ASAMBLEAS

 

XXI ASAMBLEA

La pastoral orgánica al servicio de la nueva Etapa

de la Misión Permanente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INICIO

JUEVES 19

VIERNES 20

SÁBADO 21

SÁBADO 21 DE NOVIEMBRE

En nuestro tiempo, en el que la Iglesia está comprometida en la nueva evangelización,

el tema de la misericordia exige ser propuesto una vez más con nuevo entusiasmo

y con una renovada acción pastoral.

(MV, n. 12.)

 

TERCER BLOQUE ACTUAR - PROGRAMAS

 

OBJETIVO: Definir los pasos concretos para dar seguimiento a los ordenamientos de los programas prioritarios arquidiocesanos.

 

Oración inicial

Nexo con el día anterior

Resultados de los dos días anteriores

Trabajo en grupos

horizonte Pastortal Post-asamblea

Mensaje del Señor Cardenal

Homilía

Oración de Inicio

ACTUAR

 

De pie.

Saludo Inicial
 

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre. Como era. Aleluya.

 

Himno

Alfarero del hombre, mano trabajadora

que, de los hondos limos iniciales,

convocas a los pájaros a la primera aurora,

al pasto los primeros animales.

De mañana te busco, hecho de luz concreta,

de espacio puro y tierra amanecida.

De mañana te encuentro, vigor, origen, meta

de los profundos ríos de la vida.

El árbol toma cuerpo, y el agua melodía;

tus manos son recientes en la rosa;

se espesa la abundancia del mundo a mediodía,

y estás de corazón en cada cosa.

No hay brisa si no alientas, monte si no estás dentro,

ni soledad en que no te hagas fuerte.

Todo es presencia y gracia; vivir es este encuentro:

tú, por la luz; el hombre, por la muerte.

¡Que se acabe el pecado! ¡Mira que es desdecirte

dejar tanta hermosura en tanta guerra!

Que el hombre no te obligue, Señor, a arrepentirte

de haberle dado un día las llaves de la tierra. Amén.

 

Introducción

 

Guía:

 

Queridos hermanos: Hoy seguiremos nuestra reflexión, dilucidando a la luz del espíritu Santo, cómo deberá ser nuestra actuación. Sin embargo, lo haremos a través de la siguiente lectio, que sigue encaminando nuestro pensamiento a la misericordia divina.

 

LECTIO DIVINA

“¿Quién es mi prójimo”

 

 

1. Lectura

La Palabra de Dios es escuchada

 

Lector 1:

 

En aquel tiempo, se presentó ante Jesús un doctor de la ley para ponerlo a prueba y le preguntó: “Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?” Jesús le dijo: “¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?” El doctor de la ley contestó: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu ser, y a tu prójimo como a ti mismo”. Jesús le dijo: “Has contestado bien; si haces eso, vivirás”.

 

El doctor de la ley, para justificarse, le preguntó a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?” Jesús le dijo: “Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos ladrones, los cuales lo robaron, lo hirieron y lo dejaron medio muerto. Sucedió que por el mismo camino bajaba un sacerdote, el cual lo vio y pasó de largo. De igual modo, un levita que pasó por ahí, lo vio y siguió adelante. Pero un samaritano que iba de viaje, al verlo, se compadeció de él, se le acercó, ungió sus heridas con aceite y vino y se las vendó; luego lo puso sobre su cabalgadura, lo llevó a un mesón y cuidó de él. Al día siguiente sacó dos denarios, se los dio al dueño del mesón y le dijo: ‘Cuida de él y lo que gastes de más, te lo pagaré a mi regreso’.

 

¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del hombre que fue asaltado por los ladrones?” El doctor de la ley le respondió: “El que tuvo compasión de él”. Entonces Jesús le dijo: “Anda y haz tú lo mismo”.

(Lucas 10, 25-37)

 

Se guarda un momento conveniente de silencio.

 

2. Meditación

La Palabra de Dios es meditada

 

Lector 2:

 

Como de costumbre, los personajes de la parábola son anónimos, pero la atención de Jesús se centra en su identidad religiosa y étnica. Jesús parte de una situación lejana: no ha llegado ni siquiera a Jericó, en su camino hacia Jerusalén, y ya piensa en un hombre que baja de la ciudad santa a Jericó. El camino que unía a las dos ciudades (a una distancia de 27 kilómetros) era peligroso, porque era atravesado por el valle de Wadi Qelt. Mientras que Jerusalén está a 750 metros de altura, Jericó está 400 metros bajo el nivel del mar. Por eso, como cuenta la parábola, era necesario “bajar” de Jerusalén para llegar a Jericó. Jesús cuenta que algunos bandidos asaltan a un hombre y lo dejan medio muerto. La condición de ser un agonizante señala un punto neurálgico de la parábola: ¿se puede tocar a un moribundo o es mejor no correr el riesgo de contaminarse?

 

No por casualidad son elegidos tres personajes que, desde perspectivas diversas, están implicados en la cuestión del culto al único Dios: un sacerdote que sube a Jerusalén para su servicio en el templo; un levita que pertenece a la clase sacerdotal, pero puede no ejercer su servicio en el culto; y un samaritano. Y aquí empiezan a no cuadrar las cuentas, porque la tríada normal comprendería a un sacerdote, un levita y un israelita (Dt 18, 1; 27, 9). El samaritano es el tercero en discordia, porque según la mentalidad judía, es un impuro, que debe ser considerado como extranjero.

 

Según la Ley de Moisés, cualquiera que toca un cadáver queda impuro por una semana; si se contamina y cumple un acto de culto, debe ser expulsado de Israel (Núm 19, 11-13). La norma tiene mayor peso para el sacerdote, incluso en el caso de que el difunto sea su pariente (Lv 21, 1-4). Así, Jesús ha elegido una situación límite, donde el sacerdote y el levita son puestos ante la alternativa entre la observancia de las reglas de pureza cultual y el socorro al moribundo. En todo caso, es necesario precisar que las normas cultuales no excusan al sacerdote ni al levita, porque en situaciones como la de la parábola también ellos están obligados a socorrer al moribundo; pero acá ambos lo ven y pasan de largo.

 

Lector 1:

 

La parábola da el vuelco cuando se precisa que un samaritano “se compadeció” del moribundo (v. 33); tanto fue que al final el doctor de la Ley reconoce que el prójimo es “quien ha practicado misericordia con el moribundo” (v. 37).

 

Vale la pena detenerse en el verbo que expresa la compasión del samaritano. El verbo “compadecer” (splagchnízomai) deriva del sustantivo splágchna, que en griego, se refiere a las vísceras humanas, incluido el corazón. Según la manera común y corriente de pensar en tiempos de Jesús, con las vísceras se expresan los propios sentimientos: el amor, la compasión y la misericordia. El samaritano no se limita a mirar al moribundo, sino que se siente involucrado en lo más íntimo, y es tal la compasión visceral, que pone en marcha todo lo que le sea posible para salvar al moribundo.

 

La verdadera compasión no es un sentimiento, sino una acción que produce el cuidado del otro. Prestando gran atención a los detalles, Jesús describe la ayuda del samaritano al moribundo: se le acerca, desinfecta y venda sus heridas, lo pone sobre su cabalgadura, lo lleva a una posada y lo cuida. Superada la primera noche, que es la de mayor riesgo, el samaritano se preocupa de que el moribundo viva y le entrega al posadero dos denarios, que corresponden a dos jornadas de trabajo. Mientras se prepara para reemprender su viaje,

garantiza al posadero que si hay otros gastos, se los pagará a su regreso.

 

De principio a fin no se dice nada del moribundo: no es definido por su origen ni por su estado social. Toda la atención se centra en quien se hace cargo de él, incluso hasta pagar. La verdadera compasión se compromete con el bien y siempre es victoriosa, a pesar de la pérdida de tiempo y de dinero que genera. Bien dice san Ambrosio de Milán: “No es la sangre, sino la compasión, la que crea al prójimo” (Exposición del Evangelio de Lucas, 7,84). (Tomado del subsidio pastoral para el Jubileo, Las Parábolas de la misericordia)

 

Preguntas para la reflexión

 

Guía:

 

¿Nuestras comunidades sienten compasión de los que sufren?

¿o estamos más preocupados por nuestras acciones pastorales?

Se guarda un momento de silencio.

 

3. Oración

 

La Palabra de Dios es orada

 

Guía:

 

¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del hombre que fue asaltado por los ladrones?” El doctor de la ley le

respondió: “El que tuvo compasión de él”. Entonces Jesús le dijo: “Anda y haz tú lo mismo”.

 

Se guarda un momento de silencio. Después, todos recitan en voz alta el siguiente himno.

 

Señor, tú me llamaste

para ser instrumento de tu gracia,

para anunciar la Buena Nueva,

para sanar las almas.

 

Instrumento de paz y de justicia,

pregonero de todas tus palabras,

agua para calmar la sed hiriente,

mano que bendice y que ama.

 

Señor, tú me llamaste

para curar los corazones heridos,

para gritar, en medio de las plazas,

que el Amor está vivo,

para sacar del sueño a los que duermen

y liberar al cautivo.

Soy cera blanda entre tus dedos,

haz lo que quieras conmigo.

 

Señor, tú me llamaste

para salvar al mundo ya cansado,

para amar a los hombres

que tú, Padre, me diste como hermanos.

 

Señor, me quieres para abolir las guerras

y aliviar la miseria y el pecado;

hacer temblar las piedras

y ahuyentar a los lobos del rebaño.

Amén.

 

Oración del Jubileo de la Misericordia

 

Señor Jesucristo, tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo, y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él.

Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.

 

Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero; a la adúltera y a la Magdalena de buscar la felicidad solamente en una creatura; hizo llorar a Pedro luego de la traición, y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido.

 

Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana: ¡Si conocieras el don de Dios! Tú eres el rostro visible del Padre invisible, del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia: haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso.

 

Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad para que sientan sincera compasión por los que se encuentran

en la ignorancia o en el error: haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

 

Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos y restituir la vista a los ciegos.

 

Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia, a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

 

Conclusión

 

V. Concédenos, Señor, tu misericordia,

para que podamos acercarnos a ti

y ser instrumentos de tu amor.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.

 

V. El Señor nos bendiga,

nos guarde de todo mal

y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.

Descargar PDF

INICIO

 

 

Nexo con el día anterior

 

Pbro. Julián López Amozorrutia

21 de Noviembre de 2015

 

 

Recuerdo, porque siempre es bueno ubicarnos, el tema de nuestra asamblea diocesana: “La pastoral orgánica al servicio de la nueva etapa de la misión permanente”, ya se nos explicó esto el primer día y conviene retomar el objetivo general en sus dos partes, está al inicio, solamente es para calentar un poquito nuestra cabeza para el trabajo de hoy.

 

Primero que los agentes de pastoral encuentren las estrategias para concretar los cómos, los ordenamientos arquidiocesanos prioritarios con base en las exigencias de la pastoral orgánica al servicio de la misión permanente. Los cómos en una perspectiva de organicidad.

 

Segundo, propiciar los puentes necesarios entre organismos arquidiocesanos y vicariales para hacer más eficiente la colaboración en los programas prioritarios, y aquí se recuerda el sentido de las prioridades, que sea algo de tal manera relevante que al abordarlo pastoralmente estemos cubriendo diversos fuertes.

 

El trabajo ha tenido dos etapas ya y estamos en la tercera. En la primera ya de alguna manera tratamos de ponernos en sensibilidad con los hechos de un proceso que ya se viene viviendo, para esto el panel de cuatro personas nos ayudó a ver cuáles han sido las dificultades concretas en distintos niveles. El día de ayer tuvimos una iluminación particularmente en el tema sensible de la familia. El día de hoy aterrizamos un poco los hechos, profundizamos los cómos, las acciones concretas de pastoral que tendremos qué implementar a lo largo del año.

 

Creo, retomando el trabajo de ayer que hay un par de observaciones qué hacer, también pude más o menos captar como estaba el proceso para darle mi opinión a los que lo coordinan, pude ver tanto el trabajo de las vicarías territoriales, como el trabajo de las comisiones diocesanas, de manera general, con bastante participación, con un nivel intenso de actividad, tuvieron ritmos distintos, lo cual es lógico, de hecho se les permitió que cada uno tuviera la coordinación o respondiera al nivel de trabajo que van teniendo y entonces así se vio la pluralidad de los trabajos.

 

Quiero corroborar una intuición que me habían comentado. En las vicarías territoriales buena parte de la eficacia del trabajo de ayer se debió a los delegados de pastoral, porque ellos habían recibido las instrucciones precisas sobre el trabajo , aquí creo también importante mencionar una pequeña lamentación que ha habido, de que muchas veces no se ha explicado con claridad en qué consiste el trabajo, no las hojas que hay qué llenar, sino que se espera de ese trabajo. Entonces al llegar a los grupos de trabajo, los comisionados de las comisiones y los delegados de pastoral habían recibido instrucciones de parte de la CoPPA, de la coordinación que se tiene para la pastoral arquidiocesana.

 

También aquí señalar que se trabajó de maneras muy diversas, había vicarías que toda la vicaría estaba concentrada y aportaban todos, y hubo vicarías que se dividieron en las dos prioridades que eligieron, hubo vicarías que se dividieron en tres, hubo una vicaría que se dividió en seis grupos, entonces, de alguna manera fue un ejercicio bastante plural y bastante rico. De las observaciones que hay qué hacer para el trabajo de hoy, creo que vale la pena recordar primero que no estamos partiendo de cero, un punto que ya se ha dicho. El tema de trabajo son las siete líneas prioritarias que fueron ya discernidas previamente con la asamblea anterior, que están incorporadas en las orientaciones pastorales del Señor Cardenal del 2015 y que seguirán siendo el tema de trabajo también de la jornada de hoy.

 

Y también como se nos dirá más adelante, el sentido de esto será planear la continuación que se va a hacer de las propuestas pastorales al Señor Cardenal. Para recabar ahorita lo que han sido los frutos ya de los trabajos de los dos días le vamos a dar la palabra a Fernando Cruz para que pueda ilustrarnos sobre estos resultados.

 

 

Descargar PDF

INICIO

 

 

Resultados de los días anteriores

 

 Lic. Fernando Cruz Nájera

 21 de Noviembre de 2015

 

Buen día.

 

Pues, bueno creo que los resultados de esta asamblea, al menos hasta el día de ayer han sido abundantes, como ya el Padre Julián nos ha estado diciendo en el transcurso de la asamblea para cada uno de los trabajos hemos estado tratando de pasar entre los grupos, para escuchar cómo van evolucionando las propuestas, por dónde va caminando cada una de las prioridades en cada uno de los momentos que hemos ido trabajando, y el día de ayer en aterrizar las prioridades pastorales en las vicarías territoriales y en las vicarías funcionales, pues bueno, el primer día, fue un día de trabajo no tan intenso diría yo, porque era solamente hacer una autorreflexión sobre los obstáculos que teníamos al momento de ejercer la acción pastoral en nuestras comunidades, pero también no solamente quedarnos en lo negativo, sino después ver las propuestas que tenemos para superar esos obstáculos.

 

Se hicieron los trabajos en grupos distintos de agentes, por tipo de agentes, por un lado los presbíteros, por otro lado las religiosas y por otro lado los laicos, cada uno de ellos tuvo características muy específicas; por ejemplo, para los presbíteros lo más importante para poder superar los obstáculos es promover la cercanía y la vinculación personal entre los organismos diocesanos. Posteriormente, promover la corresponsabilidad como una tarea que aún tenemos pendiente. A los presbíteros les preocupa mucho eso, según los resultados que se tuvieron al analizar estadísticamente las propuestas de cada uno de los grupos.

 

Después, en los laicos, las propuestas que se tienen para superar los obstáculos, pues son muy diversas, sin embargo lo que llama la atención es que, para los laicos, primero está la corresponsabilidad como una tarea que ha quedado muy relegada, según lo que leímos en las propuestas, para que se pueda llevar a cabo la pastoral orgánica. La manera de ir llevando o hacer efectiva la pastoral orgánica, primero es apuntar a la corresponsabilidad entre todos los agentes, presbíteros, laicos, religiosas y entre todos los organismos diocesanos, entre todas las entidades de pastoral que intervienen en el desarrollo de las actividades que tenemos para lograr hacer efectiva la misión permanente y sobre todo en esta nueva etapa de la misión permanente.

 

Posteriormente también piden que se promueva entre los agentes, las actitudes de encuentro, de diálogo y se tenga una comunicación efectiva, que no se le tenga miedo al uso de las nuevas tecnologías. En algunas de las propuestas pues era, pues no nuevo, pero sí bastante recurrente encontrar casi como reclamo “que se usen los medios para podernos comunicar”, que no le tengamos miedo, pero sobre todo que los laicos generemos esos mecanismos de redes para podernos comunicar.

 

En cuanto a las religiosas, lo que más se nota en sus propuestas, es que quieren que se promueva la cercanía y vinculación, sobre todo pensando en que el trabajo de las religiosas no siempre se ve reflejado en el trabajo de las parroquias, por supuesto que las religiosas tienen un carisma y trabajan con ello apoyando la misión permanente, pero cuando se trata del trabajo ya en conjunto, parece que vamos por sentidos distintos, paralelos, o contrarios. Entonces lo que las religiosas proponen como punto número uno es promover la cercanía y la vinculación, posteriormente también la corresponsabilidad igual que los laicos, piden que haya mayor corresponsabilidad en todos los agentes de pastoral, al mismo tiempo que piden que para la planeación se les tome en cuenta a todos los agentes, intervengan todos e intervengan las religiosas en los procesos de planeación en las vicarías territoriales y como última..., bueno haciendo una priorización sobre las propuestas, impulsar y promover acciones de innovación pastoral, las hermanas religiosas están preocupadas en eso, en que se creen nuevas formas, nuevas maneras de hacer la pastoral, una pastoral humana, una pastoral cálida, una pastoral que sea de salida; las hermanas por supuesto tienen experiencia en eso, ellas si nos llevan ventaja en estas experiencias de Iglesia en salida, de acciones misioneras muy específicas, muy concretas, que tendríamos qué aprovechar para  el trabajo en las vicarías.

 

No hablo de los obstáculos porque los obstáculos ya dijimos que era el preámbulo o la oportunidad para describir las propuestas, para trabajar en común y para trabajar logrando la pastoral orgánica; eso fue respecto al primer día.

 

El día de ayer el trabajo que se hizo por vicarías fue un trabajo más intenso, hubo alguna vicaría que se nos había quedado trabajando, ya todos se habían ido y esa vicaría seguía trabajando hasta el fondo y pues ya nada más estábamos esperando ahí afuera en el pasillo a ver a qué hora terminaban para recoger su aporte; esto quiere decir que el trabajo de ayer si tuvo bastante interés por parte de los que integraban cada una de las mesas de trabajo de las vicarías funcionales y territoriales, sobre todo lo que se nota es que vamos por el mismo camino.

 

En la mayoría de las vicarías territoriales o funcionales, las prioridades que se volvieron otra vez ranking, son la familia, las nuevas generaciones y las periferias, como etas tres prioridades que nosotros ya teníamos, pero ahora las vuelven a marcar como una necesidad de atenderlas de manera inmediata.

 

El Señor Cardenal, al inicio de esta asamblea, nos decía que teníamos qué poner atención en el trabajo con las familias y que todos deberíamos de pensar en la pastoral orgánica en atención a las familias y creo que vamos por ese camino, el trabajo que se ha ido desarrollando con las propuestas que hicieron para aterrizar cada uno de los ordenamientos de las diferentes prioridades nos van abriendo brecha para que vayamos descubriendo juntos, por donde tenemos que ir y, el Señor Arzobispo el primer día nos pidió que le ayudáramos a encontrar esos caminos, creo que estamos cumpliendo el objetivo, creo que vamos por un buen camino.

 

A ustedes ya se les entregaron la mayoría de los resultados que hemos tenido del trabajo en estos días, me parece que faltaban unas gráficas que ya se las están repartiendo, bueno, esas gráficas son las del primer día, me regreso a ellas porque vienen algunas gráficas, ya de manera muy práctica para que ustedes las puedan usar en su trabajo, en sus vicarías, en sus decanatos y a partir de ahí entonces puedan tomar decisiones, para que el trabajo que estamos haciendo hoy que queremos que produzca frutos, no sea disperso, sino que esas gráficas que nos dicen ahí cómo superar los obstáculos, nos ayuden después a poner en práctica las prioridades que hemos elegido.

 

Pues por el momento creo que es todo, hoy tenemos todavía trabajo de aquí a las siete de la noche más o menos, entonces…

 

Y bueno pues vamos a seguir dando frutos, al leer el objetivo de esta asamblea y estarlo cruzando con los resultados que hemos ido obteniendo en los dos días, se está cumpliendo. Yo soy muy positivo en ese sentido que vamos caminando, de que estamos avanzando y sobre todo que nos estamos poniendo de acuerdo.

 

Ayer cuando pasaba por algunos grupos de vicaría, escuchaba que la mayoría está en sintonía con la manera en que se están realizando las prioridades pastorales en sus comunidades, pero, también como lo veíamos en el primer día en los obstáculos, a veces las cuestiones actitudinales son las que nos impiden dar esos pasos. Ayer lo seguía notando al continuar escuchando el trabajo en las vicarías porque, algunos pensábamos que las estructuras ya están…, que el funcionamiento ya lo tenemos casi armado y organizado, pero el factor humano a veces interfiere mucho con el desarrollo y la integración de todo esto como una maquinaria para que pueda ir funcionando de manera efectiva.

 

Pues yo los animo a que sigamos adelante, pensando en que todo este trabajo que estamos haciendo es para bien de la Iglesia, para seguir buscando, para seguir caminando en este encuentro, para construir el Reino aquí entre nosotros. Pues adelante, muchas gracias.

 

Descargar PDF

INICIO

 

 

 

RESULTADOS DE TRABAJO EN GRUPOS

 

Sábado 21 de Noviembre de 2015

 

Descargar PDF

INICIO

 

 

 

Horizonte pastoral: post asamblea

 

Pbro. Arturo Barranco Cruz

21 de Noviembre de 2015

 

Muy buenas tardes a todos

 

Pues llegamos precisamente, como en el ejercicio que hemos venido realizando año con año a querer concluir por el momento nuestra asamblea, sabiendo que esta ocasión, en este año, la asamblea no quiere terminar aquí de manera tajante, sino presentarnos la posibilidad de darle seguimiento, pues a todo aquello que nosotros hemos estado reflexionando, analizando, calificando e incluso asumiendo, pues para nuestro trabajo a la pastoral orgánica, seguimos pensando en la configuración de esta nueva etapa de la misión permanente; por lo tanto también el modo de cómo le demos seguimiento, pues tiene que ser para nosotros la oportunidad de seguir encontrándonos, de seguir visualizando y sobre todo darle seguimiento pues a esta asamblea.

 

Y decir esta asamblea, no significa solo a lo que aquí hemos realizado, cada vez somos más conscientes de que el trabajo arquidiocesano es un cúmulo de experiencias, de esfuerzos, de emociones, a lo largo de todo este tiempo, después del segundo sínodo arquidiocesano. Están entregando una hoja que pretende ser, solamente por el momento un punto de referencia, que está titulada cronograma para el trabajo post asamblea diocesana 2015. No tenemos fechas precisas, no hemos querido todavía abordar esta parte de las fechas así muy precisas, para no encajonarnos, pero sí tener presentes algunos puntos de referencia que nos ayuden a lo largo de todo el año como dice el objetivo: a dar continuidad a la programación y realización de las prioridades pastorales, señalando los tiempos para establecer los puentes de colaboración en los momentos de evaluación.

 

En los grupos de trabajo ya vimos, pues los resultados fueron bastante fecundos, llevamos bastante material, bastante materia para nuestra reflexión, (para inclusión de muchos conflictos), también para nuestra propia organización, entonces como pueden ver , esta tabla, esta hoja que nos presenta los momentos más especiales, más significativos en los que tenemos que poner atención, pues van a estar teniendo como punto de referencia la misma vicaría de pastoral, con lo que llamamos la coordinación de pastoral de la arquidiócesis de México, junto con las vicarías territoriales que están representadas por los delegados de pastoral en esta instancia pastoral.

 

Como pueden ver, tendríamos dos meses diciembre y enero para, primero dar a conocer las conclusiones de esta asamblea diocesana, también tendremos otro acontecimiento, pues medular importante que es el año de la misericordia; ya decía el Señor Cardenal, no se trata de que nos hagamos bolas, de que pues nos sintamos abrumados con tantas actividades, sino que tengamos la creatividad, la responsabilidad de sumar estos acontecimientos, en nuestro caminar pastoral.

 

Después tendremos en el mes de enero, como ha sido durante todos los años, la entrega de las orientaciones pastorales del Señor Cardenal 2016 en el mes de enero, en la peregrinación de la Arquidiócesis de México a la Basílica. Tendremos otro momento que es muy importante, y que fue el inicio del trabajo que se empezó el día de ayer, el ejercicio de estar por vicarías territoriales, por vicarías funcionales, no era una simple ocurrencia, sino pensar precisamente que los trabajos de las vicarías están fuertemente enraizadas en, pues, el trabajo arquidiocesano. Y aquí se pone de la planeación de las vicarías territoriales y funcionales en el mes de enero y febrero, es tener en cuenta lo que aquí se está haciendo, lo que hemos obtenido en los resultados. También pueden ver la visita del Papa Francisco, un momento, pues de gracia, un momento en el que recibiremos el impulso de nuestro pastor de esta Iglesia para, pues seguir caminando; cada vez nos vamos identificando más con sus expresiones, su testimonio, su visión, su horizonte. Nosotros venimos configurando una Iglesia misionera, ya desde tiempo atrás, el Papa pues viene a impulsarnos.

 

Después, algo en donde quisiéramos que también pusiéramos atención es el siguiente rubro, lo que ahorita todavía estamos llamando foros para acordar los itinerarios de trabajo para cada prioridad pastoral. Esta parte la consideramos una etapa diocesana, estamos pensando más o menos también para el mes de marzo en donde podremos, pues, reunirnos poco a poco, lo haremos avisándoles cómo nos iremos encontrando. Después la puesta en marcha de itinerarios de trabajo en donde entraría de la etapa de las vicarías, de los decanatos, de las parroquias, en el mes de abril al mes de agosto; no olvidemos, no estamos queriendo solamente hacer cuestiones generales, sólo cuestiones de algunos proyectos bien pensados, sino poderlos poner en práctica, poder aterrizar todo nuestro trabajo.

 

Y por último, en el mes de septiembre y octubre, la revisión de avances  y acordar pasos siguientes; es decir, no podemos ir marcando una especie de ciclos ya a cerrar de manera inmediata, al contrario, apenas estamos empezando a caminar, estamos empezando a dar los pasos en toda esta pastoral orgánica y bueno creemos que las posibilidades son muchas, ha habido mucha disponibilidad, ha habido bastante sintonía en los trabajos de todos, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos, y bueno sentimos que esto tiene, pues un grande, grande futuro; como ven, nuestro trabajo no termina aquí, seguiremos pues dando otros pasos necesarios y pues de una vez más reiterarles, el trabajo de la asamblea, no es el trabajo de una sola persona, no es el trabajo ni siquiera de un solo equipo, sino cada vez viene siendo más el trabajo de todos y cada uno de nosotros, y pues nuestra tarea sigue vigente, no podemos pensar que el dar un paso pues ya nos tiene que dejar en la expectativa de a ver qué pasa, lo tenemos que realizar más bien nosotros; pues esta es la visión, este es el horizonte, ya iremos poco a poco visualizando y aclarando y definiendo las etapas. Muchas gracias.

 

Descargar PDF

INICIO

 

 

 

Intervención final del

Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera

 

21 de Noviembre de 2015

 

 

Sólo una precisión, para que no me vaya yo a ver descobijado, si dice que la presentación de las conclusiones tenemos dos meses, diciembre y enero. Yo les quiero decir que yo las necesito en diciembre, no en enero, en diciembre. ¿por qué? Porque a principios de enero tenemos la peregrinación y ahí es donde yo quiero hacer esa presentación, así que no se vayan a …, la comisión sabe que en diciembre, después de que pasen las posadas, se tiene que poner a trabajar ese grupo, porque antes no creo que pueda, yo las necesito.

 

También quisiera comunicarles un pensamiento que se me vino al estar oyendo sobre todo a Julián, a Monseñor Enrique, sobre la insistencia de la comunión, sobre la insistencia de la pastoral orgánica, yo quiero dejar muy en claro que esto no es solamente para tener eficacia, esto no es solamente para poder dar buenas cuentas de una administración, es por la misma naturaleza de nuestra Iglesia, porque si no trabajamos así, no somos Iglesia.

 

Uno mismo en la visita pastoral examinaba y veía en la documentación que se me iba entregando, que, pues el párroco no asistía a las reuniones de decanato, ni de vicaría, pues mucho menos a las de la Arquidiócesis, y que las comunicaciones de la curia ahí estaban guardadas, nunca se habían abierto, no había comunicación, mucho menos tenían los fieles de esa parroquia noticia de los eventos que estaba viviendo la Arquidiócesis, como la procesión a Guadalupe, el Corpus Christi; nunca tenían noticia de esos acontecimientos de la diócesis, y por supuesto de la organización no tenían nociones. Los laicos de esa parroquia nunca asistían a la formación que se daba ahí en el decanato, ni los catequistas tenían reuniones de decanato, etcétera. Ese obispo pensaba, después de ver todo eso, qué bueno que esta parroquia es católica, porque si no, sería una secta.

 

Descargar PDF

INICIO

 

 

 

Homilía, Misa de Clausura

de la XXI Asamblea Diocesana

Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera

21 de Noviembre de 2015

 

 

 

Queridos hermanos y hermanas.

 

Con toda claridad tengo que decirles que el tema central de las lecturas que hoy nos han presentado, no sé por qué las escogieron los liturgistas cambiando las del día, porque el tema que tratan estas lecturas ni es atractivo ni está de moda, ojalá y ustedes sepan descubrir el por qué ellos pusieron este Evangelio, porque el perdón y la misericordia, no pueden estar de moda en un mundo de venganza, de violencia, en un mundo, podríamos decir sanguinario. Nos ha tocado vivir en una civilización tan dura que a veces uno piensa que ya sería mucho el que cumpliéramos la ley del talión, la del ojo por ojo, la de diente por diente, la que proviene vengarse más allá del bien recibido, nuestro siglo ha sido testigo no sólo de crímenes horrendos, sino en el momento actual lo estamos constatando hasta tal punto que el Papa Francisco ya habla de una tercera guerra mundial. Son innumerables las guerras civiles, las continuas guerras regionales, en donde la verdad y la barbarie parecen no tener límites, pero, quizá por eso mismo aunque el mensaje no sea atractivo ni de moda, es un mensaje de grande actualidad y de una necesidad impresionante, y lo es más, ahora que estamos constatando las muertes y las amenazas sanguinarias de algunas sectas radicales del islam en Francia y en otras partes del mundo ya.

 

La sabiduría hebrea superando la ley del Talión, proclamaba ya la necesidad del perdón y de la compasión y calificaba como abominables, el rencor, el odio y la cólera, como lo hemos escuchado en la primera lectura, pero es Jesús el que con radicalidad proclama el perdón, no solo siete veces, es decir muchas, sino hasta setenta veces siete, o sea, siempre y en todos los momentos, incluso al que continúa pagando el bien con el mal; misión difícil, pero absolutamente necesaria ya que en esa capacidad de perdonar, nos jugamos en ser o no ser cristianos y más aún, nos jugamos nuestro destino eterno, lo mismo hará con ustedes mi Padre del cielo, si cada uno de ustedes no perdona de corazón a su hermano, virtud absolutamente necesaria en la convivencia familiar y social, ya que ni siquiera la justicia, por ser tan importante, basta para restablecer el equilibrio tantas veces roto por los errores en la vida matrimonial, familiar, profesional, de amistad, de grupos, en las múltiples relaciones sociales que tenemos, un insulto, una calumnia, un disgusto, un daño corporal, un mal en los bienes materiales, no se arregla haciendo lo mismo al otro, la violencia engendra siempre violencia, la venganza trae más venganza, y si alguno piensa que el perdón es una virtud de los débiles, que haga la prueba a ver qué es más difícil, vengarse o perdonar.

 

La urgencia en la necesidad de perdonar, Jesús la ilustra en las tres escenas que hoy nos ha dictado el Evangelio, la primera escena, el rey que pide cuentas a su servidor que le debe muchos millones. Segunda escena: el servidor que obliga a su compañero a que le pague la pequeña deuda. Tercera escena: el encuentro del rey y el siervo que no quiso perdonar a su compañero. El rey ha perdonado al servidor por una deuda astronómica e imposible de pagar por un trabajador. La cantidad cuantiosa que menciona el Evangelio, sirve para hacer resaltar la enormidad de la deuda que el ser humano tiene ante Dios, y también para remarcar el contraste con la pequeñez de la deuda del compañero de trabajo. Si Dios perdona deuda tan grande, el hombre debería perdonar siempre a su semejante. “¿No debías tú también de haber tenido compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?”

 

Perdonar a los demás como Dios nos perdona, es una buena motivación, pero no la única, Jesús nos propone otra motivación más fuerte, sean misericordiosos como el Padre celestial es misericordioso; la misericordia nos ayuda a superar nuestra visión legalista y justicialista, es una expresión muy delicada del amor, la misericordia, es la única que es capaz de romper la espiral de violencia y de la venganza, es la actitud que tuvo Jesús desde la cruz. Perdonar, aunque es difícil, realmente es grandioso y dignifica al hombre y es indispensable para poder convivir en la sociedad formada por hombres y mujeres débiles y con defectos al igual que todos y cada uno de nosotros; sin embargo es bueno precisar algunas cosas sobre el perdón, para evitar malos entendidos. Perdonar no significa aceptar el mal, y mucho menos significa dejar de luchar contra la injusticia y la impunidad, Jesús es un buen ejemplo sobre esto, ya que siempre luchó contra el mal y contra toda injusticia y sin embargo enseñó a perdonar, y él mismo perdonó a sus enemigos.

 

Perdonar es importante y difícil, pero muchas veces es más importante y más difícil saber pedir perdón, para no crear en nosotros un falso sentido de superioridad o de generosidad, pensando que los demás son los que necesitan de nuestro perdón, y que nosotros no tenemos necesidad de ese perdón, el perdón necesita signos externos, no basta con decir que perdonamos en lo más íntimo de nuestro corazón; yo perdono, pero no olvido, escuchamos frecuentemente, es necesario restablecer la ruptura que se dio; la reconciliación es la formación del perdón, si vas a presentar la ofrenda al altar, te recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, no si tú ofendiste a tu hermano, tu hermano tiene algo contra ti, deja la ofrenda y ve primero a reconciliarte con tu hermano.

 

Descargar PDF

INICIO