ASAMBLEAS

 

I ASAMBLEA DIOCESANA

CAMINEMOS JUNTOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LUNES 4

 

 

 

ORACIÓN INICIAL — LUNES

 

ORACIÓN DE LA MAÑANA

 

MONICIÓN

 

 

A partir de la promulgación del Decreto General del II Sínodo de la Arquidiócesis de México, recibimos el llamado a unirnos en el Nuevo y Vigoroso Proyecto Misionero de la Evangelización en la ciudad de México.

 

A distancia de siete meses de esta Promulgación, nuestro Pastor nos ha convocado a la Primera Asamblea Diocesana.

 

Es momento de seguir escuchando la voz de quienes representan a nuestros agentes de evangelización. Pulsando así el sentir de esta comunidad arquidiocesana, expresaremos cual ha sido la respuesta a nuestra misión de anunciar el Evangelio a los pobres y alejados, a las familias y a los jóvenes.

 

Los desafíos siguen siendo impresionantes, pero la presencia de la acción misteriosa de Dios continúa realizando su proyecto evangelizador.

 

¡Bienvenidos todos ustedes, agentes de esperanza!

 

Celebremos en la fe este encuentro eclesial invocando al Espíritu Santo.

 

DE PIE

 

CANTO EL ESPÍRITU DEL SEÑOR

 

EL ESPÍRITU DEL SEÑOR

LLENO LA FAZ DE LA TIERRA

ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA.

 

Enviaste Señor, tu Espíritu

y todo ha sido creado,

y se ha renovado la faz de la tierra, (bis)

 

El vino a dar testimonio

de lo que nos dijo Jesús

y a confirmar toda su doctrina, (bis)

 

SALUDO

 

Sr. Arzobispo: Gracia de parte de Dios, Nuestro Padre y de Jesucristo el Señor para todos ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Sr. Arzobispo: Con la alegría de estar reunidos en el nombre del Señor Jesús, les digo: isean bienvenidos, todos ustedes que comparten conmigo el bautismo y la misión de anunciar el Evangelio en esta amada Arquidiócesis!

 

ORACIÓN

 

Sr. Arzobispo: Oremos. Señor, Dios nuestro, que con cada una de las Iglesias dispersas en el mundo, pones de manifiesto que la Iglesia universal es Una, Santa, Católica y Apostólica, haz que tu familia, unida en torno a su Pastor, crezca por la predicación del Evangelio y por la Eucaristía, en la unidad del Espíritu Santo, para que manifiestes dignamente la universalidad de tu Pueblo y sea signo e instrumento en el mundo de la presencia de Cristo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por todos los siglos.

 

Todos: Amén.

 

SENTADOS

 

MONICIÓN

 

Si el Señor no construye la Casa, en vano se afanan los constructores.

 

CANTO

 

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA,

QUE EL SEÑOR NOS GUARDE LA CIUDAD,

QUE NOS LLENE DE SU RIQUEZA,

QUE NOS GUARDE SIEMPRE DEL MAL

 

Si el Señor no construye la Casa,

En vano se cansan los albañiles,

si el Señor no guarda la ciudad,

en vano vigilan los centinelas.

 

Es inútil que madruguéis,

que veléis hasta muy tarde,

que comáis el pan de la fatiga:

Dios lo da a sus amigos mientras duermen.

 

DE PIE

 

PROCESIÓN SOLEMNE CON EL EVANGELIARIO

 

MONICIÓN

 

Recibimos la Palabra de Dios que ha iluminado nuestro compromiso que hace siete meses nos encomendó nuestro Pastor, al ser enviados a trabajar por la construcción del Reino.

 

CANTO

 

TU REINO ES VIDA, TU REINO ES VERDAD;

TU REINO ES JUSTICIA. TU REINO ES PAZ;

TU REINO ES GRACIA, TU REINO ES AMOR;

VENGA A NOSOTROS TU REINO SEÑOR (bis).

 

Dios mío, da tu juicio al rey,

y tu justicia al hijo de reyes,

para que rija a tu pueblo con justicia,

a tus humildes con rectitud,

para que rija a tu pueblo con justicia,

a tus humildes con rectitud.

 

Que los montes traigan la paz

y los collados traigan la justicia;

que El socorra y defienda al sencillo,

a tus humildes con rectitud;

que El socorra y defienda al sencillo,

a tus humildes con rectitud.

 

MONICIÓN

 

Estén atentos nuestros oídos a la voz de su Palabra.

 

PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO (Mc 4,  26-29)

 

Diácono: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Diácono: Proclamación del Santo Evangelio, según San Marcos.

 

Todos: Gloria a Ti, Señor.

 

En aquel tiempo, Jesús decía: "El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra, duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo. La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega".

 

Diácono: Palabra del Señor.

 

Todos: Gloria a Ti, Señor Jesús.

 

HOMILÍA [SENTADOS]

 

ORACIÓN DEL II SÍNODO [DE PIE]

 

Sr. Arzobispo: Oremos.

 

Todos: Padre, Tú quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Para eso, por Cristo, convocas a la Iglesia y le confías la tarea de la evangelización.

 

Envíanos tu Espíritu para que, al hacer realidad nuestro Sínodo Diocesano, sigamos buscando la respuesta adecuada a las necesidades del Pueblo de Dios.

 

Por intercesión de Santa María de Guadalupe y de San José, concédenos la gracia de caminar juntos en el cumplimiento de tu voluntad.

 

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor,

 

Amén.

 

BENDICIÓN

 

Sr. Arzobispo: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Sr. Arzobispo: Dios Padre que nos ha creado para que hagamos presente su poder creador en nuestras culturas prosiga en nosotros toda obra buena.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo: Jesucristo, Evangelio vivo del Padre, nos llene con su alegría y con su paz.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo: El Espíritu Santo anime con su rocío benéfico las actividades de estos días, de modo que sigamos cooperando en la construcción del Reino de Dios en nuestra Arquidiócesis.

 

Todos: Amén.

 

DESPEDIDA

 

Diácono: Con la alegría de estar reunidos y la esperanza de que esta misteriosa semilla del Evangelio manifieste sus frutos, iniciemos nuestros trabajos bajo la protección maternal de María de Guadalupe.

 

CANTO FINAL

 

Mientras recorres la vida,

tú nunca solo estás;

contigo por el camino, Santa María va.

 

VEN CON NOSOTROS AL CAMINAR,

SANTA MARÍA, VEN (bis).

 

Aunque te digan algunos,

que nada puede cambiar,

lucha por un mundo nuevo,

lucha por la verdad.

 

Si por el mundo los hombres,

sin conocerse van,

no niegues nunca tu mano,

al que contigo está.

 

Aunque parezcan tus pasos,

inútil caminar,

tú vas haciendo camino;

otros lo seguirán.

 

 

 

 

DECRETO DE CONSTITUCIÓN DE LA ASAMBLEA DIOCESANA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ERNESTO CORRIPIO AHUMADA

ARZOBISPO PRIMADO DE MÉXICO Y CARDENAL DE LA SANTA IGLESIA ROMANA

 

  1. Nuestra Arquidiócesis ha vivido a lo largo de todo el proceso sinodal una profunda experiencia de Iglesia, que es consciente de su ser de comunidad convocada y enviada arealizar de manera nueva, en nombre del Señor, su misión evangelizadora.
  2. En efecto, el Sínodo, presidido por mí como Pastor de la Diócesis, ha sido "el medio más solemne y formal de abrir los cauces de la participación diocesana, para trazar juntos los caminos del seguimiento de Jesús, y para dar respuesta a las necesidades pastorales del Pueblo de Dios" (Edicto, n. 24).
  3. Por eso este acontecimiento se reveló como un importante espacio eclesial de encuentro de los diversos sectores y áreas de la vida diocesana, con capacidad de generar "un proceso de discernimiento pastoral, para poder marcar las líneas directrices de la Iglesia en los finales de este milenio y en los inicios del próximo".
  4. Ahora bien, como Comunidad Diocesana nos hemos sentido vivamente insertos en este proceso de renovación pastoral, que es propio de la Iglesia que peregrina como sacramento de la salvación de Jesús en la Historia y, que debe, por tanto, responder a las situaciones cambiantes en la vida del hombre y en el mundo.
  5. Esta conciencia motivó a los participantes en la IV Asamblea Sinodal —Agosto de 1992— para proponer, al tratar de las 'estructuras' de la Nueva Evangelización, la creación de una "ASAMBLEA DIOCESANA" que de alguna manera prolongara y actualizara ese ambiente del Sínodo Diocesano.
  6. Se concibió así esta estructura de la Nueva Evangelización, como una instancia eclesial en la que se viviera de nuevo la fuerte y luminosa experiencia de discernimiento, en comunión, diálogo y corresponsabilidad entre los diversos miembros de la Comunidad Arquidiocesana y, como un medio privilegiado de consulta del Pueblo de Dios para el Pastor de la Diócesis.
  7. En congruencia con este espíritu y finalidad pastoral, he querido dejar claramente asentado, tanto en el Edicto de Clausura del Sínodo (n. 68), como en el Decreto General del mismo (n. 351), que esa 'feliz iniciativa' debe convertirse en una realidad, creando esta nueva estructura pastoral en la Arquidiócesis: LA ASAMBLEA DIOCESANA.
  8. Por lo tanto, para llevar a efecto esta importante iniciativa sinodal:

 

CON MI AUTORIDAD PASTORAL CONSTITUYO, POR EL PRESENTE DECRETO
LA "A S A M B L E A D I O C E S A N A"

 

que deberá estructurarse y funcionar según el espíritu y propósitos expresados en los diversos documentos sinodales.

 

Pongo en manos del Señor, por la intercesión maternal de Santa María de Guadalupe, esta 'feliz iniciativa', para que la bendición divina la haga fecunda para el crecimiento del Reino de Dios en nuestra Ciudad Arquidiócesis.

 

Curia del Arzobispado de México, el día cuatro de Julio de mil novecientos noventa y cuatro.

 

ERNESTO CARD. CORRIPIO AHUMADA
Arzobispo Primado de México

 

Pbro. Fco. Antonio Macedo Tenllado

Canciller

 

ARTÍCULOS TRANSITORIOS:

 

El Proyecto de Estatuto de la Asamblea Diocesana, como organismo estable, y cuya elaboración he confiado a la Vicaría de Pastoral, se presentará y estudiará en una de las sesiones de esta Primera Asamblea.

 

Con el Resultado de esta última consulta, la Vicaría de Pastoral hará una nueva redacción que será sometida a mi aprobación, para que el Estatuto sea luego promulgado con mi autoridad episcopal.

 

 

 

 

PRESENTACIÓN GENERAL DE LA ASAMBLEA DIOCESANA 1994

 

 

Emmo. Señor Cardenal,

Señores Obispos, Señores Vicarios Episcopales Territoriales y de Sector,

Hermanas y Hermanos Laicos,

Hermanas y Hermanos de la Vida Consagrada,

Hermanos Presbíteros,

Miembros del Senado Presbiteral,

Señores Decanos:

 

INTRODUCCIÓN

 

La convocación de la presente Asamblea, por parte de quien es el Pastor de esta comunidad Diocesana, es una nueva llamada del Señor a nosotros sus discípulos en esta inmensa Arquidiócesis, para renovar nuestro empeño evangelizador ya actualizado con ocasión del II Sínodo recientemente realizado.

 

En efecto, tal como el mismo Señor Cardenal lo dijo, la convocación de la Asamblea Diocesana es una manifestación de eclesialidad para revisar nuestros trabajos, discernir el caminar evangelizador de la Arquidiócesis y vivenciar la fraternidad como discípulos y apóstoles del Señor Jesús.

 

En esta presentación quiero enfatizar el significado de la Asamblea y sus objetivos a fin de esclarecer, desde un principio, sus alcances y propósitos. Asimismo, al vivir la experiencia de una primera Asamblea estaremos en grado de reflexionar más sobre la naturaleza, sentido e incluso nonnatividad de la Asamblea misma que, al ser una intuición evangélica nacida en los días de la reflexión sinodal y retornada con sensibilidad pastoral por el Señor Cardenal, necesitaba de una consideración más amplia aunque seguramente todavía preliminar.

 

Quiero de antemano agradecer, a nombre de la Vicaría de Pastoral, la presencia de todos Ustedes que tiene un significado de vitalidad eclesial, disponibilidad y compromiso. De manera especial quiero agradecer al Señor Cardenal la confianza que ha depositado en todos nosotros y ratificarle nuestro espíritu de colaboración sincera y decidida.

 

SIGNIFICADO Y ALCANCES DE ESTA ASAMBLEA

 

Tal como desde el principio se planteó, esta Asamblea Diocesana está íntimamente relacionada con el proceso sinodal y, más específicamente, con el Programa Inicial Arquidiocesano que el Señor Cardenal presentó a la comunidad arquidiocesana en noviembre de 1993.

 

El Programa Inicial Arquidiocesano tiene como motivación el abrir un cauce operativo a la riqueza indiscutible del Decreto General del II Sínodo. Su acento es eminentemente pastoral, sin olvidar la

ingente tarea de la normatividad que ha de desprenderse también del Decreto y que ya está en marcha.

 

Este Programa ha planteado a su vez, tres Programas Específicos o particulares en los que, por la

naturaleza propia de la programación pastoral, se propusieron metas y actividades en horizontes de tiempo definidos. Sin embargo, la intención no es la de rigidizar dicha programación independientemente de la realidad de los procesos de cambio que supone toda iniciativa innovadora como lo es la Nueva Evangelización. Lo importante del Programa es que al ser un impulso concreto nos hace avanzar en un proceso real de historia de salvación, en donde las metas previstas por el programa se convierten en ideales que se van alcanzando gradualmente y no automáticamente.

 

Es decir, desde el principio conviene señalar que el proceso impulsado por el Programa Inicial está

todavía en sus comienzos y, al asentar esta verdad no se pretende invalidar su vigencia, ni suponer que estuvo mal orientado, o bien que no ha sido asumido por la comunidad diocesana. Más bien creemos que este hecho nos ubica en la realidad de un proceso y es fundamental ser fieles a él.

 

Por tanto se trata sí, como se anunció, de realizar en esta Asamblea una evaluación que quiere, con realismo, retomar el Programa en su conjunto y los Programas Específicos en particular, desde donde en verdad se encuentran, a partir del proceso que se ha generado. La importancia de este punto de partida radica en el comprender que el Programa no es esencialmente una idea, un propósito, ni menos un documento por formal que parezca. El programa es un caminar histórico, es vida real, es proceso de conversión y seguimiento; es del todo importante ser fieles a ese proceso.

 

Al examinar la vida diocesana en función del Programa, encontramos que es la SECTORIZACION la

etapa en la que realmente estamos situados en relación a las actividades previstas particularmente en el primero y segundo programas específicos. Por esta razón, la evaluación de esta Asamblea quiere centrarse particularmente en este propósito que parecería ser sólo una cuestión organizativa de importancia relativa. En realidad nos parece que es llave de entrada a los grandes temas de la reflexión sinodal, como seguramente se explicitará a lo largo de nuestros trabajos. Por tal motivo será también a través de esta entrada por la que nos acercaremos, tanto cuanto nuestra realidad pastoral nos lo pida, a algunas realizaciones más específicas de la "Promoción Humana".

 

Con estas consideraciones creemos que bien se puede formular los objetivos de esta Asamblea.

 

OBJETIVOS DE ESTA ASAMBLEA

 

Evaluar el avance, mediante la revisión concreta, del Programa Inicial Arquidiocesano, particularmente de los Programas Específicos I y n en el ámbito de los decanatos y haciendo especial énfasis en lo referente a la sectorización.

Orientar los pasos siguientes del proceso pastoral, en base a la revisión que se haga ya las

metas de los Programas Específicos así como al objetivo de todo el Programa.

Hacer aportaciones para echar a andar el Programa Específico III.

Revisar y enriquecer el proyecto de Estatuto de la misma Asamblea Diocesana.

 

MÉTODO DE TRABAJO

 

La Asamblea Diocesana es un espacio de diálogo, búsqueda y discernimiento. Por esta razón el método de trabajo no es magisterial o expositivo. Es principalmente de análisis y discusión en grupo y, en Asamblea. Todo esto tiene como motivación el mismo espíritu que nos reúne, que es de eclesialidad y sentido de diálogo.

 

Oportunamente el equipo encargado de la dinámica dará las orientaciones para la puesta en marcha y ejecución de los trabajos. El primer día está dedicado a la evaluación de los Programas Específicos I y II en lo que se refiere principalmente, como se ha dicho, a la sectorización. El segundo día, se concluirán los trabajos de este apartado y se dedicará la mayor parte del tiempo al Programa Específico III. Por último, el tercer día se revisará el proyecto de Estatuto de la Asamblea.

 

La oración ocupa en nuestras vidas un lugar central por su significado y trascendencia. Los momentos de oración de esta Asamblea serán breves en atención al conjunto de asuntos que hay que tratar, sin embargo, es el clima de oración el que podrá mantenernos en el espíritu de discernimiento y búsqueda evangélicas.

 

CONCLUSIÓN

 

Para concluir me permito exhortar a todos Ustedes a que adoptemos la actitud de quien se siente llamado por el Señor a seguirlo en el camino de la misión.

 

Las familias, los alejados del influjo del Evangelio, los pobres y los jóvenes de nuestra Ciudad son la llamada de Dios que nos ha reunido aquí. No los defraudemos.

 

Los laicos, su formació, su misión evangélica secular, nos siguen interpelando a todos como un gran desafío en el México que estamos viviendo.

 

La integralidad de los medios de la evangelización y la prioridad que hemos de dar entre ellos a la promoción humana nos siguen desafiando. No seamos insensibles a este llamado del Señor.

 

En el actual caminar de la Arquidiócesis, la SECTORIZACIÓN se descubre como un instrumento de trabajo y organización pastoral muy importante para poder enfrentar todos estos cometidos. Debemos seguir impulsando. No desmayemos en este esfuerzo.

 

Que María de Guadalupe, guía y maestra de nuestro peregrinar en el seguimiento de las huellas de Jesús, nos ayude en los trabajos de esta Asamblea. Que San José, el hombre prudente y fiel a su papel en la historia de salvación, nos inspire la prudencia y docilidad necesarias al Espíritu.

 

México, D. F., a 4 de Julio de 1994.

 

P. Alberto Márquez Aquino

Vicario Episcopal de Pastoral

 

 

 

TRABAJO EN GRUPOS

 

 

ANÁLISIS

 

1) LO HECHO Y LO CONSEGUIDO

 

  • ¿Qué se ha entendido por SECTORIZACIÓN?
  • ¿Qué hemos hecho en los DECANATOS en orden a la SECTORIZACIÓN en función del Programa Específico I y II?
  • ¿Cuáles han sido las DIFICULTADES más notorias y cómo se han superado?
  • ¿Qué RESULTADOS ha habido?
  • Desde la experiencia tenida, ¿qué perspectivas se le ve a la Sectorización como MEDIO de EVANGELIZACIÓN?

 

2) LO QUE DEBERÍA SER LA SECTORIZACIÓN

 

  • Confrontar lo hecho con los números 92-106 del Decreto General, analizando cuidadosamente.
  • ¿Por qué el Decreto considera la Sectorización como un MEDIO —no como un fin— apto para la Evangelización de la Cultura en el D. F.?

 

3) VIENDO EL FUTURO INMEDIATO

 

De las ACTIVIDADES marcadas en los Programas Específicos I y II, ¿cuáles deberían privilegiarse de aquí a la siguiente Asamblea enfunción de la Evangelización de la Cultura en el D. F.?

 

4) APOYOS

 

En orden a lo anterior:

 

  • ¿Cómo impulsar en las PARROQUIAS la sectorización según lo entendido desde el Decreto General?
  • ¿Cómo debe el DECANATO realizar su función propia de COORDINACIÓN para la Sectorización, formación de agentes, procesos catecumenales y promoción humana?
  • ¿Qué se espera de la VICARÍA TERRITORIAL propia en este sentido de animación y subsidiariedad?
  • ¿Qué se espera de la VICARÍA DE PASTORAL en su tarea integradora, promotora y animadora?

 

GUÍA PARA ELABORAR LA PROPUESTA SOBRE SECTORIZACIÓN

 

LA SECTORIZACIÓN DEBERÍA SER ... describir aquí, qué es? y, ¿para qué sirve? en general ... ANTE EL DESAFÍO DE EVANGELIZAR LA CULTURA DEL D. F. CONSIDERAMOS QUE DEBEMOS PRIVILEGIAR ... proponer actividades marcadas en los Programas Específicos I y II ... PARA TRABAJAR HACIA LA II ASAMBLEA DIOCESANA.

 

PENSAMOS QUE EN LAS PARROQUIAS PROPIAS IMPULSARSE LA SECTORIZACIÓN CON LOS SIGUIENTES PASOS: ... EL DECANATO PODRÍA APOYAR DANDO ESPECIAL ATENCIÓN A ...

 

DESDE LA VICARÍA TERRITORIAL CONVENDRÍA QUE SE IMPULSARA ... EN TODO ESTO LA VICARÍA DE PASTORAL AYUDARÍA ...

 

 

 

 

 

ORACIÓN FINAL — LUNES

 

 

ORACIÓN DE LA TARDE

 

MONICIÓN

 

Así como la Iglesia primitiva ante un desafío en las tareas pastorales se reúne para orar y discernir cómo organizar la tarea misionera que le encomendó el Señor Jesús, para eso también nosotros nos hemos reunido en esta asamblea.

 

CANTO

 

ESPÍRITU SANTO VEN, VEN (3)

EN EL NOMBRE DE JESÚS.

 

Acompáñame, condúceme, toma mi vida

Santifícame, transfórmame.

Espíritu Santo ven.

 

Resucítame, conviérteme todos los días.

Glorifícame, renuévame,

Espíritu Santo ven.

 

Fortaléceme, consuélame en mis pesares

Resplandéceme, libérame,

Espíritu Santo, ven.

 

Ilumíname, inspírame cuando decaiga.

Aniquílame, consúmeme,

Espíritu Santo, ven.

 

MONICIÓN

 

Si nuestras comunidades son extensas, muchas son también las posibilidades de invitar y formar nuevos agentes de la Evangelización.

 

Lector: Del libro de los Hechos de los Apóstoles (Hch 6, 1-6)

 

Por aquellos días, al multiplicarse los discípulos, hubo quejas de los helenistas contra los hebreos, porque sus viudas eran desatendidas en la asistencia cotidiana. Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: "No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas. Por tanto, hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres de buena fama, llenos de Espíritu y sabiduría, y los pondremos al frente de este cargo; mientras que nosotros nos dedicamos a la oración y al ministerio de la Palabra. Pareció bien la propuesta a toda la asamblea y escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, a Prócero, a Nicanor, a Timón, a Parmenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía; los presentaron a los Apóstoles y, habiendo hecho oración, les impusieron las manos. Palabra de Dios.

 

Todos: Te alabamos Señor. [SILENCIO MEDITATIVO]

 

Diácono: Escucha Padre, la oración de tus hijos y concédenos saber discernir lo que nos pides. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

DESPEDIDA

 

Diácono: Vayamos a continuar los trabajos a los que nos ha convocado el Pastor de nuestra Iglesia diocesana.

 

Todos: En el nombre del Señor Jesús.

 

ORACIÓN CONCLUSIVA DE LA JORNADA

 

MONICIÓN

 

Terminemos la jomada alabando a Dios por la misión que encomendó a la Santísima Virgen María.

 

ÁNGELUS

 

El Ángel del Señor anunció a la Virgen María,

 

Y concibió por obra del Espíritu Santo. Ave María...

 

He aquí la esclava del Señor,

 

Hágase en mí según tu Palabra. Ave María...

 

Y el Verbo se hizo carne,

 

Y habitó entre nosotros. Ave María...

 

Oremos: Te rogamos Señor que infundas tu gracia en nuestras almas para que los que hemos conocido, por el anuncio del ángel, el misterio de la Encarnación de tu Hijo, por los méritos de su pasión y cruz, seamos llevados a la gloria de la resurrección.

 

Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

 

 

 

MARTES 5

 

 

 

ORACIÓN DE LA MAÑANA

 

MONICIÓN

 

El II Sínodo de la Arquidiócesis de México nos ha invitado a abrirnos a la pluralidad de formas de trabajo misionero y a encarnarnos cada vez más en la Iglesia diocesana.

 

El programa específico N° III del Programa Inicial Arquidiocesano busca lanzarnos a la diversidad que implica la Pastoral ambiental o diferenciada.

 

¿Qué significa esta apertura pastoral?

 

¿Qué pistas podemos aportar para realizarlo?

 

Respondámoslo en esta jornada, guiados por la Palabra de Dios.

 

CANTO

 

Yo no era profeta

ni un hijo de profeta

yo era un pastor y vendedor de higos.

El Señor me tomó de detrás del rebaño

y me dijo: "Ve y profetiza".

 

DESDE LA ALBORADA

DE MI VIDA TE SENTÍ,

SIN QUE TU ME HABLARAS

YO SABIA QUE ESTABAS AHÍ.

 

En el verde espejo

de los campos yo te vi,

y en el aire fresco de los montes te sentí.

 

En la dulce risa de los niños yo te vi,

y en el corazón de los sencillos te sentí.

 

En la noche negra tú estabas junto a mí,

fue por tu presencia que en el fango no caí.

 

DESDE LA ALBORADA

DE MI VIDA TE SENTÍ,

Y AHORA ME CONSAGRAS

PARA TRANSFORMARME EN TI.

PARA TRANSFORMARME EN TI.

 

SALUDO

 

Sacerdote: El Dios de la alegría y de la paz esté con todos ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Sacerdote: Oremos. Padre, que con la presencia de tu Espíritu suscitas en tu Iglesia diversidad de dones, ayúdanos a cooperar contigo para instaurar tu Reino en todos los ambientes de nuestra ciudad. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que siendo Dios vive y reina Contigo en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

 

MONICIÓN

 

Tener espíritu misionero es la condición para abrirse a la novedad que nos pide el Espíritu Santo.

 

Religiosa: Del libro de los Hechos de los Apóstoles (Hch 16, 6-10)

 

Pablo y Timoteo atravesaron Frigia y la región de Calada, pues el Espíritu Santo les había impedido predicar la palabra en Asia. Estando ya cerca de Misia, intentaron dirigirse a Bitinia, pero no se lo consintió el Espíritu de Jesús. Atravesaron, pues, Misia y bajaron a Tróada. Por la noche Pablo tuvo una visión: un macedonio estaba de pie suplicándole: "Pasa a Macedonia y ayúdanos". En cuanto tuvo la visión, inmediatamente intentamos pasar a Macedonia, persuadidos de que Dios nos había llamado para evangelizarles. Palabra de Dios.

 

Todos: Te alabamos, Señor.

 

ALABANZA Y PLEGARIA

 

MONICIÓN

 

Ante la pluralidad pastoral de nuestra Arquidiócesis, oremos como Iglesia.

 

Lector (canta):

 

HONOR, GLORIA Y ALABANZA A NUESTRO DIOS.

 

Todos: HONOR, GLORIA Y ALABANZA A NUESTRO DIOS.

 

Lector (recita):

 

Juan Pablo II, misionero de Cristo, signo de comunión universal.

 

Todos: HONOR....

 

Lector: Ernesto, Arzobispo de México, sucesor de Fray Juan de Zumárraga, padre sencillo de la comunidad.

 

Todos: HONOR....

 

Vicarios Episcopales, colaboradores y constructores de la Iglesia Arquidiocesana.

 

Todos: HONOR....

 

Decanos, agentes de comunión y participación.

 

Todos: HONOR....

 

Pastores del pueblo de Dios, presencia sacramental de Cristo en medio de su pueblo.

 

Todos: HONOR....

 

Mujeres consagradas, que con sus diversos carismas contribuyen a la formación de la Iglesia diocesana.

 

Todos: HONOR....

 

Familias, Santuario de la vida.

 

Todos: HONOR....

 

Lector (canta):

 

VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR

 

Todos: VENGA A NOSOTROS TU REINO SEÑOR.

 

Todos (recitado):

 

A nuestra juventud que busca caminos para realizarse en la vida.

 

Todos: HONOR....

 

Todos (recitado):

 

A nuestra juventud esclavizada por las diferentes plagas de la cultura de la muerte.

 

A los niños desprotegidos de familia, alimentos y educación.

 

A la mujer, presencia digna de Dios en la familia y en la sociedad.

 

A los ancianos, sabiduría de la vida y retos para la caridad familiar.

 

A los obreros, que con su trabajo promueven el bien social.

 

A todos los constructores de la sociedad.

 

Sacerdote: Oremos. Concédenos, Señor, seguir siempre tus inspiraciones, para que en todo podamos servirte. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

CANTO

 

MONICIÓN

 

Con la alegría de ser hijos de Dios, cantemos: PADRE NUESTRO, QUE ESTÁS EN EL CIELO...

 

DESPEDIDA

 

Sacerdote: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Sacerdote: La bendición de Dios Todopoderoso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre todos ustedes y Permanezca siempre.

 

Todos: Amén.

 

Sacerdote: Vayamos a vivir nuestra jornada en la presencia del Señor.

 

Todos: Gloria y alabanza a nuestro Dios.

 

 

 

 

PROGRAMAS ESPECÍFICOS I y II

 

 

SECTORIZACIÓN

 

La Iglesia, desde los primeros siglos, ha tenido una preocupación por llegar a las personas y a los ambientes concretos, para llevarles una Buena Nueva de salvación. Dividir territorios o grupos de personas para lograr este objetivo, no es nuevo. Tal vez lo nuevo es el vocablo que se usa para describir hoy día esta realidad: sectorización.

 

El día de ayer entre todos nos hemos ayudado a entender qué significa esta palabra. La hemos descrito como: "La acción de dividir en partes el territorio y los ambientes para facilitar la evangelización"; "una estructuración geográfica para inculturar el Evangelio"; "un medio para descentralizar la vida de la Iglesia"; "un proceso que facilita la evangelización"; "un medio eficaz para planificar desde las bases, en corresponsabilidad"; "una manera de organizar la nueva evangelización"; es un "camino para acercarnos a la gente y conocer su realidad y sensibilizarse de ella"; "una forma para entrar en contacto con los alejados y enganchar a los fríos"; "un instrumento para evangelizar la cultura"; "un medio para promover el laicado". En el D. F., se hace más necesaria y urgente, "ya que en esta Ciudad existe un abanico de expresiones culturales", "es el medio para realizar una pastoral diferenciada"; "a través de este medio se facilita la reunión de personas, salir del anonimato, promover el espíritu comunitario, facilitar la conversión en su misma realidad"; se llegó a decir que "el hecho mismo de sectorizar, nos evangeliza, pues nos despierta la conciencia misionera y nos facilita el cumplimiento de las cuatro prioridades sinodales".

 

Llevarnos esta conciencia al regresar a nuestros trabajos pastorales, va a ayudarnos a hablar un lenguaje común que mucho va a servir para el cumplimiento de los programas I y II.

 

No hubo grupo que dijera que es inconveniente o contraproducente sectorizar. Sin embargo, a pesar de estas descripciones y bondades del sectorizar se constata que ha habido entre los agentes, párrocos y rectores de templos, respuestas diversas:

 

LOS CÓMOS DE LA SECTORIZACIÓN

 

Pocos han sectorizado; algunos de éstos no saben 'qué sigue'; la mayoría ve la conven9iencia, pero no sabe CÓMO empezar a sectorizar. Otros, esperemos que sean los menos, definitivamente no quieren.

 

La Asamblea hizo esfuerzos por sugerir 'cómos': se habló de tomar en cuenta la orografía, de partir detectando a los laicos comprometidos y sectorizar en función de su domicilio; considerar la ubicación de las capillas, popularizar aún más los Programas Específicos I y II, que ya de por sí están escritos en un lenguaje sencillo y directo; sin embargo, a pesar de estos caminos, se siente que hacen falta más 'cómos' y, no sólo en función de una sectorización territorial, sino aún más, de una sectorización ambiental.

 

LA FIGURA DEL DECANO

 

La Asamblea, a través de las conclusiones de los 30 grupos se da cuenta que podrían ser inventados más y más 'cómos', sin embargo, si no existe la voluntad efectiva del párroco o encargado de templo, dichos medios no servirán de mucho.

 

En este sentido, la Asamblea pide a los párrocos que cambien su mentalidad; algún grupo llega a exhortar a los laicos a que se la cambien; que se les capacite para esta nueva evangelización; hay sin embargo un recurso que la mayoría de los grupos señala para lograr estas metas: el Decano.

 

Aparece en escena este agente de pastoral al que se le consideraba hasta ahora desvalorado. Da la impresión que esta Asamblea considera al Decano como la esperanza no sólo del cumplimiento de los Programas Específicos I y II, sino en definitiva del Decreto General; que él sea el más entusiasta promotor de la sectorización, del salir del templo, de aprovechar los grupos existentes en la parroquia; de formar a los laicos, que dé un papel protagónico a los jóvenes; que forme a sus párrocos y rectores de templo; que en cada reunión decanal les hable del sínodo; que revise los programas; que visite a los sacerdotes del decanato; que identifique a los párrocos que no han entrado al proceso sinodal, para motivarlos, aún usando su autoridad; que no se le olvide Ahuatepec; en una palabra, que sea el ejemplo y promotor de esta nueva manera de evangelizar.

 

Se le dan, entre otras, estas sugerencias significativas: que haga eclesiales las reuniones decanales, en las que participen laicos, religiosas(os) y presbíteros; que constituya el Consejo Pastoral Decanal; que estructure su decanato en equipos de tres o cuatro parroquias afines; que reúna a los coordinadores de sectores de las distintas parroquias, para que los anime; y que un camino para descubrir su ser y quehacer, como decano, es cumplir y hacer cumplir los Programas Específicos: "desde la estructura decanal es de donde se debe impulsar todo este proceso... desde ahí se debe supervisar".

 

Buen número de laicos presentes en esta Asamblea no sólo ha descubierto a este Agente, el Decano, sino que ha fincado en él las esperanzas de que los Programas y el Sínodo no quede para muchos, sólo en el papel; pero como lo decía uno de los grupos: "es necesario que el decano ame su oficio". Tal vez este espíritu de parte del Decano sea uno de los primeros CÓMO dentro del proceso de sectorización.

 

DESCUBRIR AL LAICO

 

No tiene sentido sectorizar si no hay laicos. Sectorizar fríamente en los mapas, no es un acción pastoral. Para sectorizar, se tiene que valorar primero al laico dentro de una parroquia. Párroco que aún no valora a los laicos, no podrá valorar ni la sectorización ni el por qué tiene que hacerla. El párroco debe promover por todos los medios la vocación laical, siguiendo la pedagogía de Jesús.

 

Ayer se oyó el lamento de "que no hay laicos preparados"; sin embargo, considero que debemos reconocer que hay muchos laicos que, gracias a la evangelización recibida de distintos movimientos y asociaciones de los que son miembros, pueden ser considerados como 'capacitados': han vivido su cristianismo gracias al movimiento. Los valora el movimiento, pero desgraciadamente no sucede lo mismo con el párroco. Esto no rara vez ha llevado al movimiento a buscar lugares o ambientes ajenos a la parroquia, en donde dicho laico capacitado active su fe.

 

La sectorización parece ser un medio que va a facilitar la unión de esfuerzos: de la parroquia y del laicado capacitado, casi siempre, miembros de los movimientos. Es la puerta que va a unirlos en el espíritu misionero de salir a buscar a los alejados; es el quicio alrededor del cual los distintos movimientos se van a sentir unidos a la parroquia en función de una meta común: la evangelización de los alejados, de las familias, de los jóvenes y de los pobres. Los laicos de la misma parroquia, unidos, abordan el gran reto: la inculturación del Evangelio, para lograr la evangelización de las culturas. Saldrán del templo no cada uno con su propia sigla, sino como miembros de una misma parroquia; visitarán no para hacer a los visitados, en primera instancia, miembros de su movimiento o cofradía, sino para iniciar con ellos procesos catecumenales que lleven a dichos destinatarios a una conversión a Dios y a sus hermanos, aprovechando los tiempos fuertes del año litúrgico a través de jornadas evangelizadoras.

 

UN MEDIO DE UNIDAD

 

La sectorización es pues, además de todo lo dicho, un medio para que los movimientos se unan en un proyecto parroquial común. Tal vez se pueda decir que la aportación que la parroquia hará a los movimientos es el descubrimiento y práctica del ser misionero.

 

Aparecen entonces nuevos servicios hasta ahora insospechados, tanto para la parroquia como para los movimientos: el coordinador de calle, el promotor social, el encargado del sector, el promotor de la fe del condominio, del mercado, del multifamiliar, el rezandero, el promotor de la religiosidad popular, etc.

 

El Programa I, como dijo uno de los grupos, "es el más trabajado". No pasa lo mismo con el Programa II, "que casi no se ha realizado, sino en una línea asistencial y en casos aislados". Si para este último Programa se sugería ayer: "volverlo a proponer desde el inicio, poniendo énfasis en los tres primeros números, a saber:

 

  • Promover la vida comunitaria y la interrelación de las familias a nivel de calle, edificio y de barrio como base para la creación de Centros de Promoción Humana en los que particularmente se tomen en cuenta las necesidades en los campos de nutrición y salud.
  • impulsar la formación de laicos que sean verdaderos promotores sociales.
  • Potenciar los pequeños proyectos de las mismas comunidades locales con apoyo técnico y de financiamiento, pero siempre respetando su proceso de integración comunitaria y de crecimiento de las personas.

 

Algo semejante se sugiere para el Programa I: "volverlo a proponer desde el inicio", poniendo énfasis en inventar cómos:

 

  • Cómo sectorizar.
  • Cómo visitar.
  • Cómo dar sentido misionero a las acciones que ya se hacen en el templo y oficina.
  • Cómo llamar laicos y cómo formarlos o completarles su formación en función de este proyecto.
  • Cómo impulsar —iniciar o continuar— procesos catecumenales.
  • Cómo realizar las jornadas evangelizadores en los momentos fuertes de religiosidad o del año litúrgico.
  • Cómo unir esfuerzos de jóvenes y adultos.
  • Cómo inculturar el Evangelio.

 

Quiero terminar con las palabras dichas ayer por uno de los grupos: "Se está sintiendo un ambiente de Iglesia en marcha. Aceptemos lo que hay y asumamos los retos".

 

P. Benjamín Bravo Pérez

 

 

 

INTRODUCCIÓN GENERAL

HACIA UNA PASTORAL DIFERENCIADA

 

 

A la luz del II Sínodo de la Arquidiócesis de México

Guía de Análisis

 

Presentación

 

  • El Programa Inicial Arquidiocesano pone en marcha el Decreto General que subrayó la necesidad de la inculturación del Evangelio en la cultura urbana.
  • El tercer Programa Específico nos lleva a buscar los ambientes más significativos de la vida de la Ciudad en orden a una Pastoral Diferenciada; sin embargo parece necesario precisar antes la misma noción de pastoral diferenciada y su relación con el conjunto de la acción pastoral.
  • El sentido de este documento es el de servir como guía de análisis que permita estructurar y sintetizar el trabajo de reflexión hecho por la Asamblea Diocesana en relación al tema que nos ocupa.

 

Nociones Básicas

 

Acción Pastoral en General

 

  • Al hablar de acción pastoral en general, estamos haciendo referencia a algo tan antiguo como la misma Iglesia y que ha sufrido a lo largo del tiempo tantas evoluciones como el concepto y la realidad de la ekklesia. Para la reflexión teológico-pastoral actual, la pastoral hace referencia, en primer lugar, a una acción propia de la comunidad cristiana mediante la cual se actualiza a lo largo de la historia concreta de los hombres la misión de Jesús al servicio del Reino de Dios como expresión de una nueva comunidad humana edificada sobre los valores morales de la justicia, la dignidad humana, la igualdad y fraternidad entre los hombres y los pueblos, la paz y la reconciliación, en una palabra, la caridad o amor de excelencia de los verdaderos discípulos de Jesús.
  • La acción pastoral en general es una acción eclesial organizada, tiene como característica esencial la dimensión del "aquí y ahora", o sea, la actualización del Evangelioo. Por esta razón la acción pastoral está centrada en Cristo y en su prolongación por medio del Espíritu.
  • La idea central de la acción pastoral es la edificación de la Iglesia en su servicio al mundo. Por esta razón, de entre las múltiples funciones de la teología, la teología pastoral es la reflexión basada en las acciones pastorales en su referencia directa a la transformación del mundo, según el espíritu evangélico.

 

Pastoral Especial

 

  • La acción pastoral o bien es profética, litúrgica o social. Las acciones eclesiales en efecto, se agrupan en cualesquiera de las tres dimensiones señaladas.
  • La acción pastoral es profética cuando se centra en la proclamación de Jesús, de sus hechos, de su mensaje y doctrina y de su muerte y resurrección. Se llama kerigmática cuando es un anuncio que pretende la primera conversión (en el caso de los no creyentes) o renovación de la conversión fundamental (en el caso de la evangelización de los cristianos insuficientemente evangelizados). Es catequética cuando se procura una enseñanza orgánica y sistematizada del mensaje cristiano. Es homilética cuando es celebración de la palabra en la liturgia.
  • La acción pastoral es litúrgica cuando está referida a la celebración de los sacramentos, particularmente a la celebración de la Eucaristía.
  • La acción pastoral es social hacia dentro de la comunidad creyente cuando propicia acciones caritativas de asistencia o promoción social. Hacia el mundo la pastoral social es animación de las estructuras seculares en el espíritu evangélico a fin de construir un mundo más humano.
  • La pastoral profética mira más a la fe, la pastoral litúrgica a la esperanza y la pastoral social a la caridad. De hecho son indisociables como proceso educativo del cristiano y también lo son, puesto que es una la persona de Jesucristo.

 

Pastoral del Proceso Evangelizador

 

  • A partir del magistral documento de Paulo VI de la Evangelii Nuntiandi, la pastoral debe considerarse también como la acción evangelizadora que busca el cambio interior y colectivo de los hombres en sus respectivas culturas. En este último sentido —la evangelización de la cultura— nos detendremos un poco más adelante, al tratar específicarnente el tema de la pastoral diferenciada. La evangelización se realiza a través de un proceso siempre renovable de: testimonio, anuncio explícito, ingreso a la comunidad, vivencia de los signos litúrgicos y envío misionero.
  • Cada uno de estos pasos pedagógicos en realidad se implican, de este modo la división clásica de pastoral profética, litúrgica y social queda mejor integrada en una perspectiva de proceso pedagógico. Se trata de la también clásica pedagogía catecumenal de la iniciación cristiana.
  • La actualidad de esta perspectiva se refiere a la conciencia de los pastores y agentes de evangelización de que por diversos motivos hoy los cristianos debemos ser reevangelizados, sea por una insuficiente evangelización, sea por las exigencias que se plantean a la conciencia cristiana en el mundo de hoy, sea por la necesidad de educar verdaderas comunidades, etc.
  • El II Sínodo dió a la pastoral del proceso evangelizador una gran importancia como recurso para lograr una pastoral que evite la polarización de los medios de evangeliación (sólo culto, sólo compromiso social, etc). También, desde la óptica de la nueva evangelización, que supone renovar el espíritu misionero, la pastoral del proceso evangelizador, como lo ha expuesto el Sínodo, es fundamental.

 

Especificidad de la pastoral diferenciada.

 

  • La pastoral diferenciada, en la mentalidad del Decreto General y de la documentación sinodal, es en primer lugar acción pastoral, al serlo tiene todas las características señaladas al respecto. Es decir, es práctica de la vida eclesial que actualiza la misión de Jesús al servicio del proyecto histórico y trascendente del Reino de Dios.
  • La pastoral diferenciada es profética, litúrgica y social, de acuerdo también a las caracterizaciones hechas en el apartado correspondiente.
  • La pastoral diferenciada es pastoral del proceso evangelizador, por lo tanto tiene un acento catecumenal de proceso educativo que va, desde la primera evangelización del alejado del influjo del Evangelio, hasta el acompañamiento al agente de evangelización que ha pasado por toda una experiencia comunitaria, experiencia de fe y celebración.
  • Lo específico de la pastoral diferenciada es el acento en la evangelización de la cultura o, mejor dicho, de las culturas, ya que se refiere a los diversos ambientes. La evangelización de la cultura presupone un esfuerzo de encarnación por parte de los evangelizadores, el objetivo es la compenetración de la cultura y el Evangelio.
  • El encuentro del Evangelio con las culturas es multiforme, porque se verifica en condiciones diversas que son precisamente las culturas o ambientes humanos diversos que hay que evangelizar.
  • Si, en un primer momento, la inculturación fue concebida como inserción de la Iglesia en culturas homogéneas, en la actualidad —particularmente en la cultura urbana— nos hemos dado cuenta de la multiplicidad de subgrupos y subculturas en donde la Iglesia debe encarnarse .
  • En la condición multicultural, es decir, de pluralismo de las culturas —tal es el caso de la condición urbana en la Ciudad de México— el Evangelio debe ser fuente de comprensión recíproca y de participación en el bien común. Para alcanzar este objetivo es indispensable que se cumpla una condición: la cultura de cada uno de los grupos humanos debe inspirarse en el Evangelio y en su mensaje de caridad y amor fraterno.
  • La inculturación en la pastoral diferenciada, implica el respeto a dos datos fundamentales: el mensaje esencial del Evangelio, que es un hecho original e irreductible, y, en segundo lugar, el respeto a todas las culturas de los grupos humanos a donde el mensaje se encarna. En este sentido es como se habla de evangelización dialogal.

 

Pastoral diferenciada y cultura urbana

 

  • El II Sínodo en el Decreto General señala, como uno de sus principales desafíos la evangelización de las grandes ciudades y megalópolis que son como "matrices" o formadoras de la cultura dentro de un violento proceso de urbanización. La Ciudad, sin embargo, presenta muchos datos positivos en orden a la mayor posibilidad de encontrar bienestar. La ciudad produce:
  • Diferentes tipos humanos de relación, de uso del espacio y de mentalidad.
  • Diferencias de niveles de relación social por clases y grupos marcadamente antagónicos, en intereses, concepciones de vida y estilos de convivencias.
  • Concentración del poder político que margina a los habitantes no urbanos. Esto provoca marginalidad en los cinturones de miseria.
  • Desarraigo de los inmigrantes que vienen del campo.
  • Solidaridad entre sectores, barrios, profesiones, a la vez que favorece el mayor individualismo y anonimato.
  • Maduración humana por la intercomunicación, el pluralismo de las diversas oportunidades de promoción y educación, la multiplicidad de situaciones-problema.
  • Alteración permanente del espacio urbano (zonas que de residenciales pasan a ser comerciales, invaciones, etc.).
  • Movilidad de habitación y trabajo, facilitada por el transporte y otras veces impedida por la complejidad del mismo.
  • Impacto en la ecologia, en su perjuicio por contaminación ambiental y, en beneficio por parques, pulmones de la Ciudad, etc.
  • Secularismo, porque se puede extremar el proceso de secularización negando toda relación con Dios y desarrollando ciertas desviaciones religiosas. De ahí que en la Ciudad se den la presencia y el ocultamiento de Dios.

 

En la Ciudad de México necesitamos de una pastoral diferenciada destinada a:

 

  • Los migrantes a la Ciudad dándoles acogida, apoyo, orientación, invitándolos a integrarse a grupos etc.
  • Los habitantes de zonas de pobreza y miseria que requieren de una particular atención a sus problemas espirituales y materiales.
  • Los que viven en multifamiliares y en edificios de apartamentos con los que se debe establecer un contacto especial que supere las barreras del aislamiento, el temor y la inseguridad. Los que trabajan en ofIcinas y que muy poco participan de la vida religiosa de la parroquia en que residen (parroquia efectiva) y que no tienen una parroquia afectiva.
  • Los que están en permanente movimiento como transportadores, comerciantes etc., para los que hay que diseñar una particular pastoral.
  • Los educadores, educandos y las comunidades educativas de escuelas y universidades.
  • Los hospitales que reclaman de una atención específica adecuada a sus necesidades.
  • Los que integran diferentes sectores corno obreros, profesionales, amas de casa, universitarios etc., para cada uno de los cuales debería diseñarse una pastoral que tome en cuenta sus situaciones particulares.

 

Pastoral diferenciada y opción prioritaria sinodal

 

  • Para poder establecer algunos de los ambientes culturales más importantes o urgentes de la tarea evangelizadora para llevar a cabo la deseada pastoral diferenciada o pastoral de evangelización de la cultura, conviene no perder de vista las prioridades sinodales de los destinatarios de la evangelización.
  • Desde la perspectiva de la pastoral evangelizadora de la cultura o pastoral diferenciada, la prioridad sinodal de la familia necesariamente adquiere un sentido de pluralidad de la realidad familiar. O sea que la familia es una realidad diversificada y dinámica que supone una especificidad de acuerdo a las distintas realidades familiares.
  • Existen tipologías familiares de acuerdo al lugar en donde viven las familias, según su estrato social, de acuerdo a su composición interna, su etapa de desarrollo, el rol de autoridad etc. Por lo tanto, una primera necesidad de la pastoral diferenciada es la de estudiar las diversas tipologías familiares, sobre todo las más significativas de la Ciudad.
  • Los pobres fueron otra prioridad del Sínodo, sin embargo, tambien en terminos de una pastoral diferenciada tendríamos que tipologizar a los pobres de la Ciudad de México según variables que parecieran muy especificas; por ejemplo, la pobreza de los niños de la calle, de las vecindades, de los recién llegados a la Ciudad etc. Es importante no perder de vista la relación entre familia y pobres, como parte de una misma opción prioritaria; en este sentido pueden interrelacionarse incluso las variables de cada una de las prioridades en particular.
  • Los alejados del influjo evangelizador sería importante también diferenciarlos de acuerdo a causas de su alejamiento, nivel socioeconómico etc. Por ejemplo, el alejamiento de los universitarios e intelectuales, ambientes laborales, etc.
  • La misma reflexión se puede plantear en relación a los jóvenes, ya que en la Ciudad existe una diversidad de ambientes juveniles. No es igual hacer pastoral entre jóvenes universitarios de universidades privadas y jóvenes obreros de la zona norte de la Ciudad o "chavos banda " de la zona centro de la Ciudad de México.
  • En conclusión, no puede entenderse la prioridad sinodal ni global, ni particularmente, sin la necesidad de una pastoral diferenciada.

 

Hacia una pastoral diferenciada

 

  • La pastoral diferenciada puede emprenderse a nivel de las estructuras territoriales de la organización arquidiocesana como las parroquias; de ahí la importancia de la sectorización, ya que ésta no es sólo una estrategia organizativa territorial. De hecho su intención más profunda es la de propiciar una pastoral parroquial misionera que permita evangelizar ambientes diversos: multifamiliares, barrios, escuelas, centros de trabajo, colonias populares —a partir de sus propias subdivisiones reales o más o menos convencionales—, el sentido territorial y cuantitativo de la sectorización también es importante ya que se trata de posibilitar la puesta en marcha de procesos comunitarios, sin embargo desde el punto de vista cualitativo, lo que se pretende es evangelizar a las personas en sus ambientes o culturas.
  • La pastoral diferenciada puede ponerse en marcha a través de estructuras intermedias como los decanatos. De hecho a nivel de decanato probablemente resulta más fácil comprender la sectorización ambiental; esto implica poner en práctica la recomendación sinodal de especializar parroquias en un determinado tipo de pastoral específica.
  • La pastoral diferenciada se activará dando impulso a nuevas estructuras de pastoral a partir de algunas ya existentes, al menos como realidades quizá todavía incipientes pero vitales. Por ejemplo, la pastoral juvenil obrera o universitaria. A estas estructuras comúnmente se les llama sectoriales, es imprecindible darles un nuevo impulso.
  • La pastoral diferenciada puede también activarse por medio de estructuras de una pastoral que podríamos llamar de frontera o la que se realiza a través de estructuras no formales de la pastoral. Por ejemplo asociaciones civiles en favor de los niños de la calle, la promoción de la mujer marginada o prostituída etc.
  • La pastoral diferenciada, por último, es posible como un enfoque global de la pastoral arquidiocesana que articule la natural tensión entre pastoral territorial y sectorial. Se trata pues de una verdadera piedra de toque de la necesaria reestructuración de la organización pastoral arquidiocesana, según los propósitos de las conclusiones sinodales.

 

Pbro. Manuel Rodrigo Zubillaga Vázquez

 

Asamblea Arquidiocesana

México, D. F. 5 de julio de 1994

 

 

 

 

EXPERIENCIAS DE TRABAJO

 

El P. Zubillaga presenta alos participantes en un panel sobre la Pastoral Diferenciada: personas que ya están trabajado y por lo mismo no definirán la Pastoral Diferenciada, sino que nos hablarán de lo que ya están haciendo. Nos ayudará, a partir de la práctica, a motivarnos.

 

Luego trabajaremos en mesas redondas por grupos, retomando las prioridades sinodales, relacionándolas bajo el prisma de la Pastoral Diferenciada. No todas las familias son iguales... Tratemos de hacer una Pastoral en sus diferentes ambientes.

 

Participan en el panel la Srita. Tere Sánchez, en Pastoral Universitaria, el P. Ramiro Maragnón en Pastoral Obrera y la Srita. Tere Lanzagorta, en Pastoral Juvenil de medios específicos, es decir, en situaciones críticas. El Sr. Francisco Castellanos actúa de moderador.

 

PASTORAL JUVENIL

 

Tere Lanzagorta nos aclara que la línea promocional educativa es más bien un ámbito social. No son organismo de la Vicaría de Pastoral Juvenil, sino una institución. Quiero compartir la experiencia no personal sino institucional. Y nos relata que el joven se ve obligado a afrontar ciertas responsabilidades que todavía no le tocan. Crecen solos, carentes de afectos familiares, desintegrados. Viven en asinamiento, un sesenta porciento de los jóvenes viven estas situaciones crítics y se llega a un choque generacional. Luego vienen las bandas, los de la calle, delincuentes, adictos al alcohol, a la droga, , la prostitución; luego los discapacitados, los tarminales —sida, cáncer...—.

 

Ante esta situación debemos ser buena nueva en la realidad descrita: creer en el que no cree, ayudarle a descubrirse a sí mismo. Evangelizar ese mundo significa hacer signos de ese amor, darle lo que la sociedad le ha negado, lo entendemos como caridad, pero más allá, como justicia. Reconocer al otro no sólo como necesitado del Evangelio, sino en él hay presencia de Dios, hay Evangelio. De aquí debo partir y tener un diálogo, no sólo con palabras, sino con hechos.

 

PASTORAL OBRERA

 

El P. Ramiro Maragnón, que pretenece a la Congregación de Hijos de Dios Caridad, nos platica de su experiencia en el terreno de la Pastoral con la Juventud Obrera; nos presenta algunos datos estadísticos que hacen temblar por el alto desempleo, por la pobreza extrema... Esa juventud se concentra en las grandes ciudades..

 

Estos jóvenes son los destinatarios del trabajo passtoral y, tienen una cultura propia: obrera. Y se debe respetar esa dignidad obrera (Cfr. Evangelii nuntiandi, nn. 18 y 20 y Congreso en Costa Rica). Debemos buscar acciones transformadoras.

 

UNIVERSIDADES

 

En la Pastoral Universitaria, Teresa Sánchez, nos expone su experiencia. Se está formando un elitismo, nos dice, hoy son menos los que tienen oportunidad. Se van desplazando las carreras humanísticas y se da más apoyo a las técnicas. Debemos vivir las siguientes actitudes: vivencia de testimonio, constante profetismo: dar una buena nueva, una esperanza; denunciar las propuestas que se dan desde la Universidad y, finalmente, ver el signo de los tiempos y tener una visión misionera.

 

 

 

TRABAJO EN GRUPOS

 

PRIMER PASO

 

Presentación de una experiencia de búsqueda de Pastoral de Ambientes Específicos.

 

Mesa redonda sobre la Pastoral Juvenil Diferenciada.

 

Pastoral Juvenil Obrera.

Pastoral Juvenil Universitaria.

Pastoral Juvenil de las Situaciones Críticas.

 

SEGUNDO PASO

 

Cada asambleísta se inscribirá en un grupo libremente. Los grupos no serán mayores de diez ni menores de siete miembros. Nombrarán su equipo de servicio: El coordinador, junto con el secretario y el cronometrista, organizará el tiempo de modo que puedan tocarse los siguientes temas, con un momento para poder realizar la síntesis de cada grupo. Las preguntas son necesarias para realizar el trabajo.

 

TRABAJO POR GRUPOS DE INTERÉS

 

  1. Familias de Alejados, clase alta, con poca referencia a los Pobres.
  2. Familias de Alejados, clase media, con poca referencia a los Pobres.
  3. Familias de Alejados, clase popular, integrando Jóvenes en situaciones críticas.
  4. Familias de Alejados, clase marginada, integrando Jóvenes en situaciones críticas.

 

Las preguntas comunes a todos serán:

 

  • ¿Dónde y cómo ubicamos geográficamente a este tipo de familias?
  • ¿Qué caminos sugerimos para encontrarnos con ellas, para salir a su encuentro?
  • ¿Qué características tendrá el Mensaje que queremos inculturar en estas familias?
  • ¿Qué medios parecen adecuados para la inculturación del Mensaje en estas familias?
  • Qué perfil han de tener los agentes que se aboquen a la Pastoral de este tipo de familias?

 

Elaborar una PROPUESTA DE GRUPO según la orientación de la hoja anexa.

 

TERCER PASO

 

PLENARIO

 

GUÍA PARA ELABORAR LA PROPUESTA DE TRABAJO EN PASTORAL DIFERENCIADA

 

"DADO QUE ... presentar aquí el dato de la realidad tocada en la reflexión ... CONSIDERAMOS QUE DEBERÍA EXISTIR EN LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO UNA PASTORAL QUE ATENDIERA ... poner el título del ambiente o campo específico (tipología de familia sugerida) ... PORQUE ... razones para atender este campo ... POR ESTO, EL MENSAJE HA DE SER PRESENTADO DESTACANDO ... proponer aquí el modo concreto de inculturar el Evangelio, los acentos del Mensaje ... A TRAVÉS DE ... sugerir los medios específicos ... URGE QUE EL AGENTE SEA ... presentar aquí el perfil del agente que ha de trabajar en esta pastoral concreta ...".

 

 

 

 

 

PLENARIO

 

 

Respecto a las familias de clase alta: el medio para llegar a ellas es el testimonio de otras familias para concientizarlas sobre los graves problemas sociales del país y, la necesidad de su ayuda para buscar soluciones, con base en la obligación de poner los dones al servicio de los demás, por tanto, formar equipos de matrimonios, que sean agentes del propio ambiente para ser testigos.

 

Respecto a las familias de clase media se sugiere la necesidad de una pastoral específica por su importancia para el país y para la Iglesia; debe procurarse formar entre ellas comunidades y agentes del mismo ambiente3 con pulcra presentación personal.

 

En cuanto a las familias de clase popular, el medio para llegar a ellas es de religiosidad popular para lograr procesos subsiguientes. Entre las urgencias se señalan el desarraigo del campo a la ciudad, la desintegración familiar, su obsesión por lo económico, el abandono de los hijos y el ser manipulados por los medios de comunicación social y la ignorancia religiosa.

 

Deberán descubrirse agentes, acentuando el testimonio bautismal y misionero.

 

LOS AMBIENTES

 

En relación al Programa Específico III se habla de Escuela-Maestros señalando como urgencia el valorar la pastoral educativa, educación en la fe de los Maestros y Padres de familia, que la Escuela Católica cumple su función específica y la necesidad de una presencia cristiana en la escuela pública.

 

Hablando de Hospitales, se señala que ahí se da el encuentro de caminos de diversos grupos; se ve necesario y urgente involucrar a la familia y a personal de la salud para formar un equipo especial, descubriendo el sentido redentor del dolor, encarnado en la misericordia. Es necesario buscar y encontrar agentes con vocación y entrega.

 

Medios de comunicación: el grupo que estudia este tema se centra más en los medios de evangelización que en la evangelización de los medios y, presentan el hecho del alejamiento recíproco de la Iglesia y los medios; señalan que algunos de esos medios hacen daño. Por lo mismo, urge unir esfuerzos de editoriales y agentes que se han consagrado a este servicio; aparece la sugerencia de crear una Agencia Católica de Noticias y una red de medios evangelizadores, concertando esfuerzos de profesionales y procurar un trabajo en equipo.

 

Respecto a las Organizaciones Civiles y Populares —no gubernamentales ni partidistas— se presenta el hecho de que luchan por causas bien concretas. Lo que urge es que se descubran como signo de los tiempos, resp3etando la propia organización y autonomía, formando un equipo de apoyo eclesial que escuche, acompañe y propicie el crecimiento. En este aspecto se incluye a los grupos nóminos.

 

El tema de las Mayordomías también se estudia en un grupo: el hecho, en la Arquidiócesis, es que hay en más de setanta parroquias, especialmente en cinco de las ocho Vicrías. Como urgencia se presenta el dar directrices propias y precisas y procurar nombrar Párrocos con esa inquietud y abiertos a esta realidad.

 

 

 

ORACIÓN FINAL

 

 

MONICIÓN

 

Con una mirada abierta a los distintos sectores de nuestra Ciudad, proclamemos nuestra opción por Cristo.

 

PLEGARIA

 

Todos

 

Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, Buen Pastor y hermano nuestro,

nuestra única opción es por ti.

 

Unidos en el amor y la esperanza, bajo la protección de Nuestra Señora de Guadalupe,

estrella de la evangelización, pedimos tu Espíritu.

 

Danos la gracia, en continuidad de Medellín y Puebla,

de empeñarnos en una nueva evangelización

a la que todos somos llamados,

con especial protagonismo de los laicos,

particularmente de los jóvenes,

comprometiéndonos en una educación continua de la Fe,

celebrando tu alabanza

y anunciándote más allá de nuestras propias fronteras,

en una Iglesia decididamente misionera.

Aumenta nuestras vocaciones

para que no falten obreros en tu mies.

 

Anímanos a comprometernos en una promoción integral

del Pueblo Latino Americano y Caribeño,

desde una evangélica y renovada opión preferencial por los pobres

y al servido de la vida y de la familia.

 

Ayúdanos a trabajar por una evangelización inculturada

que penetre los ambientes de nuestras ciudades,

que se encarne en las culturas indígenas y afroamericanas,

por medio de una eficaz acción educativa

y de una moderna comunicación.

 

Amén.

 

MONICIÓN

 

Encomendemos a la Santísima Virgen María nuestro trabajo de esta tarde.

 

Todos: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen gloriosa y bendita!

 

Laico: Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

 

Todos: Para que seamos dignos de alcanzar las divinas gradas y promesas de nuestro Señor Jesucristo, Amén.

 

Laico: Vayamos a continuar nuestro trabajo.

 

Todos: En el nombre del Señor, Amén.

 

 

 

 

 

 

 

MIÉRCOLES 6

 

 

 

ORACIÓN INICIAL

 

 

MONICIÓN

 

Hemos llegado al tercer día de nuestra asamblea. Nuestro Pastor ha estado escuchando el sentir de sus colaboradores en la misión pastoral que el Señor le ha encomendado. Todos nos hemos sentido interpelados, tanto por los desafíos pastorales de nuestra ciudad como por los esfuerzos y realizaciones de tantos agentes que han ido encontrado caminos concretos de evangelizar, con "nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones".

 

Siendo esta la primera asamblea diocesana, necesitamos darle consistencia (personalidad) jurídica.

 

Abramos nuestras personas a la acción del Espíritu Santo.

 

SECUENCIA

 

Ven Espíritu Divino,

y envía desde el cielo un rayo de tu luz.

 

Ven, oh Padre de los pobres,

luz profunda, en tus dones

Dios espléndido.

 

No hay consuelo como el tuyo,

dulce huésped de las almas,

mi descanso.

 

Suave tregua en la fatiga,

fresco en hora de bochorno,

paz del llanto.

 

Luz santísima,

penetra por las almas de tus fieles,

hasta el fondo.

 

Qué vacío hay en el hombre,

qué dominio de la culpa,

sin tu soplo.

 

Lava el rastro de lo inmundo,

llueve Tú nuestra sequía,

ven y sánanos.

 

Doma todo lo que es rígido,

funde el témpano,

encamina lo extraviado.

 

Da a los fieles que en Ti esperan

tus sagrados siete dones y carismas.

 

Da su mérito al esfuerzo,

salvación e incansable alegría.

Amén.

 

ORACIÓN

 

Sacerdote: Oremos. Padre, que nos has enviado al Espíritu, ayúdanos a ser dóciles a su acción, para que podamos traducir los dones recibidos en acciones concretas en tu Iglesia evangelizadora. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo...

 

MONICIÓN

 

Dios nos ha compartido diversas responsabilidades en su Iglesia. La lectura del Éxodo nos enseña que Moisés, al atender al pueblo que Dios le ha confiado, necesita colaboradores para realizar su misión.

 

Lector

 

Lectura del libro del Éxodo (Ex 18, 13-24)

 

Al día siguiente, se sentó Moisés para juzgar al pueblo; y el pueblo estuvo ante Moisés desde la mañana hasta la noche. El suegro de Moisés vio el trabajo que su yerno se imponía por el pueblo, y dijo: "¿Cómo haces eso con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo haciendo que todo el pueblo tenga que permanecer delante de ti desde la mañana hasta la noche?" Contestó Moisés a su suegro: "Es que el pueblo viene a mí para consultar a Dios. Cuando tienen un pleito, vienen a mí; yo dicto sentencia entre unos y otros, y les doy a conocer los preceptos de Dios y sus leyes". Entonces el suegro de Moisés le dijo: "No esta bien lo que estás haciendo. Acabarás agotándote, tú y este pueblo que está contigo; porque este trabajo es superior a tus fuerzas; no podrás hacerlo tú solo. Así que escúchame; te voy a dar un consejo, y Dios estará contigo. Sé tu el representante del pueblo delante de Dios y lleva ante Dios sus asuntos. Enséñales los preceptos y las leyes, dales a conocer el camino que deben seguir y las obras que han de practicar. Pero elige de entre el pueblo hombres capaces, temerosos de Dios, hombres fieles e incorruptibles, y ponlos al frente del pueblo como jefes de mil, jefes de ciento, jefes de cincuenta y jefes de diez. Ellos juzgarán al pueblo en todo momento; te presentarán a tí los asuntos más graves, pero en los asuntos de menor importancia, juzgarán ellos. Así se aliviará tu carga, pues ellos te ayudarán a llevarla. Si haces esto, Dios te comunicará sus órdenes, tú podrás resistir, y todo este pueblo por su parte podrá volver en paz a su lugar. Escuchó Moisés la voz de su suegro e hizo todo lo que le había dicho. Palabra de Dios.

 

Todos: Te alabamos Señor.

 

CANTO: IGLESIA PEREGRINA

 

Todos unidos formando un solo cuerpo,

un pueblo que en la Pascua nació;

miembros de Cristo en sangre redimidos,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

Vive en nosotros la fuerza de su Espíritu

que el Hijo desde el Padre envió;

Él nos empuja, nos guía y alimenta,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

SOMOS EN LA TIERRA SEMILLA DE OTRO REINO,

SOMOS TESTIMONIO DE AMOR,

PAZ PARA LAS GUERRAS Y LUZ ENTRE LAS SOMBRAS,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

Rugen tormentas y, a veces, nuestra barca

parece que ha perdido el timón;

miras con miedo, no tienes confianza,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

Una esperanza nos llena de alegría;

presencia que el Señor prometió.

Vamos cantando; El viene con nosotros,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

SOMOS EN LA TIERRA SEMILLA DE OTRO REINO,

SOMOS TESTIMONIO DE AMOR,

PAZ PARA LAS GUERRAS Y LUZ ENTRE LAS SOMBRAS,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

Todos nacidos en un solo bautismo,

unidos en la misma comunión;

todos viviendo en una misma casa,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

Todos prendidos en una misma suerte,

ligados a una misma salvación;

somos un cuerpo y Cristo es la cabeza,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

SOMOS EN LA TIERRA SEMILLA DE OTRO REINO,

SOMOS TESTIMONIO DE AMOR,

PAZ PARA LAS GUERRAS Y LUZ ENTRE LAS SOMBRAS,

IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

 

ORACIÓN DEL II SÍNODO

 

Padre, Tú quieres que todos los hombres se salven

y lleguen al conocimiento de la verdad.

Para eso, por Cristo, convocas a la Iglesia

y le confías la tarea de la evangelización.

 

Envíanos tu Espíritu para que,

al hacer realidad nuestro Sínodo Diocesano,

sigamos buscando la respuesta adecuada

a las necesidades del Pueblo de Dios.

 

Por intercesión de Santa María de Guadalupe y de San José,

concédenos la gracia de caminar juntos

en el cumplimiento de tu voluntad.

 

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

Amén.

 

DESPEDIDA

 

Sacerdote: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Sacerdote: La bendición de Dios Todopoderoso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre todos ustedes y permanezca siempre.

 

Todos: Amén.

 

Sacerdote: En la alegría del Señor resucitado, vayamos en paz.

 

Todos: Demos gracias a Dios.

 

CANTO

 

POR TI MI DIOS CANTANDO VOY

LA ALEGRÍA DE SER TU TESTIGO SEÑOR

 

Es fuego tu Palabra

que mi boca quemó,

mis labios ya son llamas

y cenizas mi voz.

 

Da miedo proclamarte,

pero Tú me dices:

"¡No temas! Contigo estoy".

 

Tu Palabra es una carga

que mi espalda dobló,

es braza tu mensaje

que mi lengua quemó:

 

"Déjate quemar,

si quieres alumbrar;

¡no temas!, contigo estoy.

 

Me mandas que cante con toda mi voz;

no se como cantar tu mensaje de amor.

Los hombres me preguntan cuál es mi misión.

Les digo: "¡testigo soy!"

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN DE ESTATUTOS

 

ESTATUTO DE LA ASAMBLEA DIOCESANA

 

I - NATURALEZA

 

1.- La ASAMBLEA DIOCESANA es una reunión eclesial de agentes representativos de las diversas instancias y diversos sectores de la Iglesia, convocada y presidida por el Señor Arzobispo, como una especial instancia consultiva del mismo Pastor, y un medio privilegiado de ejercicio de la corresponsabilidad, para revisar y estimular la marcha de la Pastoral de la Diócesis y, en particular, para ayudar al seguimiento de los procesos generados por el Sínodo (Cfr. DG, n. 351 y DC, IV Sem., n. 118).

 

2.- La Asamblea Diocesana no sustituye ni duplica las funciones de las otras estructuras pastorales de consulta del Arzobispo, como el Consejo Presbiterial. Aquí se trata de un peculiar espacio de representación eclesial, con una importante función complementaria de consulta amplia y directa de toda la Comunidad arquidiocesana, a través de sus representantes, como apoyo a la dirección general de la Pastoral y a los diversos organismos y agentes responsables de la misma (Cfr. Edicto, n. 68).

 

3.-  Sin embargo, para el cabal cumplimiento de su finalidad, deberá funcionar "en comunión y coordinación con las demás estructuras de la Arquidiócesis al servicio de la Pastoral", estableciendo "cauces adecuados de relación" con ellas, "para aprovechar toda la riqueza que puedan aportar" (Cfr. DC, IV sem., n. 124).

 

II - OBJETIVOS GENERALES

 

1.- "Revisar y estimular la marcha de la Pastoral de la Diócesis" (DG, n. 351).

 

2.- "Ayudar al seguimiento de los procesos generados por el Sínodo" (DC, IV sem., n. 118 b).

 

3.- Promover la dinamización y actualización del Proyecto Misionero de la Nueva Evangelización de las, Culturas en nuestra Ciudad, según la Prioridad asumida por el Sínodo; ya que éste ha de ser siempre el eje y motor de la renovación pastoral en la Arquidiócesis (cfr. DG, nn.34 y 35; en general, los Capítulos I - III del DG).

 

4.- "Pulsar —revisar, evaluar, discernir— si nuestro proyecto evangelizador está respondiendo a los retos de la cambiante realidad diocesana" (DC, IV sem., n. 118b).

 

5.- "Favorecer una pastoral de conjunto animada por un espíritu de comunión y participación, corresponsabilidad y servicio" (ib.).

 

III - MATERIA DE LA ASAMBLEA

 

1.- Ordinariamente serán temas o asuntos pastorales de importancia y trascendencia diocesanas.

 

2.- Es al Sr. Arzobispo a quien corresponde determinar o aprobar los asuntos o temas de cada una de las Asambleas.

 

3.- Como norma general, la Vicaría de Pastoral presentará al Sr. Arzobispo un proyecto de contenidos para la Asamblea. Los diversos organismos, instancias o responsables de la Pastoral, podrán presentar sus sugerencias y aportaciones para la elaboración de la agenda de la Asamblea, sea por propia iniciativa o a petición de la Vicaría de Pastoral.

 

IV - MÉTODO

 

1.- La Asamblea procurará seguir el método de "ver, juzgar y actuar" (cfr. DG, n. 332).

 

Por eso:

 

2.- Habrá, en primer lugar, "un intercambio vital de experiencias" (DC, IV sem. n. 118b), para "recibir la riqueza de los diversos sectores de la vida diocesana" (Edicto, n.68; Cfr. DC, IV sem., n. 124), a través de oportunos informes, especialmentes de los proyectos pastorales en marcha, de acuerdo con la temática de la Asamblea.

 

3.- Enseguida, se revisarán y evaluarán dichos proyectos o realidades pastorales presentadas, con sus resultados positivos o negativos, en un clima de diálogo y búsqueda de la voluntad de Dios. Será el momento importante de discernimiento evangélico y comunitario de esas realidades (cfr. DC, IV sem., n.llSb; Edicto, 2.3.68; DG, 351).

 

4.- De ahí, finalmente, surgirán las proposiciones, pistas de orientación o sugerencias que, con el acuerdo del Sr. Arzobispo, permitirán impulsar o, si fuera el caso, rectificar la marcha pastoral de la Arquidiócesis.

 

5.- En cada Asamblea, los responsables de la dinámica precisarán la forma concreta de aplicación de este método.

 

V - ESPÍRITU

 

1.- La Asamblea deberá estar penetrada de la inquietud y el espíritu misioneros, tal como se pide y se describe en los documentos sinodales, a fin de lograr que nuestros proyectos pastorales sean vehículo eficaz, de inculturación del Evangelio y de Evangelización de la Cultura, y alcancen hasta a los más alejados del influjo evangélico.

 

2.- Asimismo, los participantes deberán estar "animados por un espíritu de comunión y participación, corresponsabilidad y servicio" (DC, IV sem., n. 118b), y mantenerse "en actitud de discernimiento evangélico" (DC, IV sem., n. 118b; Edicto, n.68), con apertura a la escucha y al diálogo.

 

3.- Para esto, han de propiciarse experiencias y momentos fuertes de fe y oración, así como de convivencia fraterna, armónicamente combinados con el intenso estudio y trabajo pastoral de la Asamblea.

 

IV - MIEMBROS

 

1.- Los miembros de la Asamblea, según el Decreto General, serán "Agentes representativos de las diversas instancias y diversos sectores de la Iglesia" diocesana (DG, n. 351).

 

2.- De acuerdo con esta determinación, serán miembros de la Asamblea:

 

a) Por Oficio:

 

Obispos Auxiliares; Vicarios Generales; Vicarios Episcopales de Vicaría Territorial; Vicarios Episcopales Sectoriales; Vicario Judicial;  Pro-Vicarios Episcopales; Moderador de la Curia y Secretario Canciller; Ecónomo Diocesano; Responsable de Organismos Diocesanos de Pastoral; Rector y Vice-Rectores del Seminario Conciliar; Oficiales de Matrimonios de la Curia Central; Senadores de los Decanatos; Decanos; Miembros del Consejo de Laicos.

 

b) Por Elección:

 

Dos representantes del Cabildo Catedralicio; dos representantes del Cabildo de la Basílica; dos Diáconos Permanentes; el veinte por ciento de los Superiores Mayores de Institutos de Vida Consagrada masculinos; veinte por ciento de las Superioras Mayores de Institutos de Vida Consagrada femeninos; tres laicos de cada Decanato; un representante de cada Rito Oriental Católico.

 

c) Por Designación:

 

Los que el Sr. Arzobispo considere oportuno llamar o designar, teniendo en cuenta los objetivos concretos de cada Asamblea. Se sugiere que no sean más del cinco por ciento del total de participantes por oficio y por designación.

 

VII - ORGANIZACIÓN

 

A - Presidente: Señor Arzobispo, Cardenal ERNESTO CORRIPIO AHUMADA.

 

1.- Es la Autoridad y la última instancia en todos los casos que lo requieran.

 

2.- Funciones:

 

1a Convoca a los miembros de la Asamblea Diocesana;

 

2a Aprueba el temario, el programa general, la fecha, la duración y el lugar de la Asamblea;

 

3a Nombra a los miembros de la Comisión Organizadora para la preparación y realización de la Asamblea. Estos serán presentados por el Vicario Episcopal de Pastoral, quien fungirá, de oficio, como Coordinador de la Comisión;

 

4a Declara la apertura y la clausura de la Asamblea;

 

5a Preside la Asamblea, por sí o por un Delegado;

 

6a Puede participar cuantas veces quiera en las reuniones de la Comisión Organizadora. En tal caso, las presidirá. El Vicario de Pastoral seguirá desempeñando su oficio de Coordinador, a menos que el Sr. Arzobispo mismo quiera asumir la coordinación.

 

7a Recibe los resultados de la Asamblea y da, a partir de ellos, las directivas u orientaciones que juzgue pertinentes para un impulso vitalizador o renovador de la Pastoral.

 

8a A él compete, según su prudente juicio, trasladar, suspender o disolver la Asamblea.

 

9a Si queda vacante o impedida la Sede Espiscopal, la Asamblea se suspende o se interrumpe, hasta que el nuevo Obispo diocesano determine su realización o continuación o, la declara concluida.

 

B - Comisión Organizadora:

 

1.- El Coordinador:

 

De oficio, será siempre el Vicario Episcopal de Pastoral. En caso de estar impedido, el Sr. Arzobispo nombrará a otro de los miembros de la Vicaría de Pastoral (cfr. Can. 477 & 2), el cual actuará según las facultades que le sean delegadas.

 

a.- Autoridad:

 

Tendrá la que el Derecho le confiere como Vicario Episcopal de Pastoral (cfr. Can. 476-481), y la que el Sr. Arzobispo quiera delegarle.

 

Es la instancia ordinaria para recurso en los asuntos normales de la Asamblea.

 

b. - Funciones:

 

1a   Dirigir y supervisar todo  el  proceso  de  preparación y realización  de  la Asamblea Diocesana;

 

2a Presentar al Arzobispo los miembros de la Comisión Organizadora para la aprobación y nombramiento de los mismos.

 

3a Recibir y transmitir las indicaciones u orientaciones del Sr. Arzobispo a la Comisión y mantenerlo bien informado; así como presentarle los asuntos de especial recurso a él;

 

4a Hacer, con la misma Comisión, el calendario de reunionres y, con el Secretario, la 'agenda'de las mismas;

 

5a Convocar a reuniones extraordinarias, si lo considera necesario, tanto en la fase preparatoria como en la de realización;

 

6a Presidir y coordinar las  reuniones.   Distribuir tareas y responsabilidades   entre  los miembros de la Comisión;

 

7a Constituir, con el acuerdo de la Comisión, los 'Equipos' u Organismos que sean necesarios para la preparación y para el funcionamiento eficaz de la Asamblea, y nombrar a los miembros de tales Organismos, así como designar a sus Coordinadores, de entre los miembros de la Comisión Organizadora: Entre los aspectos del trabajo de la Asamblea o de su preparación, que requieren un Responsable o un Equipo, están los siguientes: Secretaría, Temática, Dinámica, Espiritualidad, Difusión, Servicios Generales y Economía.

 

8a Mantener el contacto con los diversos Equipos, especialmente con cada uno de los Coordinadores, para impulsar el desarrollo de sus respectivas responsabilidades;

 

9a Reunir y turnar los resultados de la Asamblea a la Vicaría de Pastoral o a la Comisión que sea designada especialmente para ordenar o sitematizar dichos resultados, para que sean luego entregados al Sr. Arzobispo.

 

2.- La Comisión:

 

a.- Miembros: (Debe ser de composición eclesial)

 

El Coordinador, Vicario Episcopal de Pastoral; 3 Presbíteros; 1 Diácono Permanente; 2 Religiosos; 2 Religiosas; 2 Laicos adultos; 2 Laicos jóvenes.

 

De entre los miembros de la Comisión se nombrará al Secretario y al Ecónomo de la misma Comisión y de la Asamblea; a menos que el Sr. Arzobispo juzgue conveniente otra cosa,

 

b.- Funciones:

 

la Elaborar los programas para la preparación y realización de la Asamblea, en base a la temática señalada por el Sr. Arzobispo. El Coordinador los presentará al Sr. Arzobispo para su aprobación;

 

2a Hacer, en coordinación con el Ecónomo Diocesano y el Ecónomo de la Asamblea, un presupuesto económico, que será presentado también al Sr. Arzobispo para su aprobación;

 

3a Confirmar los miembros de los Equipos funcionales, presentados por los respectivos coordinadores, y aprobar sus programas;

 

4a Acompañar todo el proceso de preparación y realización de la Asamblea, y promover la elaboración de los instrumentos necesarios para ello;

 

5a Tener un sistema y un programa de revisiones de distintos niveles;

 

6a  Hacer el propio calendario de reuniones y el programa de activiades de la misma Comisión;

 

7a Promover las reuniones que parezcan convenientes con los Equipos de  trabajo o funcionales, para garantizar la marcha coordinada y eficaz de los programas y la unidad de criterios;

 

8a Turnar al Sr. Arzobispo los asuntos que son de su propia competencia, o aquellos de especial importancia o dificultad;

 

9a Cuidar que en la dinámica de la Asamblea se atienda con equilibrio y armonía a los diversos aspectos de estudio y trabajo, de método, de ambiente espiritual y de conviven­cia fraterna;

 

10a Orientar y coordinar la administración de los recursos destinados por la Arquidiócesis para la Asamblea y, terminada ésta, revisar, con el Ecónomo, los informes necesarios, que han de darse con toda fidelidad al Sr. Cardenal y a quienes él determine.

 

VIII - PERIODICIDAD Y DURACIÓN

 

1.- La Asamblea será convocada, ordinariamente, una vez al año. El Sr. Arzobispo podrá convocarla a reunión extraordinaria cuando, a su juicio, existan asuntos de especial importancia o urgencia, y sean de interés diocesana (cfr. DC, IV sem., n. 122).

 

2.- La duración normal será de tres a cinco días o jornadas completas, según la cantidad o densidad de los asuntos que hayan de tratarse. En cada caso se determinará la duración. Excepcionalmente podrá reducirse a una o dos jornadas completas.

 

IX - PREPARACIÓN

 

1.- La Asamblea Diocesana deberá prepararse "a través de 'Asambleas' en las Parroquias, en los Decanatos y Vicarías y en otros Sectores de la Diócesis" (DC, IV sem., n. 121), a fin de "fomentar entre  los  miembros  del Pueblo de  Dios un ambiente  de comunión,  participación y corresponsabilidad" (ib) en relación con el Proyecto Pastoral Arquiciocesano; y para que la Asamblea sea de verdad representativa de la Comunidad Eclesial y de sus intereses.

 

2.- La temática de dichas Asambleas deberá corresponder a la señalada para la Asamblea Diocesana. Para desarrollar con eficacia estas Asambleas, la Comisión Organizadora enviará oportunamente los necesarios instrumentos de trabajo. De ahí surgirán los informes y las proposiciones o sugerencias que serán estudiados en la Asamblea Diocesana.

 

3.- Será también necesario buscar formas convenientes para hacer participar lo mejor posible a toda la Comunidad Eclesial, tanto con un fuerte apoyo de oración, como suscitando el interés de todos en torno a los temas de la Asamblea, con una información gradual y adaptada y a través de catequesis sencillas.

 

X - INICIO Y CONCLUSIÓN

 

1.- A fin de disponernos mejor para abrir nuestra mente y nuestro corazón al Señor y dejarnos guiar por su Espíritu, la apertura de la Asamblea Diocesana estará marcada por un fuerte acento de fe y oración en una muy viva celebración comunitaria de la Palabra.

 

2.- Así también, este particular acontecimiento de salvación culminará, al final, en la Asamblea Litúrgica de la EUCARISTÍA, como expresión y experiencia viva de comunión y compromiso con Jesús y entre todos los Agentes, para asumir con renovado espíritu misionero la tarea de la Nueva Evangelización y la construcción del Reino de Dios en nuestra Ciudad.

 

México D.F., I Asamblea Diocesana, 6 de Julio de 1994

 

 

 

 

 

OBSERVACIÓN AL PROYECTO DE ESTATUTO

 

 

 

 

 

 

TRABAJO EN GRUPOS

 

Recordando que la ASAMBLEA DIOCESANA es CONSULTIVA y tiene como finalidad dar seguimiento a los procesos pastorales diocesanos, desde la proyectación y evaluación de los mismos, el Sr. Cardenal ahora nos pide aportaciones para la elaboración de los ESTATUTOS de la misma.

 

Evaluación de lo vivido hasta ahora en esta I Asamblea Diocesana:

 

¿Cuáles fueron los pasos en nuestra preparación?

¿Qué claridad tuvimos respecto al quehacer en esta I Asamblea?

¿Cuáles son los frutos inmediatos recogidos dentro de la Asamblea misma?

En orden a proyectar las Asambleas Diocesanas en General:

 

¿Qué elementos conviene seguir manteniendo?

¿Qué conviene mejorar, cambiar, añadir?

En orden a conocer el Proyecto de Estatutos:

 

Lectura en grupo del Proyecto de Estatutos.

¿Cómo responde a nuestras expectativas?

¿Qué elementos parecen claros? ¿Qué elementos no están claros?

 

 

 

 

CONCLUSIONES

 

 

1. En esta ocasión, nuestra Asamblea no abordó asuntos propiamente nuevos, más bien revisó y activó la marcha de los tres programas específicos que el Señor Cardenal nos encomendó desde noviembre próximo pasado. Las conclusiones a las que hemos llegado han de integrarse en el proceso de trabajo y, por supuesto, cuentan con las orientaciones y el respaldo del Señor Arzobispo.

 

2. En relación con el Programa Específico I las actividades que se ven más necesarias son:

 

a) Propiciar el conocimiento y difusión del material existente. Todos debemos empeñarnos en esto, y particularmente, la Vicaría de Pastoral buscará las formas adecuadas para lograr dicho propósito.

 

b) Elaborar subsidios pastorales encaminados a favorecer tanto los métodos de la sectorización misma, como los procesos catecumenales que son uno de los objetivos de esta actividad. La Vicaría de Pastoral ofrecerá, a corto plazo, algunos materiales. En este tema también es muy importante el propiciar el intercambio entre grupos, movimientos, etc.

 

c) Promover y apoyar la formación de agentes. Para ello lo más oportuno es acudir a los centros ya instituidos, sobre todo para formación básica. Recomendamos especialmente el método del CEFAL. Más adelante la misma Vicaría de Pastoral promoverá la elaboración y difusión de material al servicio de la formación de agentes específicos en función de actividades propias de este programa I.

 

3. Por lo que se refiere al Programa Específico II, la Vicaría de Pastoral ha encomendado a FAC-Cáritas la elaboración de propuestas para impulsar centros de promoción humana en las parroquias. Actualmente Cáritas ya ha elaborado una propuesta para la creación de centros de salud familiar que están iniciando a operar en 16 parroquias. Otras propuestas se darán a conocer oportunamente.

 

4. Acerca del Programa Específico 3 las acciones a impulsar o iniciar son las siguientes:

 

a) Respaldar el trabajo de la Vicaría Episcopal de la Salud en los hospitales, el trabajo con escuelas que lleva a cabo la Vicaría y el Secretariado de Educación y Cultura, el servicio que presta la Vicaría Pastoral de Reclusorios.

 

b) Acercarse a instituciones como el CEJUV, A.C., para conocer y, en la medida de lo posible, difundir las experiencias que este tipo de organizaciones tienen en favor de jóvenes u otras personas en situaciones críticas o de riesgo.

 

c) La Vicaría de Pastoral, con las aportaciones que se han hecho en esta Asamblea, identificará alguno de los ambientes en el que sea más urgente y factible un programa de pastoral diferenciada. Este se estructurará y ejecutará a nivel arquidiocesano. Desde luego la Vicaría de Pastoral se mantendrá abierta a iniciativas e inquietudes de parte de grupos e instituciones, más aún, invita a la creatividad y a la corresponsabilidad.

 

5. Con miras a dar a la Asamblea su sentido revitalizador en la Diócesis —una de sus principales finalidades— se pide:

 

A los Vicarios Episcopales territoriales tener una reunión con todos los miembros de su Vicaria que participaron en la Asamblea, a fin de que se conviertan en transmisores y continuadores del proceso y del espíritu de la Asamblea misma.

 

Lo mismo se pide al Vicario de Religiosos y Religiosas, a! Vicario de Laicos y a los Decanos, con finalidades semejantes.

La Vicaría de Pastoral está preparando una guía que pueda ser útil para la organización y e! desarrollo de tales reuniones. En una semana estará disponible esta guía.

 

6. Información de las actividades de la Vicaría de Pastoral:

 

a) Preparación y seguimiento del proceso de la Asamblea Diocesana.

 

b) Animación y seguimiento del Programa Inicial Arquidiocesano:

 

Contactos con las Vicarías y particularmente  con los Decanos.

 

Nombramiento y función  de ios representantes o delegados de los Vicarios territoriales

c) Trabajo de Legislación sobre el Matrimonio y la Pastoral Familiar.

 

d) Con ocasión del Año internacional de la Familia, en coordinación con los organismos diocesanos de pastoral a nivel diocesano se están preparando algunas actividades en apoyo de la Pastora! Familiar:

 

Jornada de Estudio para Agentes de Pastoral Familiar. (22 de octubre de 1994).

 

Encuentro Diocesano para familias . (29 de octubre de 1994).

7. Es necesario que todos nos esforcemos por vivir y valorar la participación en esta Primera Asamblea Diocesana, en sus diversos elementos y, la integremos en nuestro proceso pastoral. Cada uno debe dejarse motivar por este soplo del Espíritu a nuestra Iglesia Diocesana, asumiendo el compromiso que le corresponde y traduciéndolo en acciones concretas.

 

México, D. F., 6 de Julio de 1994

 

 

 

CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA CONCLUSIVA

 

 

 

MONICIÓN

 

Como culmen de nuestra primera Asamblea Diocesana, en la que nos hemos renovado en el Espíritu y el compromiso del II Sínodo Diocesano, celebramos el misterio de la Pascua de Jesús que nos abre a una nueva esperanza de realización de su proyecto de salvación en nuestra ciudad.

 

CANTO DE ENTRADA

 

PUEBLO DE REYES

ASAMBLEA SANTA,

PUEBLO SACERDOTAL,

PUEBLO DE DIOS

BENDICE A TU SEÑOR.

 

Te cantamos, oh Hijo amado del Padre,

Te alabamos, eterna Palabra salida de Dios.

 

Te cantamos, oh Hijo de la Virgen María,

Te alabamos, oh Cristo nuestro hermano, nuestro salvador.

 

Te cantamos a tí, esplendor de la gloria,

Te alabamos, estrella radiante que anuncias el día.

 

Te cantamos, oh luz que iluminas nuestras sombras,

Te alabamos, antorcha de la Nueva Jerusalén.

 

Te cantamos, Mesías que anunciaron los profetas,

Te alabamos, oh Hijo de Abraham e Hijo de David.

 

Te cantamos, Mesías esperado por los pobres,

Te alabamos, oh Cristo nuestro Rey, de humilde corazón.

 

SALUDO

 

Sr. Arzobispo: En el nombre del Padre, + y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo: Alegres y confiados en el amor de nuestro Padre Dios, en la misericordia de nuestro Señor Jesucristo y en la gracia y en la fuerza del Espíritu Santo, dispongámonos a concluir nuestra Asamblea Diocesana reconciliándonos con Él y con nuestros hermanos.

 

[BREVE SILENCIO]

 

Diácono: Tú que eres el camino que conduce al Padre.

 

Coro: Señor, ten piedad.

 

Todos: Señor, ten piedad.

 

Diácono: Tú que eres la verdad que ilumina los pueblos.

 

Coro: Cristo, ten piedad.

 

Todos: Cristo, ten piedad.

 

Diácono: Tú que eres la vida que renueva el mundo.

 

Coro: Señor, ten piedad.

 

Todos: Señor, ten piedad.

 

Sr. Arzobispo: Dios todopoderosos tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo: Oremos. Dios nuestro, que con admirable providencia dispusiste que el Reino de Cristo se extendiera por todo el mundo y que todos los hombres participaran de la redención, haz que tu Iglesia, Sacramento universal de salvación, anuncie a todos los hombres el Evangelio, y manifieste y realice entre ellos el misterio de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

[SENTADOS]

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

MONICIÓN

 

La Palabra del Señor nos invita a consagrar nuestras vidas con nuevo vigor al servicio del Evangelio.

 

Lector: Lectura de la Primera Carta de San Pedro (1 Pe 4, 10-11)

 

Hermanos: Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios. Si alguno habla, sean palabras de Dios; si alguno presta un servicio, hágalo en virtud del poder recibido de Dios, para que Dios sea glorificado en todo por Jesucristo, a quien corresponden la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén. Palabra de Dios.

 

Todos: Te alabamos, Señor.

 

SALMO RESPONSORIAL (Sal 116)

 

Salmista (canta): Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

 

Todos: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

 

Salmista: Alaben al Señor todas las naciones, adámenlo todos los pueblos.

 

Todos: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

 

Salmista: Firme es su misericordia con nosotros, y su fidelidad dura por siempre.

 

Todos: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

 

[DE PIE]

 

ALELUYA, ALELUYA ALELUYA.

 

Salmista: Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.

 

Todos: Aleluya, aleluya, aleluya.

 

MONICIÓN

 

Jesús es la fuente y la garantía de nuestra misión.

 

PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO (Mt 28, 18-20)

 

Diácono: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Diácono: Proclamación del Santo Evangelio, según San Mateo.

 

Todos: Gloria a Ti, Señor.

 

Diácono

 

En aquel tiempo Jesús se acercó a sus discípulos y les habló así: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues y hagan discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado. Y he aquí que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo". Palabra del Señor.

 

Todos: Gloria a tí, Señor Jesús.

 

[SENTADOS]

 

HOMILÍA

 

[DE PIE]

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Sr. Arzobispo: Que el Señor escuche nuestras palabras, atienda nuestros deseos y haga caso a las peticiones de su Iglesia.

 

Lector: La Iglesia entera es sacramento del Reino que está llegando a nosotros. Que todo el pueblo de Dios, pastores y fieles seamos signo creíble del Reino. Oremos.

 

Todos: Te rogamos, óyenos.

 

Lector: Dios nos llama hoy, por medio de los acontecimientos de nuestra Patria; es necesario leer estos acontecimientos con los ojos de la fe. Pidamos el don del discernimiento. Oremos.

 

Todos: Te rogamos, óyenos.

 

Lector: Los hombres y mujeres de nuestra Arquidiócesis necesitan la ayuda de una Iglesia que se interese por ellos. Pidamos el saber ser solidarios a la manera de Jesús. Oremos.

 

Todos: Te rogamos, óyenos.

 

Lector: Nuestra misión es preparar los caminos para la fe, a partir de nuestra unidad como comunidad en tomo al Señor. Pidamos el don de la unidad. Oremos.

 

Todos: Te rogamos, óyenos.

 

Lector: Dios nos pide descubrir el misterio del Señor presente en todos nuestros hermanos; esto es empezar a crear un mundo nuevo. Pidamos saber amarlo hasta el compromiso, con la fuerza de Dios. Oremos.

 

Todos: Te rogamos, óyenos.

 

Sr. Arzobispo. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

LITURGIA EUCARÍSTICA

 

CANTO DE OFERTORIO

 

TE OFRECEMOS. PADRE NUESTRO,

CON EL VINO Y CON EL PAN,

NUESTRAS PENAS Y ALEGRÍAS,

EL TRABAJO Y NUESTRO AFÁN.

 

Como el trigo de los campos,

bajo el signo de la cruz,

se transforma en nuestras vidas,

como el cuerpo de Jesús.

 

A los pobres de la tierra,

a los que sufriendo están:

cambia su dolor en vino,

como la uva en el lagar.

 

Estos dones son el signo

del esfuerzo de unidad,

que los hombres realizamos

en el campo y en la ciudad.

 

Gloria sea dada el Padre

y a su Hijo redentor,

y al Espíritu Divino,

que nos llenan de su amor.

 

[DE PIE]

 

Sr. Arzobispo: Oremos, hermanos, para que, llevando al Altar trabajos, alegrías y esperanzas de esta Asamblea, nos dispongamos a ofrecer el sacrificio agradable a Dios, Padre todopoderoso.

 

Todos: El Señor reciba de tus manos...

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Sr. Arzobispo: Acepta, Señor, los dones que te presentamos y concede a tu Iglesia, nacida del costado de Cristo en la cruz, encontrar en la participación de este sacrificio, la fuerza para realizar la misión que le has confiado. Por el mismo Cristo, nuestro Señor.

Amén.

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA Vb

 

Concelebrantes: Te rogamos, pues, Padre todopoderoso, que envíes tu Espíritu sobre este pan y este vino, de manera que sean para nosotros, Cuerpo y + Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.

 

Él mismo, la víspera de su pasión, mientras estaba a la mesa con sus discípulos, tomo pan, te dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: "TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS".

 

Del mismo modo, tomó el cáliz lleno de vino, te dio gracias con la plegaría de bendición y lo pasó a sus discípulos, diciendo: "TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES, PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA".

 

Por eso, Padre de bondad, celebramos ahora el memoriaL de nuestra reconciliación, y proclamamos la obra de tu amor: Cristo, tu Hijo, a través del sufrimiento y de la muerte en cruz, ha resucitado a la vida nueva y ha sido glorificado a tu derecha. Dirige tu mirada, Padre santo, sobre esta ofrenda; es Jesucristo que se ofrece con su cuerpo y con su sangre y, por este sacrificio, nos abre el camino hacia ti. Señor, Padre de misericordia, derrama sobre nosotros el Espíritu del Amor, el Espíritu de tu Hijo.

 

CORDERO DE DIOS

 

CANTOS DE COMUNIÓN

 

SI YO NO TENGO AMOR, YO NADA SOY SEÑOR (2)

 

El amor es comprensivo, el amor es servicial.

El amor no tiene envidia, el amor no busca el mal.

 

El amor nunca se irrita, el amor no es descortés.

El amor no es egoísta, el amor nunca es doblez.

 

El amor disculpa todo, el amor es caridad.

No se alegra de lo injusto, sólo goza en la verdad.

 

El amor soporta todo, el amor todo lo cree.

El amor todo lo espera, el amor es siempre fiel.

 

Nuestra fe, nuestra esperanza, frente a Dios terminará.

El amor es algo eterno, nunca, nunca pasará.

 

"UNA ESPIGA DORADA POR EL SOL"

 

UNA ESPIGA DORADA POR EL SOL,

EL RACIMO QUE CORTA EL VIÑADOR

SE CONVIERTEN AHORA EN PAN Y VINO DE AMOR

EN EL CUERPO Y EN LA SANGRE DEL SEÑOR.

 

Compartimos la misma comunión,

somos trigo del mismo sembrador;

Un molino la vida nos tritura con dolor,

Dios nos hace Eucaristía en el amor.

 

Como granos que han hecho el mismo pan,

como notas que tejen un cantar;

como gotas de agua que se funden en el mar,

los cristianos solo un cuerpo formarán.

 

En la mesa de Dios se sentarán,

como hijos su pan comulgarán;

una misma esperanza caminando contarán,

en la vida como hermanos se amarán.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Sr. Arzobispo: Oremos. Tú que nos has devuelto en alimento espiritual el Cuerpo y la Sangre de Cristo que te ofrecimos sobre el Altar, llénanos, Señor, de fortaleza y alegría para poder servirte en nuestros hermanos con renovado entusiasmo. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo: El Señor esté con ustedes.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Diácono: Inclinamos la cabeza para recibir la bendición.

 

Sr. Arzobispo. Que Dios, Padre de las luces, que iluminó la mente de los discípulos con la luz del Espíritu Santo, les alegre con su bendición, y les llene siempre con los dones de su Espíritu.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo. Que el mismo fuego divino purifique nuestros corazones de todo pecado y nos ilumine con su claridad.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo. Que el mismo Espíritu que unió todas las lenguas en una sola confesión de fe, les conceda perseverar en ella y llegar, así, a ver plenamente lo que ahora esperan.

 

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo.Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, desciendan sobre todos ustedes.

 

Todos: Amén.

 

Diácono: Con el Espíritu de Cristo resuscitado, vayamos en paz a servir a Dios y a nuestros hermanos.

 

Todos: Demos gracias a Dios.

 

CANTO DE SALIDA

 

POR TI MI DIOS CANTANDO VOY

LA ALEGRÍA DE SER TU TESTIGO SEÑOR

 

Es fuego tu Palabra

que mi boca quemó,

mis labios ya son llamas

y cenizas mi voz.

 

Da miedo proclamarte,

pero T ú me dices:

"¡No temas! Contigo estoy".

 

Tu Palabra es una carga

que mi espalda dobló,

es braza tu mensaje

que mi lengua quemó:

 

"Déjate quemar, si quieres alumbrar;

ino temas! Contigo estoy".

Me mandas que cante con toda mi voz;

no sé como cantar tu mensaje de amor.

Los hombres me preguntan cuál es mi misión.

Les digo: "¡testigo soy!"

 

ORACIÓN CONCLUSIVA

 

Sr. Arzobispo: Entona la SALVE REGINA.

 

Salve regina, mater misericordiae; Vita dulcedo, et spes nostra, salve!. Ad te clamannus, exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia ergo, Advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et lesum, benedictum fructum ventris tuis, nobis post hoc exilium ostende. O clemens; O pía; O dulcís Virgo María.

 

Sr. Arzobispo: Ora pro nobis, sancta Dei Genitrix.

 

Todos: Ut digni effidamur promissionibus Christi.

 

Sr. Arzobispo: Oremus. Concede nos fámulos tuos, quaesumus, Domine Deus, perpetua mentís et corporis sanitate gaudere; et gloriosa Beatae Mariae Virgínis intercessione, a praesenti liberari tristítia et aeterna perfrui laetitía. Per Christum Dominum nostrum.

 

Sr. Arzobispo: Amen.

 

MONICIÓN

 

Recibamos la bendición de nuestro Pastor con la Palabra de Dios, que nos envía y compromete.

 

Sr. Arzobispo. (En silencio bendice a la Asamblea trazando el signo de la Cruz, con la Sagrada Biblia).

 

 

PREASAMBLEA

ASAMBLEA

POSTASAMBLEA

VOZ PASTOR

APORTACIONES

CONTENIDO