CARTAS PASTORALES

 

 

 

 

Norberto Cardenal Rivera Carrera

Arzobispo Primado de México

 

Carta Pastoral

 

"Sobre la Sagrada Escritura en la Nueva Evangelización"

 

 

 

 

 

 

CONTENIDO

 

 

 

1. INTRODUCCIÓN

 

2. LA PALABRA DE DIOS, ESPÍRITU DE LA IGLESIA

 

3. HECHOS Y DESAFÍOS

 

4. CONTEMPLACIÓN DE LA PALABRA

 

5. ANUNCIO DEL EVANGELIO

 

6. TESTIMONIO DE NUESTRA FE

 

7. ACTITUDES PARA LEER LA SAGRADA ESCRITURA

 

8. CONCLUSIÓN

 

 

 

 

 

CARTA PASTORAL SOBRE LA SAGRADA ESCRITURA

EN LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

 

 

A los Presbíteros, a los hermanos y hermanas de Vida Consagrada, a los Fieles Laicos Agentes de Pastoral y a todos los miembros de la Arquidiócesis de México: ¡Que la Palabra de Dios habite en ustedes con toda su riqueza! (Col 3, 16).

 

1.- INTRODUCCIÓN

 

Toda nuestra fe nace de un hecho fundamental, el acontecimiento de Jesucristo nuestro Señor y Salvador, quien con su muerte y resurrección nos ha manifestado el amor de Dios y su designio de salvación. Cristo Jesús es el centro y totalidad de este hecho enclavado en la plenitud de los tiempos (Cf. Gál 4, 4), desde donde fluye como una fuente inagotable la acción salvífica de Dios hacia el pasado, en el presente y para el futuro de toda la humanidad. Así, todo lo que realmente vale para el hombre, se encuentra en Cristo y fuera de Él no hay nada, por eso exclama San Pablo: "Dios tuvo a bien hacer residir en Él toda la Plenitud, y reconciliar por Él y para Él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos" (Col 1,19-20).

 

La Sagrada Escritura, inspirada por el mismo Dios y conservada con fidelidad y veneración por la Iglesia, contiene todos los elementos de esta historia para nuestra salvación. Así como Cristo, Palabra de Dios hecha carne (Jn 1, 14), nos manifiesta el rostro de Dios (Cf. Jn 14, 9), así también, la Sagrada Escritura nos muestra a Cristo y de alguna forma nos comunica su acción, por ello se dice de la Escritura que es la Palabra viva de Dios: "eficaz y más cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu... y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón" (Hb 4, 12).

 

Todos los que formamos la Iglesia, pero especialmente sacerdotes, diáconos y los laicos que están al frente de comunidades cristianas, hemos de leer y estudiar asiduamente la Escritura, para no volvernos "predicadores vacíos de la Palabra, porque no la escuchamos por dentro" (S. Jerónimo, Comm in Is, Prol. PL 24, 17). Pero más todavía, queridos hermanos y hermanas, la finalidad de esta exhortación pastoral, radica en la preocupación que tengo de que llegue a todos los fieles de nuestra querida Arquidiócesis esta Palabra de salvación, sobre todo en este tiempo en que hay un creciente interés por ella en todas partes, tanto, que no podemos dejar de recordar al profeta: "He aquí que vienen días -oráculo del Señor Yahvéh en que yo mandaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yahvéh" (Am 8, 11).

 

 

 

2.- LA PALABRA DE DIOS, ESPÍRITU DE LA IGLESIA

 

Si el mundo tiene hambre de esta Palabra, la Iglesia tiene la grave responsabilidad de proclamarla y explicarla. Es el mandato fundamental que ha recibido de Cristo: "vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación" (Mc 16, 15), fue por eso mismo la tarea fundamental de los apóstoles, quienes buscaron siempre dedicarse de lleno a la "oración y al servicio de la Palabra" (Cf. Hch 6, 1-4), con la cual nace, crece y se alimenta la Iglesia misma (Cf. Hch 2, 42). No hay obstáculo que pueda detener este anuncio, ni mandato humano que se pueda oponer, ya que "hay que obedecer a Dios, antes que a los hombres" (Hch 5, 29). Tal vez lo único que pudiera detener esta proclamación de la Palabra de Dios sea nuestra propia resistencia o descuido hacia ella, de allí que nuestra responsabilidad sea mayor: ¡Ay de mí si no evangelizara!, nos dice san Pablo, ¡Ay de nosotros si no evangelizamos!, nos advierte la proclamación sinodal (ECUCIM 2908).

 

No sólo el comienzo de la Iglesia está iluminado por esta proclamación, sino toda su historia. Baste recordar la obra inmensa de los Santos Padres en los primeros ocho siglos, dedicada casi totalmente a la contemplación y explicación de la Escritura; por otra parte, el medioevo transcribió y meditó cuidadosamente la Palabra de Dios, haciendo de ella el alma de su cultura; el renacimiento la colocó como la primera palabra impresa, multiplicándose las versiones latinas y las traducciones a las nuevas lenguas europeas. Fue sólo por el abuso al que llegó la Reforma protestante que la Iglesia pidió cierto detenimiento, para no hacer de la Palabra un pretexto que justificara opiniones humanas. Por una extraña reacción, la Palabra quedó muy distante del pueblo fiel, pero no de la fe que lo nutre, ni de la vida cristiana que lo guía, por ello ha querido recordar el Concilio Vaticano II que "la Iglesia siempre ha venerado las Sagradas Escrituras como al cuerpo mismo de Cristo; pues, sobre todo en la Sagrada Liturgia, no deja nunca de tomar del altar y distribuir a los fieles el pan de la vida, lo mismo de la Palabra de Dios que del cuerpo de Cristo" (Dei Verbum 21), es así que debemos "dar a conocer la Palabra de Dios contenida en las Sagradas Escrituras, como un instrumento fundamental del conocimiento, profundización y meditación de nuestra fe, de modo que ellos (los fieles todos), a su vez, la difundan entre sus semejantes" (DV 25).

 

Toca a mí, Obispo de esta Arquidiócesis, como exhorta el Concilio, formar oportunamente a los fieles que por la bondad del Señor me han sido confiados, en el aprecio y conocimiento de los libros sagrados, especialmente de los evangelios. Por eso considero que, después de dar algunos pasos significativos en la dirección que el segundo Sínodo nos ha señalado, y como complemento a la Orientación Pastoral acerca de la Formación de Agentes Laicos para Acciones Específicas, que recientemente he dirigido a la comunidad arquidiocesana (25.05.96), es necesario que tomemos conciencia del lugar que le corresponde a la Palabra en el quehacer de la Iglesia y que hagamos todo lo que nos toca a cada uno para que sea mejor conocida y, sobre todo, vivida. En efecto, si la Iglesia existe y se constituye por la Palabra como pueblo de Dios y en comunidad evangelizada y evangelizadora (Cf. SD 33; Christif. 36), significa que ella "es, en verdad, sustento y vigor de la Iglesia, y fortaleza de la fe para sus hijos, alimento del alma, fuente pura y perenne de la vida espiritual" (DV 21).

 

3.- HECHOS Y DESAFÍOS

 

La realidad en que nos encontramos ya ha sido analizada por el segundo Sínodo Arquidiocesano, donde junto a hechos concretos, nos ha presentado también desafíos que cada día son más urgentes:

 

Ante una sociedad indiferente y deshumanizada, ante el gran número de bautizados que viven al margen de la vida cristiana, ante una comunidad de raíces cristianas, pero en gran parte de fe muerta e inactiva, y ante una actividad eclesial inoperante, es urgente:

 

"Llevar a cabo un proceso evangelizador que dé prioridad al anuncio 'kerigmático' en orden a la conversión;

renovar profundamente la experiencia del Señor, de modo que los Agentes siempre, y no sólo en las celebraciones litúrgicas, proclamen de manera íntegra, creativa y testificante a un Cristo vivo, capaz de transformar al hombre y su realidad histórica;

tomar conciencia de la necesidad de pasar de una pastoral centrada en el culto y la administración, a una pastoral en que todo que se haga vaya dirigido a la proclamación del misterio de Jesucristo.

¡Ay de nosotros si no evangelizamos!"

(ECUCIM 2908)

 

 

 

4.- CONTEMPLACIÓN DE LA PALABRA

 

El primer paso indispensable para todos es acercarnos a la Escritura para contemplar la Palabra de Dios. Debe ser nuestro aliento de cada día, para mirar desde allí toda otra realidad. Los pastores que están al frente de las comunidades, los religiosos y religiosas, junto con los agentes laicos que sirven en los distintos campos, y todos los fieles integrados a los grupos y movimientos eclesiales, deben tener una cercanía real y personal con la Palabra de Dios. El Concilio nos recuerda que el momento privilegiado en que la Iglesia escucha la Palabra es la asamblea litúrgica ya que en ella, Cristo "está presente en su Palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es Él quien habla" (SC 7). Dentro de toda la vida litúrgica, la Eucaristía ocupa el lugar central en ese encuentro con nuestro Padre Dios a través de su Cristo, ya que "como hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, Él mismo nos explica las Escrituras y parte para nosotros el pan" (Plegaria eucarística V). La celebración dominical debe prepararse cuidadosamente, para que la Iglesia toda reciba, asimile y viva con amor y gratitud el don de la Palabra.

 

Más allá de la liturgia, la Palabra de Dios debe presidir todos los momentos de fe personales o comunitarios, los momentos significativos de nuestra vida, pero especialmente nuestra oración, aún, la Escritura misma es nuestra oración. Se trata de lo que la Iglesia llama la lectio divina, es decir, ese esfuerzo constante por escuchar ordenadamente la Palabra de Dios. Esta cercanía con la Escritura nos lleva a contemplar en la fe las realidades que Dios mismo nos ha revelado: más allá de las palabras, los signos o los hechos narrados, llegamos a comprender que el Reino de Dios está presente en nosotros, que Dios mismo, infinitamente trascendente, está extraordinariamente próximo. Esta contemplación es un don de Dios, a nosotros nos toca buscarlo, quererlo, estar preparados para recibirlo; no tengamos miedo ni pongamos resistencias, el resto lo hará el Espíritu Santo que guía los planes de Dios.

 

Uno de los momentos de mayor sensibilidad para escuchar la Palabra es la oración. La oración oficial de la Iglesia no es exclusiva de sacerdotes, religiosos y religiosas, sino de todo el Pueblo de Dios: es esperanzador que cada día existan más, en número y en profundidad, grupos de laicos que se reúnen en sus parroquias para orar con la liturgia de las horas, uno de los mejores instrumentos que tenemos para orar con la Sagrada Escritura. Debemos buscar que todos los grupos de oración comunitaria, donde la música y los cantos son de gran apoyo, estos mismos estén inspirados en el Evangelio, por eso "deben tomarse principalmente de la Sagrada Escritura y de las fuentes litúrgicas" (SC 121).

 

En un tiempo en que nuestra ciudad se ha hundido en un mar de palabras e imágenes efímeras y vacías, en medio del ruido ensordecedor de la civilización moderna, con miles de propuestas, pero con gran ausencia de Dios, los hombres y mujeres experimentan una insatisfacción y soledad que fácilmente les puede llevar por caminos distintos a los de la Iglesia y de la auténtica fe. No nos extrañe, por ello, el auge del esoterismo y de nuevos movimientos religiosos. El remedio saludable está en volver a la capacidad de contemplación, a partir de las Sagradas Escrituras, capacidad que llena el corazón y que permite pasar desde el laberinto de la incredulidad hasta el testimonio del resucitado (Cf. Jn 20, 25) y la esperanza en nuestra plenitud y salvación en Cristo.

 

Conviene recordar a este propósito aquella exhortación de San Pablo: "Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas. Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador; desempeña a la perfección tu ministerio" (2 Tim 4, 2-5).

 

 

 

5.- ANUNCIO DEL EVANGELIO

 

El pueblo de Dios, llamado también con frecuencia el pueblo de la Palabra, mantiene su identidad en la medida en que, impulsado por el Espíritu, anuncia el kerygma, proclama la predicación o desarrolla la catequesis.

 

La evangelización comienza con el kerygma, que es el primer anuncio explícito sobre Cristo. "Conocer a Cristo es todo; el resto es nada: de ahí la importancia de anunciarlo" (ECUCIM 2904), nos ha dicho el Sínodo. Este imperativo pastoral es especialmente importante dada la situación de nuestra Arquidiócesis, donde prevalece la ignorancia e indiferencia religiosa, por lo que todos los agentes de pastoral deben realizar una proclamación clara, vigorosa y testificante de Jesucristo, superando los temores y los pretextos. El anuncio debe dirigirse especialmente a los alejados de la vida eclesial, que son la mayoría de los bautizados.

 

No hay que dudar en proponer, desde el principio, un encuentro directo con la Palabra a través del texto escrito (Cf. Hch 8, 4-5), ya que la Palabra de Dios es siempre viva y eficaz. En esto deben poner especial empeño todos los grupos y movimientos eclesiales, para que quienes llegan a ellos se encuentren inmediatamente con la Sagrada Escritura.

 

Una de las formas más importantes de evangelizar es la predicación. Se trata de la tarea primordial de los presbíteros y diáconos, ya que la fe, dice San Pablo, viene por la predicación (Rm 10, 17). Es el medio más eficaz para cultivar la vida cristiana de la comunidad. Toda predicación debe partir de la Escritura y debe profundizarse desde la reflexión de la Iglesia. En este sentido exhorto a mis hermanos sacerdotes y a los diáconos a poner mayor empeño en el estudio constante y personal, y, en la medida de lo posible, propiciar en ambiente fraterno y de oración con otros sacerdotes, la preparación de la homilía dominical, momento privilegiado para proclamar la Palabra y alimentar con ella a la comunidad.

 

Sabemos que podemos acercarnos a la Biblia desde distintos ángulos: literario, histórico, científico, sociológico, pero que la única forma importante es descubrir en ella la fuente de salvación para todos los hombres: porque "toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado a toda obra buena" (2 Tim 3, 16-17).

 

Por otra parte, hoy más que nunca es urgente que la catequesis, en todas sus formas y etapas: infantil, presacramental, juvenil, adultos, familiar, se sustente "en la fuente viva de la Palabra de Dios, transmitida mediante la Tradición y la Escritura...", pues "será tanto más rica y eficaz cuanto más lea los textos con la inteligencia y el corazón de la Iglesia y cuanto más se inspire en la reflexión y en la vida dos veces milenaria de la Iglesia" (Cat Trad 27; Cf. SD 33).

 

Si la catequesis es uno de los ministerios permanentes de la Palabra, quiere decir que hunde sus raíces más profundas en la Escritura, ya que en ella se sustenta de una manera estable y legible. Por eso es muy necesario que, ante los ataques y desorientación que constantemente lanzan los grupos no católicos y las sectas falsamente cristianas, nuestros fieles descubran que su conocimiento espiritual depende del contacto directo con la Biblia en el corazón de la Iglesia (Cf. SD 294); en otras palabras, que la vean, junto a la Eucaristía, la devoción a María y la comunión con el obispo y el Papa, como signo de su identidad católica (SD 143). La escritura nace en la Iglesia y es para la Iglesia y el mundo. "La Biblia es nuestra", decían los Padres de la Iglesia ante los ataques sectarios (Cf. Tert. De Praes 20-26). No olvidemos en ningún momento de nuestra labor catequística que la Sagrada Escritura es parte fundamental del gran tesoro de la fe que la Iglesia ha conservado con enorme fidelidad (Cf. 1 Tim 6, 20).

 

Dentro de los planes de la catequesis en todos sus niveles, debe fortalecerse una verdadera cultura bíblica que nos lleve a reafirmar nuestra fe, nuestro amor a Cristo y a la Iglesia, y sea el mejor punto de referencia para todo esfuerzo ecuménico y para todo apoyo ante la desorientación sectaria. Debemos comenzar por una mejor formación bíblica de todos los agentes de evangelización, a fin de que apoyados en una sólida y profunda línea de exégesis, puedan actualizar la Palabra (Cf. DV 12), y dar pasos en orden a una auténtica inculturación del Evangelio (Cat Trad 53; RM 52-53).

 

No debemos escatimar ni recursos económicos, ni esfuerzo personal, para hacer que la Palabra de Dios llegue a todos los fieles (ECUCIM 3090, 3871).

 

 

 

 

6.- TESTIMONIO DE NUESTRA FE

 

El primer medio que el Sínodo propuso para la Nueva Evangelización de nuestra Arquidiócesis fue el testimonio. Ya decía Pablo VI que "el hombre contemporáneo escucha mejor a los que dan testimonio que a los que enseñan, o si escuchan a los que enseñan es porque dan testimonio" (EN 41 ), por ello, continúa el Papa: "para la Iglesia el primer medio de evangelización consiste en un testimonio de vida auténticamente cristiana, entregada a Dios en una comunión que nada debe interrumpir y a la vez consagrada igualmente al prójimo con un celo sin límites... Será sobre todo con su conducta, mediante su vida, como la Iglesia evangelizará al mundo, es decir, mediante su testimonio vivido de fidelidad a Jesucristo, de pobreza, de desapego de los bienes materiales, de libertad frente a los poderes del mundo, en una palabra: de santidad" (EN 41 ).

 

La Palabra de Dios todo lo ilumina, todo lo juzga y le da sentido, su verdadero sentido. De ahí que es apremiante que se apoyen en ella todas las actividades de la Iglesia en orden a proponer los valores del Evangelio: solidaridad fraterna, promoción humana, defensa de los derechos humanos, defensa de la vida en todas sus etapas, acciones específicas hacia los jóvenes, las familias, los obreros, la educación, el bienestar social, y muchas cosas más.

 

Las actitudes que debemos tener como pastores y como cristianos comprometidos, junto a las que debemos suscitar por fidelidad al Evangelio y a nuestros hermanos no pueden ser otra cosa que la respuesta humilde y generosa a lo que Jesús pide a sus discípulos: "Brille así la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre que está en los cielos" (Mt 5, 16).

 

No es difícil descubrir la relación que existe entre contemplación, anuncio y testimonio de la Palabra, quisiera destacar, queridos hermanos y hermanas, que es en esta última etapa donde se dan los frutos de todo lo anterior, de tal forma que toda la acción evangelizadora debe concluir en una pastoral social con acciones específicas de pastores y laicos, en favor de la familia, de la promoción humana, del trabajo, en fin, de la dignificación de la cultura. Es ya parte del lenguaje común de la teología bíblica hablar de la revelación de Dios mediante hechos y palabras, por ello el Concilio Vaticano II nos dice que "el plan de salvación se realiza con palabras y gestos intrínsecamente conexos entre sí, de forma que las obras realizadas por Dios en la historia de la salvación manifiestan y confirman la doctrina y los hechos significados por las palabras, y las palabras, por su parte, proclaman las obras y esclarecen el misterio contenido en ellas" (DV 2).

 

Esta palabra-realización, tiene su plenitud en Cristo: Él realiza lo que anuncia, de tal manera que Él mismo es palabra y acontecimiento. La Iglesia, por su parte, debe expresar en su actuación lo que significa su fe, de modo que el interés por aliviar el sufrimiento humano, su opción por los pobres, por la cultura de la vida, por la justicia y la verdad, y su compromiso con la paz auténtica, no sean otra cosa que signos de la coherencia entre fe y vida, entre palabras y hechos.

 

De nada nos serviría ser doctos en la Palabra de Dios, como nuevos escribas y fariseos, si no la ponemos en práctica. Nada significa pasar el tiempo en grupos y comunidades, estudiando la Biblia, si no llegamos al compromiso concreto: "la fe, si no tiene obras, está realmente muerta" (Sant 2, 17), nos dice el apóstol Santiago.

 

 

 

7.- ACTITUDES PARA LEER LA SAGRADA ESCRITURA

 

En un ambiente cultural donde todo pierde su valor y significado, debemos tener cuidado de no equivocar nuestra consideración hacia los textos sagrados, que exigen de nosotros actitudes concretas y profunda veneración:

 

Espíritu de fe. Debemos estar plenamente convencidos de que estamos ante la Palabra de Dios, que nos habla y nos interpela. No se trata de cualquier lectura más, sino de la expresión en la que Dios ha querido manifestarse Él mismo. Esto es lo que la Iglesia quiere señalar continuamente cuando pide que al término de la lectura en contexto litúrgico, el lector proclame: "Palabra de Dios".

 

Actitud de escucha. Si la Escritura es Palabra de Dios y estamos convencidos de ello, debemos ponernos en apertura, con una gran sensibilidad, despojándonos de la indiferencia y de la rutina, a fin de descubrir la voluntad de Dios, como lo expresa el joven Samuel: "habla Señor que tu siervo escucha" (1 Sam 3, 10). Esto implica tener una humildad interior, porque la Palabra de Dios no penetra donde el orgullo humano quiere erigirse como verdad suprema.

 

Actitud de discernimiento. Cuando Dios se manifiesta, el hombre debe tratar de entender lo que el Señor le pide. Debemos escudriñar los textos buscando desde la fe comprenderlos, ya que la Palabra de Dios nos propone siempre cosas nuevas. Es necesaria la Gracia de Dios, "y para que la inteligencia de la revelación se haga cada vez más profunda, el mismo Espíritu Santo perfecciona constantemente la fe por medio de sus dones" (DV 5).

 

Actitud de entrega. Esta es equivalente a la prontitud para aceptar y cumplir la Palabra escuchada. El que lee la Biblia está siempre en actitud de entrega: Acepta al Padre que habla, a Cristo por quien habla y al Espíritu Santo que nos ilumina ante quien habla y a la Iglesia donde resuena esta Palabra. El mejor modelo de entrega y donación lo encontramos en María, la Virgen y Madre: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra" (Lc 1, 38).

 

Actitud de compromiso. Esta Palabra es Dios mismo que sale al encuentro del hombre y le pide una respuesta. Nuestro compromiso es personal y comunitario, es de cada uno y es como Iglesia. Que todas nuestras actividades sociales, políticas o culturales, sean en ámbito familiar o laboral, estén iluminadas por la Palabra de Dios y las orientaciones del Magisterio de la Iglesia, a fin de no quedarnos en una mera filantropía o activismo sociológico.

 

Conviene recordar, finalmente, lo que debemos observar para una lectura provechosa:

  • La lectura de la Sagrada Escritura debe hacerse desde la fe y en el contexto de la Tradición católica, es decir, bajo la guía del Magisterio auténtico de la Iglesia.
  • Hay que evitar lecturas integristas o intimistas, desencarnadas de la realidad histórica, como si la Palabra de Dios fuera para otros momentos que no son los nuestros y ajena a la dimensión social de la fe.
  • También se deberá tener cuidado de no hacer lecturas o relecturas ideologizadas, como si la Biblia fuera sólo un lugar donde se comprueban ideas, teorías o hipótesis preestablecidas.
  • Igualmente habrá que evitar las lecturas parciales y desfasadas del contexto bíblico global, como si la Biblia sólo nos hablara de hechos aislados o únicamente nos proporcionara datos sociológicos o culturales, arqueológicos o folkloristas.
  • Por último, es muy importante no caer en lecturas fundamentalistas, es decir, tomar el texto material y mecánicamente, sin una sana interpretación que nos lleve al sentido y aplicación en el contexto católico.

 

 

 

8.- CONCLUSIÓN

 

El Papa Juan Pablo II ha convocado a la Iglesia y a todos los hombres de buena voluntad a celebrar el Gran Jubileo por los dos mil años de vida cristiana y nos señala un trienio de preparación. El primer año, es decir, 1997, está dedicado a una intensa reflexión sobre Cristo, y "para conocer la verdadera identidad de Cristo, nos dice el Papa, es necesario que los cristianos, sobre todo durante este año, vuelvan con renovado interés a la Sagrada Escritura, en la liturgia, tan llena del lenguaje de Dios; en la lectura espiritual o bien en otras instituciones o con otros medios que para dicho fin se organizan hoy en todas partes" (TMA 40c).

 

Hago mío este deseo del Santo Padre e invito a todos los fieles de esta comunidad arquidiocesana de México a secundar esta iniciativa pontificia, aunado al impulso misionero que nos pide el segundo Sínodo, que no puede tener otro sustento más válido, que la misma Sagrada Escritura.

 

Así pues, exhorto a todos los responsables de la pastoral para que la Sagrada Escritura esté más dinámicamente integrada en todos los procesos de evangelización, a fin de que sea como su alma, sustento y vigor (Puebla 372; DV 21). Conviene para ello desarrollar más la pastoral bíblica, con la finalidad de que pueda brindar un servicio a todos los agentes de las pastorales específicas, propiciando elementos para el estudio y la oración de la Palabra de Dios.

 

No habrá una verdadera evangelización si no se proclama abiertamente, a tiempo ya destiempo (2 Tim 4, 2), por todas partes a Cristo. Es urgente acercarnos a las familias, a los pobres, a los alejados ya los jóvenes para conducirlos con alegría y decisión a la conversión y la fe. Esa fue la práctica de Jesús (Mc 1, 15) y es mandato suyo que lo continuemos realizando hoy (Cf. Mt 28, 19-20; Hch 1, 8).

 

Que nuestra Señora de Guadalupe, portadora de la Palabra hecha carne (Cf. Jn 1, 14) y a cuyo cuidado confió el Padre en su finita misericordia, a esta Ciudad Arquidiócesis de México, continúe inspirando y alentando esta responsabilidad que con ustedes comparto.

 

Su hermano y servidor que los bendice.

 

+ NORBERTO RIVERA C.

Arzobispo Primado de México

 

México, D. F., a 30 de Septiembre de 1996

Memoria de San Jerónimo, Presbítero y Doctor de la Iglesia.