sois reino nuevo que empieza a engendrar

justicia, amor y verdad.

 

SALUDO

 

P.: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

T.: Amén.

 

P.: Que la paz de Cristo el Señor, el amor del Padre y la Comunión del Espíritu Santo estén con ustedes.

 

T.: Y con tu espíritu

 

P.: Oración. Dios nuestro, que gobiernas a tu pueblo con la suavidad y la fuerza de tu amor, concede el don de la sabiduría a todos tus hijos reunidos en esta II Asamblea Diocesana, para que tu Iglesia responda a la necesidad de formar Agentes Laicos para acciones pastorales específicas. Por Cristo nuestro Señor.

 

T.: Amén.

 

MONICIÓN

 

M.: La unidad en el Cuerpo de Cristo la construimos poniendo en común, ordenadamente, los dones personales que el Señor Jesús reparte entre nosotros sus miembros, para servicio de todo el Cuerpo. Escuchemos.

 

L.: De la carta del Apóstol san Pablo a los Efesios (4, 1-13)

 

Os exhorto, pues, yo, preso por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. Un solo Cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos. A cada uno de nosotros le ha sido concedido el favor divino a la medida de los dones de Cristo. Por eso dice: "Subiendo a la altura, llevó cautivos y dio dones a los hombres". ¿Qué quiere decir “subió” sino que también bajó a las regiones inferiores de la tierra? Éste que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo. Él mismo “dio” a unos el ser apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros, para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo. Palabra de Dios.

 

T.: Te alabamos, Señor.

 

Canto: "ESCUCHAR TU PALABRA"

 

ESCUCHAR TU PALABRA, ES INICIO DE FE EN TI, SEÑOR

ESCUCHAR TU PALABRA ES CAPTAR TU MENSAJE DE AMOR

PROCLAMAR TU PALABRA, SEÑOR,

ES YA DAR TESTIMONIO DE TI, MI DIOS.

 

Pueblos todos, batid palmas

aclamad a Dios con gritos de júbilo;

porque el Señor es sublime y terrible,

emperador de toda la tierra.

 

Dios asciende entre aclamaciones;

el Señor al son de trompetas:

tocad para Dios, tocad,

tocad para nuestro Rey, tocad.

 

Porque Dios es el Rey del mundo;

tocad con maestría.

Dos reina sobre las naciones,

Dios se sienta en su trono sagrado.

 

Aleluya, Aleluya, Aleluya

 

"Vosotros sois la sal de la tierra"

 

Aleluya, Aleluya, Aleluya.

 

MONICIÓN

 

M.: En fuerza del hecho de nuestro Bautismo, fuente dinámica de participación en la vida de Cristo, bajo la acción del Espíritu Santo, todo cristiano es un enviado. La misión específica del cristiano laico es liberar, consagrar y santificar las realidades del mundo donde debe ser sal y luz. Escuchemos.

 

D.: Del santo Evangelio según san Mateo (5, 13-16)

 

T.: Gloria a ti Señor.

 

“Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. “Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Palabra del Señor.

 

T.: Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión — PRECES

 

P.: Pidamos al Señor, por intercesión de María nuestra Madre, la fiel discípula del Señor, que podamos perseverar en nuestra vida de fe y entrega al servicio de nuestros hermanos, diciendo: Por intercesión de María, te lo pedimos, Señor.

 

T.: Por intercesión de María, te lo pedimos, Señor.

 

L.: Que como Iglesia en la Arquidiócesis de México sigamos dando razón de nuestra esperanza, siendo un testimonio vivo de fidelidad a Cristo el Señor, a pesar de las dificultades y tensiones con las que tropecemos. Oremos al Señor.

 

T.: Por intercesión de María, te lo pedimos, Señor.

 

L.: Que nuestras vidas se transformen a la luz de la Palabra y cumplamos con solicitud aquello para lo que hemos sido llamados. Oremos al Señor.

 

T.: Por intercesión de María, te lo pedimos, Señor.

 

Peticiones libres (tres o cuatro, de acuerdo al tema que se trata)

 

T.: Por intercesión de María, te lo pedimos, Señor.

 

P.: Padre providente y misericordioso, Tú que hiciste grandes obras en María, concédenos, por su ayuda maternal, que podamos ser luz del mundo y sal de la tierra. Te presentamos esta oración en manos de María, por Cristo nuestro Señor.

 

T.: Así sea.

 

P.: El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado; cantemos con fe y confianza:

 

T.: Padre Nuestro que estás en el cielo...

 

P.: El Señor esté con ustedes.

 

T.: Y con tu espíritu.

 

P.: La bendición de Dios todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.

 

T.: Amén.

 

D.: Vayamos en paz a continuar nuestros trabajos.

 

T.: En el nombre del Señor. Amén.

 

Canto: "SANTA MARÍA DEL CAMINO"

 

Mientras recorres la vida,

tú nunca solo estás

santa María del camino,

siempre contigo va.

 

VEN CON NOSOTROS A CAMINAR,

SANTA MARÍA VEN

 

 

PLENARIO DE PLENARIOS PARCIALES
DEL DÍA ANTERIOR

 

CONJUNTO "A"
(Grupos 1-10)

 

ACCIONES PASTORALES INSUFICIENTES

 

  1. Pastoral de Conjunto, en la cual se deben integrar y relacionarse entre sí los grupos pastorales y todos los movimientos y asociaciones.
  2. Pastoral Familiar.
  3. Pastoral Social.
  4. Pastoral Juvenil.
  5. Pastoral Específica.
  6. Pastoral evangelizadora y catequética.
  7. Pastoral Cultual y litúrgica, dentro de un proceso catecumenal.
  8. Pastoral de la Religiosidad Popular.
  9. Formación de Agentes para pastorales específicas.

 

TIPO DE LAICO

 

  1. Sentido eclesial.
  2. Conciencia de su vocación laical.
  3. Encarnación en lo secular.
  4. Testimonio de vida evangélica.
  5. Capacidad de transmitir el mensaje.

 

PROCESO DE FORMACIÓN

 

  1. Integrales, progresivos, permanentes.
  2. Que partan de una base común.
  3. Que sean diferenciadas, comunitarios, de capacitación apostólica.

 

 

FORMACIÓN (convergencia de conceptos)

 

a) Integral, progresiva, gradual, permanente, sentido eclesial (pertenencia).

 

b) Temática: común (base), específica (contenidos), conciencia de la vocación (apertura a lo secular), conciencia y convicción laical.

 

c) Temática: especializada del y para el lugar, de acuerdo al área, al medio, a la realidad social.

 

d) Testimonio de vida e integralidad:

 

  • Espiritualidad: experiencia de Evangelio (mujeres y hombres de Dios) búsqueda de la voluntad de Dios, autenticidad espíritu de servicio, conversión.
  • Oración.
  • Sacramentos

 

 
CONJUNTO "B"
(Grupos 11-20)

 

(Sin datos)

 

CONJUNTO "C"
(Grupos 21-30)

 

COINCIDENCIAS: de 10 mesas...

 

9 Testimonio de la caridad: alfabetización, higiene, despensas, visita a hospitales, penitenciarías y asilos, cursos de medicina alternativa, MECE’s, grupos de 3a edad, atención a niños, mujeres y ancianos...

7 Bondad de la sectorización y el visiteo para lograr un contacto más personal.

7 Formación permanente por medio de la catequesis (jóvenes y adultos ), con temas de formación bíblica o cívica o política.

6 Evangelización fundamental en orden a llegar a comunidades menores.

6 Religiosidad popular, como encuentro personal y de entramado social.

6 Formación específica ( v. gr.: CEFAL, ACAN, CENTROS DE CATEQUISTAS...)

6 Diálogo entre sacerdotes y laicos. Dar lugar al laico, su convocación, conciencia en el propio laico de su papel en la Iglesia, testimonio del trabajo de los laicos comprometidos en los diversos campos del profetismo, de la liturgia ( catequesis presacramental, del testimonio de la candad...

5 Pastoral juvenil

3 Trabajo de conjunto entre sacerdotes, entre parroquias, decanal y vicarial; entre sacerdotes y religiosas, sacerdotes y laicos...

2 Pastoral familiar

 

Estas coincidencias solamente indican una importancia cuantitativa. Puede servir como un diagnóstico para ver qué acciones hay que apoyar para que continúen y, qué acciones deben ser más impulsadas v. gr.: la pastoral familiar.

 

Tosas estas acciones se realizan hacia el interior de la Iglesia, faltando señalar las acciones que el laico necesita realizar hacia fuera de la Iglesia, en el mundo, en donde solamente él puede hacerlas.

 

De gran importancia cualitativa debemos señalar las acciones que convocan al laico, le ayudan a descubrir y vivir su papel y, las actividades que favorecen el entramado (redes) social.

 

PERFIL DEL AGENTE LAICO. CARACTERÍSTICAS:

 

DE 10 MESAS, SE SEÑALÓ:

 

8 Trabajar por los demás

8 Testimonio de vida.  Las acciones confirmen lo que se dice creer.

8 Persona de oración y vida sacramental.

7 Se convierta en líder al modo de Jesús.

6 Abierto al diálogo.

6 Que conoce y se ubica en la realidad que vive y a la que evangeliza (se ubica).

6 "Hombre de Iglesia"

5 Que sabe adaptarse a las circunstancias.

5 Crítico, objetivo, adulto.

5 Que trata de vivir su espiritualidad laical ( llamado a la santidad y Cristocéntrico.

5 Misionero: sabe y acepta que su mayor trabajo se realiza fuera del templo.

4 Trabaja unido a la autoridad y Magisterio de la Iglesia.

4 Manifiesta disposición y se busca tiempo suficiente para el compromiso.

4 Trabaja en equipo.

3 Con espíritu de comunidad.

3 Que sabe y quiere ser democrático para elegir y ser elegido.

2 Con estímulo económico para dedicarse detiempo completo.

2 Educado.

2 Alegre

 

Todos los grupos coinciden en que la formación debe ser:

 

  • Básica-fundamental-gradual-permanente.
  • Humana y cristiana.
  • Integral.
  • Para salir del templo.

 

Esta formación se puede dar en la parroquia o centros interparroquiales. Según las diversas necesidades:

 

  • en la línea profética, litúrgica, de caridad
  • según las edades: niños, adolescentes, jóvenes adultos, 3a edad,  ancianos. Hombres o mujeres.
  • en la religiosidad popular, promoción humana, cambio de estructuras, análisis social...

 

La formación tiene que ser especializada y se puede dar en el decanato, en la vicaría, en los centros o institutos creados para tal fin. Se ve la necesidad de tener un reconocimiento oficial de la formación especializada recibida, para cuando se dé la necesidad de un cambio de parroquia o vicaría.

 

 

INTERVENCIONES LIBRES DE LOS ASAMBLEÍSTAS

 

Aquí se hace una relación de las intervenciones libres que hubo en el tercer día de la Asamblea.

 

El contenido de las mismas está integrado a donde corresponde.

 

Hubo 34 intervenciones libres. De las cuales:

 

5 — No tienen relación con el tema de la asamblea.

 

2 — son autopresentación de los Focolares.

 

1 — diserta sobre la falta de proposiciones concretas.

 

1 — invita a reconocer que adoramos al actual becerro de oro: consumismo.

 

1 — invita a consagrar a la Arquidiócesis al Espíritu Santo.

 

17 — Son propuestas relacionadas con los Agentes de Pastoral.

 

8 — en cuanto a su formación (sacramental, unidad de criterios, reestructurar la Escuela de Pastoral, bíblica, relacionar cultura y destinatarios).

 

5 — en cuanto al perfil, acentuar el ser sobre el hacer, perfil del Obispo para el D.F., equipos de obispos y laicos, espíritu misionero "ad extra", basarse en la Escritura y basarse en la Conversión.

 

4 — en cuanto a acciones concretas: programar una pastoral obrera; programa sencillo para que las parroquias más desprotegidas arranquen con el Sínodo; integrar los diferentes movimientos en un solo proceso.

 

2 — son propuestas relacionadas con los medios de comunicación social.

 

2 — son propuestas relacionadas con la pastoral educativa, universitaria y en escuelas oficiales.

 

2 — son propuestas relacionadas con la pastoral de adolescentes y niños.

 

2 — son proposiciones teóricas sobre la doctrina conciliar del laicado.

 

1 — está relacionada con la pastoral social.

 

1 — está relacionada con la pastoral familiar.

 

1 — se refiere a la creación de células que sean contacto entre los fieles y la Institución.

 

1 — es apoyo a la pastoral militar.

 

 

PLENARIO FINAL

CONJUNTO "A"
(Grupos 1-10)

 

ACCIONES PASTORALES INSUFICIENTES

 

  1. Pastoral de Conjunto, en la cual se deben integrar y relacionarse entre sí los grupos pastorales y todos los movimientos y asociaciones.
  2. Pastoral Familiar.
  3. Pastoral Social.
  4. Pastoral Juvenil.
  5. Pastoral Específica.
  6. Pastoral evangelizadora y catequética.
  7. Pastoral Cultual y litúrgica, dentro de un proceso catecumenal.
  8. Pastoral de la Religiosidad Popular.
  9. Formación de Agentes para pastorales específicas.

 

TIPO DE LAICO

 

  1. Sentido eclesial.
  2. Conciencia de su vocación laical.
  3. Encarnación en lo secular.
  4. Testimonio de vida evangélica.
  5. Capacidad de transmitir el mensaje.

 

PROCESO DE FORMACIÓN

 

  1. Integrales, progresivos, permanentes.
  2. Que partan de una base común.
  3. Que sean diferenciadas, comunitarios, de capacitación apostólica.

 

 

FORMACIÓN (convergencia de conceptos)

 

a) Integral, progresiva, gradual, permanente, sentido eclesial (pertenencia).

 

b) Temática: común (base), específica (contenidos), conciencia de la vocación (apertura a lo secular), conciencia y convicción laical.

 

c) Temática: especializada del y para el lugar, de acuerdo al área, al medio, a la realidad social.

 

d) Testimonio de vida e integralidad:

 

  • Espiritualidad: experiencia de Evangelio (mujeres y hombres de Dios) búsqueda de la voluntad de Dios, autenticidad espíritu de servicio, conversión.
  • Oración.
  • Sacramentos

 

 
CONJUNTO "B"
(Grupos 11-20)

 

(Sin datos)

 

CONJUNTO "C"
(Grupos 21-30)

 

COINCIDENCIAS: de 10 mesas...

 

9 Testimonio de la caridad: alfabetización, higiene, despensas, visita a hospitales, penitenciarías y asilos, cursos de medicina alternativa, MECE’s, grupos de 3a edad, atención a niños, mujeres y ancianos...

7 Bondad de la sectorización y el visiteo para lograr un contacto más personal.

7 Formación permanente por medio de la catequesis (jóvenes y adultos ), con temas de formación bíblica o cívica o política.

6 Evangelización fundamental en orden a llegar a comunidades menores.

6 Religiosidad popular, como encuentro personal y de entramado social.

6 Formación específica ( v. gr.: CEFAL, ACAN, CENTROS DE CATEQUISTAS...)

6 Diálogo entre sacerdotes y laicos. Dar lugar al laico, su convocación, conciencia en el propio laico de su papel en la Iglesia, testimonio del trabajo de los laicos comprometidos en los diversos campos del profetismo, de la liturgia ( catequesis presacramental, del testimonio de la candad...

5 Pastoral juvenil

3 Trabajo de conjunto entre sacerdotes, entre parroquias, decanal y vicarial; entre sacerdotes y religiosas, sacerdotes y laicos...

2 Pastoral familiar

 

Estas coincidencias solamente indican una importancia cuantitativa. Puede servir como un diagnóstico para ver qué acciones hay que apoyar para que continúen y, qué acciones deben ser más impulsadas v. gr.: la pastoral familiar.

 

Tosas estas acciones se realizan hacia el interior de la Iglesia, faltando señalar las acciones que el laico necesita realizar hacia fuera de la Iglesia, en el mundo, en donde solamente él puede hacerlas.

 

De gran importancia cualitativa debemos señalar las acciones que convocan al laico, le ayudan a descubrir y vivir su papel y, las actividades que favorecen el entramado (redes) social.

 

PERFIL DEL AGENTE LAICO. CARACTERÍSTICAS:

 

DE 10 MESAS, SE SEÑALÓ:

 

8 Trabajar por los demás

8 Testimonio de vida.  Las acciones confirmen lo que se dice creer.

8 Persona de oración y vida sacramental.

7 Se convierta en líder al modo de Jesús.

6 Abierto al diálogo.

6 Que conoce y se ubica en la realidad que vive y a la que evangeliza (se ubica).

6 "Hombre de Iglesia"

5 Que sabe adaptarse a las circunstancias.

5 Crítico, objetivo, adulto.

5 Que trata de vivir su espiritualidad laical ( llamado a la santidad y Cristocéntrico.

5 Misionero: sabe y acepta que su mayor trabajo se realiza fuera del templo.

4 Trabaja unido a la autoridad y Magisterio de la Iglesia.

4 Manifiesta disposición y se busca tiempo suficiente para el compromiso.

4 Trabaja en equipo.

3 Con espíritu de comunidad.

3 Que sabe y quiere ser democrático para elegir y ser elegido.

2 Con estímulo económico para dedicarse detiempo completo.

2 Educado.

2 Alegre

 

Todos los grupos coinciden en que la formación debe ser:

 

  • Básica-fundamental-gradual-permanente.
  • Humana y cristiana.
  • Integral.
  • Para salir del templo.

 

Esta formación se puede dar en la parroquia o centros interparroquiales. Según las diversas necesidades:

 

  • en la línea profética, litúrgica, de caridad
  • según las edades: niños, adolescentes, jóvenes adultos, 3a edad,  ancianos. Hombres o mujeres.
  • en la religiosidad popular, promoción humana, cambio de estructuras, análisis social...

 

La formación tiene que ser especializada y se puede dar en el decanato, en la vicaría, en los centros o institutos creados para tal fin. Se ve la necesidad de tener un reconocimiento oficial de la formación especializada recibida, para cuando se dé la necesidad de un cambio de parroquia o vicaría.

 

 

 

ORACIÓN FINAL

 

CELEBRACIÓN DE CLAUSURA

 

MONICIÓN

 

M.: Queridos hermanos, habiendo llegado al final de esta II Asamblea Diocesana, dirijamos nuestra oración de alabanza y acción de gracias al Señor Jesús, a santa María de Guadalupe y a su esposo san José, por habernos favorecido con abundantes gracias durante los trabajos que hemos realizado. Concluyamos, pues, con alegría y con una profunda esperanza, porque lo aquí trabajado es obra del Señor; nosotros solamente hemos hecho lo que le toca al obrero.

 

Canto: JUNTO A TI AL CAER DE LA TARDE

 

Junto a ti al caer de la tarde,

y cansados de nuestra labor

te ofrecemos con todos tos hombres,

el trabajo, el descanso, el amor.

 

Con la noche las sombras se acercan

y regresa la alondra a su hogar,

nuestro hogar son tus manos, oh Padre,

y tu amor nuestro nido será.

 

Cuando al fin nos recoja tu mano

para hacernos gozar de tu paz,

reunidos en torno a tu mesa

nos darás la perfecta hermandad.

 

Te pedimos, Señor, que nos nutras

con el Pan que del cielo bajó,

y renazca en nosotros la vida

con la fe, la esperanza, el amor.

 

ARZ.:  En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

T.: Amén.

 

D.: Del santo Evangelio según san Marcos (6, 30-34)

 

T.: Gloria a ti Señor.

 

Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: “Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco”. Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a ensañarles muchas cosas. Palabra del Señor.

 

T.: Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión ORACIÓN DE LOS FIELES

 

ARZ.:   Hermanos, invoquemos a Dios, que por su infinita misericordia nos ha concedido su Espíritu que nos ha guiado durante nuestros trabajos. Digámosle con fe:

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias Padre por la presencia de tu Hijo en la Santa Iglesia, fiel a la promesa de estar con ella hasta el fin del mundo.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias, Padre, por el Espíritu que vivifica siempre a tu Iglesia, la enriquece y fortalece con formas nuevas en el servicio de la caridad.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias por la presencia de Santa María de Guadalupe, primera misionera de nuestra Ciudad y de todo el país.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias por la presencia de San José, testimonio de amor y de servicio.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias, Padre, por el don de habernos reunido hoy en torno a nuestro Pastor, para que con él sigamos buscando las respuestas pastorales a las necesidades de nuestra Ciudad.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias, Padre, por los frutos de esta Asam­blea, a fin de que se conviertan en consignas, en hechos, en compromisos.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

L.: Te damos gracias, Padre, por el discernimiento que nos has permitido hacer ante la necesidad de la Formación de Agentes de Pastoral para las Acciones Especificas.

 

T.: Te damos gracias, Señor, por tu Espíritu.

 

ARZ.: Pidamos al Padre que venga su Reino de Justicia, de Amor, de Libertad y de Paz, orando junto con el Señor Jesús:

 

T.: Padre Nuestro...

 

Canto.: "MAGNÍFICAT"

 

EL SEÑOR HIZO EN MÍ MARAVILLAS

GLORIA AL SEÑOR

 

Engrandece mi alma al Sefior,

se alegra mi espíritu en Dios mi salvador.

Se inclinó sobre su humilde sierva

desde ahora dichosa me dirán todas las generaciones.

Maravillas hizo en mi el poderoso y Santo es su nombre.